*

X

El semen es un antidepresivo natural (y otras virtudes evolutivas de la semilla humana)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/12/2011

Estudios científicos muestran que el semen actúa como una droga psicoactiva en el cuerpo de las mujeres, mejorando su estado de ánimo y sus habilidades cognitivas; las bondades del semen parecen estar relacionadas con ventajas evolutivas.

La vida parece ser dueña de una inteligencia secreta que despliega sutilmente para asegurar su existencia y evolución hacia una mayor complejidad. Una forma de hacer esto en los seres humanos es haciendo del semen una especie de droga psicoactiva, cuyos efectos benéficos hacen que las mujeres sientan la necesidad de recibir esta semilla de luz líquida (en cierta forma hacerlas adictas a la vida, a generar vida, a través de esta sustancia y del estrecho vínculo que provoca). Aunque a primera vista esto podría parecer como un hiperbólico canto falocrático a las virtudes del semen, la realidad científica es que el semen actúa como una droga psicoactiva en el cuerpo de las mujeres.

El descubrimiento de que el semen actúa como un antidepresivo natural se debe al Dr. Gordon Gallup y a la Dra. Rebecca Burch  de la Universidad Estatal de Nueva York. Gallup se topó en los años '90 con el intrigante dato de que a diferencia de las mujeres heterosexuales sexualmente activas viviendo juntas, lesbianas sexualmente involucradas no exhibían el famoso "efecto McClintok”, en el que se sincronizan los ciclos menstruales de mujeres que cohabitan el mismo espacio (al igual que hembras de otras especies), ya que se sabe que las señales olfatorias o feromonas median la sincronía menstrual.

Ante este fenómeno, Gallup y su colega se preguntaron: "Ya que se espera que las lesbianas estén en una relación más cercana e íntima cotidianamente que otras mujeres que viven juntas, ¿qué es lo que ocurre en las mujeres heterosexuales que promueve la sincronía menstrual o qué es lo que ocurre en las lesbianas que impide la sincronía menstrual? Se nos ocurrió que una característica que distingue a las mujeres heterosexuales de las lesbianas es la presencia de semen en las vías reproductivas femeninas. Las lesbianas tienen sexo libre de semen".

Gallup y Burch dedujeron entonces que ciertos químicos en el semen humano afectan la biología femenina a través de la absorción vaginal, de forma tal que las mujeres que tienen sexo sin condón literalmente huelen diferente que las mujeres que no tienen sexo sin condón, o al menos sus cuerpos emiten feromonas que empalman los ciclos menstruales de mujeres cohabitantes.

Como apunta Jesse Bering en el sitio de la revista Scientific America, los médicos saben desde hace mucho que la vagina es una ruta ideal para la administración de drogas. Esto debido a que la vagina está rodeada de una red vascular: arterias, vasos sanguíneos, vasos linfáticos y, a diferencia de otras rutas de administración de drogas o medicamentos, los químicos que se absorben vía vaginal tienen una línea casi directa con el sistema circulatorio periférico.

Ya que el semen contiene más de 50 sustancias químicas, hace sentido que al ser insertado en la vagina haga efecto en la biología femenina. El complicado perfil químico del semen incluye una serie de hormonas, neurotransmisores, endorfinas e inmunosupresores, cada uno con una función específica y ocurriendo en diferentes concentraciones dentro del plasma seminal. Dentro del cóctel químico (o alquímico, según se vea) del semen se encuentran varios compuestos que afectan el estado de ánimo, incluyendo, cortisol (incrementa el afecto), estrona (eleva el estado de ánimo), prolactina (funciona como un antidepresivo natural),  oxitocina (eleva el estado de ánimo y genera un sentimiento de apego; se le conoce como “la hormona del amor”), hormona liberadora de tirotropina (también un antidepresivo natural), melatonina (hormona que  regula el sueño), y hasta serotonina (el neurotransmisor antidepresivo más conocido).

Para probar su hipótesis de que el semen funciona como un antidepresivo, Gallup y Burch hicieron un estudio con 293 mujeres en el campus de la Universidad Estatal de Nueva York. Las participantes del estudio contestaron un cuestionario sobre su comportamiento sexual reciente, incluyendo su uso de condones. Cada participante también completó el Beck Depression Inventory, una prueba usada comúnmente para determinar la presencia de síntomas depresivos.

Los resultados mostraron que las mujeres que tenían relaciones sexuales y “nunca” usaban condones mostraron significativamente menos síntomas depresivos que aquellas que los usaban “a veces” o “siempre”. Estas mujeres que no usaban condón también evidenciaron menos síntomas depresivos que las mujeres que no tenían relaciones sexuales. Significativamente, las mujeres que usaban condón y tenían una vida sexual activa manifestaron síntomas depresivos en la misma medida que las mujeres que se abstenían de tener sexo. Lo que sugiere que no es sólo el sexo lo que hace más felices a las mujeres, sino el flujo seminal pulsando en sus venas.

