*

X

El nuevo genocidio: los costos de las guerras de Afganistán e Irak

Por: pijamasurf - 07/05/2011

Según cifras conservadoras, las guerras de Irak y Afganistán han causado más de 225 mil muertos y costarán más de 4 billones de dólares.

Según cifras oficiales el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York causó 2,752 muertes; en contraste, datos recopiladas por el Instituto Watson de Estudios Internacionales de la Universidad de Brown revelan que casi 100 personas por cada una que murió el 11 de septiembre del 2011 han muerto en Irak y en Afganistán, llegando a más de 225 mil en total. Una cifra conservadora si se le compara con la que Opinion Research Business estimó: según esta empresa londinense, tan solo en Irak, entre marzo y agosto del 2007, el número de muertes superó 1 millón de personas.

Aunque se reporta que solo 6 mil soldados han muerto en estas dos guerras, se cuentan más de 550 mil miembros del ejército que resultaron discapacitados —y la muertes entre el personal de los contratistas militares que han participado en la guerra, como Blackwater, no han sido contabilizadas.

Por lo menos 137 mi civiles han muerto en Afganistán, Irak y Pakistán como "casualidades secundarias" del conflicto armado,  cifra que podría ser muy superior a la que da la Universidad de Brown. Además de los muertos y heridos, muchísimas personas, al menos 7.8 millones, han perdido sus hogares en esos países de Medio Oriente.

Aunque muchos de los costos económicos de la guerra son casi irrastreables, enterrados en diferentes presupuestos, muchos de los cuales burlan o superan la capacidad de contabilidad, ya se han pagado 3.2 billones de dólares (3.2 trillones en inglés). El costo de estas guerras ascenderá al menos a 4 billones en el siguiente año. Entre los gastos absurdos de las guerras se cuenta los 20 mil millones de dólares que se han gastado en aire acondicionado, particularmente en el combustible para hacer llegar y mantener funcionado el AC que vuelve soportable la condición climática para las tropas estadounidenses acantonadas en territorios de Afganistán e Irak en donde se superan los 50° C. Que este gasto en específico sea 4 veces más que el presupuesto anual de las Naciones Unidas, no da cuenta de la total demencia que la guerra trae consigo. Asimismo, la guerra de Estados Unidos ha causado serios daños en el medio ambiente de estos países. Irak, una de los países con mayor historia y riqueza cultural, ha sido prácticamente destruido.

Mientras que la guerra ha afectado gravemente la economía del pueblo estadounidense, las corporaciones que han obtenido contratos militares para desarollo tecnológico, entrenamiento de tropas, para reconstruir los países que han sido asolados y para explotar los recursos naturales, se han enriquecido enormemente, demostrando que la ofensiva bélica representa un gran negocio para una élite privilegiada por el gobierno aunque sea un desfalco para la población general.

[Costs of War]

Te podría interesar:

Joey Chestunt vuelve a ganar campeonato de comer hot-dogs

Por: pijamasurf - 07/05/2011

Estados Unidos celebra su Día de la Independencia con el ya clásico concurso de comer más hot dogs; Joey Chestnut gana por quinta vez el certamen devorando 62 perros calientes en 10 minutos.

Reflejando el alto linaje del sueño americano, se llevó a cabo la edición 2011 del Concurso Internacional de Comer Hot-dogs, una de los eventos más populares dentro de las festividades del 4 de Julio, fecha que conmemora la independencia estadounidense. A pesar de quedarse lejos de su record personal de 68 “perros calientes” en los 10 minutos que dura la prueba, el ahora cinco veces campeón Joey Chestnut  engulló 62 de estos bocadillos y reafirmó su casi mística, y ciertamente grotesca, capacidad para devorar hot-dogs.

Sin embargo, el triunfo de Chestnut mantiene un asterisco debido a que Takeru Kobayashi  rompió su récord llevando la cifra a 69, aunque desde el exilio, en una azotea de Manhattan, porque este legendario competidor  no se arregló con los organizadores del concurso. El año pasado Kobayashi cayó en esta misma situación y en cuanto comenzó la competencia no pudo resistirse e intentó subir al panel de los participantes para tomar parte en la contienda, conducta que le valió el arresto.

El concurso de comer hot-dogs es ya un icónico ritual veraniego que se celebra desde 1916. La relevancia de este evento dentro de la cultura estadounidense es tal que esta edición fue presenciada por 35,000 espectadores, mientras que más de un millón y medio de televidentes sintonizaron ESPN para admirar la bizarra proeza de Joey Chestnut. También este año se celebró el mismo concurso pero para el sexo bello: Sonya Thomas se convirtió en la primera ganadora comiendo 40 perros calientes en 10 minutos.

[Huffington Post]