El mismo estudio mostró que sólo 4.5% de las mujeres que “nunca” usaban condón consideraban la posibilidad de suicidarse, mientras que 28.9% de la que lo usaban dijeron considerar “a veces” el suicido, mientras que 13.2% de las que “siempre” usaban condón consideraba el suicidio como una opción.

Aunque no pudimos encontrar el link, Jesse Bering en Scientific America escribe que dentro de uno de los estudios del Dr. Gallup encontró que “las mujeres expuestas al semen se desempeñan mejor en pruebas cognitivas y de aprendizaje”, lo que parece sugerir que el semen no sólo hace felices a las mujeres, también mejora sus aptitudes intelectuales.

Y parece que el semen no sólo tiene efectos sobre la psique de las mujeres, también en los hombres que tienen relaciones homoeróticas sin condón. En un estudio realizado por los investigadores canadienses Dave Holmes y Dan Warner, en el que entrevistaron a hombres gay sobre las razones por las cuales preferían el sexo anal sin condón, una respuesta común fue que el intercambio de semen les suministraba una sensación de “conexión”, que sólo se daba con la eyaculación interna. Aunque esto podría ser una transferencia emocional lacaniana, está también el caso de la tribu Sambia en Papua Nueva Guinea, en la que los niños son sometidos a rituales de ingesta de semen como parte de su paso a la adolescencia. A los 11 y 12 años muchos de estos jóvenes buscan activamente realizar felaciones para obtener el semen y masculinizar sus cuerpos.  Aunque esto es parte de un contexto de significación cultural, también es posible que la testosterona del plasma seminal entre a la mucosa oral proveyendo a estos jóvenes de su buscada “masculinidad” y no sólo sea un hecho simbólico.

La química del semen también parece ofrecer otra ventaja evolutiva además de su psicodinámica. A diferencia de otras especies, los hombres no cuentan con señales externas para descubrir sus posibilidades de embarazar a una mujer (al menos de que tenga el más refinado olfato, difícilmente podrán percibir que una mujer está en su período de fertilidad). Convenientemente el semen produce dos hormonas femeninas, la hormona luteinizante y la hormona foliculoestimulante. Como contradefensa a la ovulación oculta de las mujeres, estas hormonas ayudan a los óvulos femeninos prematuros a madurar. La hormona luteinizante detona la ovulación y la hormona foliculoestimulante precipita su maduración. Esto hace que la cópula pueda en ocasiones producir ovulación en puntos del ciclo menstrual donde esto no ocurriría. Como todas las drogas, el semen también produce un síndrome de abstinencia. Gallup encontró que las mujeres que tenían sexo sin condón experimentan una depresión más profunda al cortar una relación de pareja que las mujeres que no estaban expuestas al semen de su ex. Estas mujeres expuestas al semen buscan más rápido parejas sexuales presumiblemente para recibir su dosis de semen y medicar su depresión.

“El plasma seminal evolucionó para controlar y manipular el sistema reproductivo femenino para que trabaje en el mejor interés de su donador, el hombre”, dice Gallup. “Si empiezas a pensar sobre el semen en estos términos, el hecho de que el semen pueda ser un antidepresivo se vuelve mucho más interesante ya que puede promover la vinculación entre una mujer y su pareja sexual”.

Gallup actualmente se encuentra estudiando el efecto del estado mental de un hombre al momento de eyacular por la composición de su semen. Es posible que ciertas muestras de semen puedan ser potenciadas por el estado mental del sujeto que las produce. Algunos hombres tal vez sean capaces de producir una especie de elixir (El mago Aleister Crowley usaba el semen para preparar sus llamados Pasteles de Luz, una especie de ostia cósmica para comunicarse con el mundo astral) mientras que otros solamente producen una versión poco concentrada de esta droga psicoactiva que se encuentra en sus testículos.

No es nuestra intención, sin embargo, suscitar expresiones del tipo “No soy doctor, pero mis testículos son proveedores farmacéuticos con licencia” o un sinnúmero de albures científicos que se pueden generar con este “Prozac en la próstata”. Tampoco llamar al sexo universal sin condón para un mundo mejor, más feliz y colocado. Evidentemente el sexo sin condón y sus mieles deben de estar reservados a la madurez emocional y a la responsabilidad social.

Por último, sería interesante descubrir si la mucosa vaginal tiene algún efecto en la psicobiología del hombre, aunque el pene evidentemente no sea una vía de ingestión tan efectiva como la vagina. No debe ser raro que esta sustancia (los químicos producidos por la mujer durante el acto sexual) tenga alguna ventaja evolutiva en el hombre.

Con información de Scientific America y de PopsSci

Te podría interesar:
"El último tabú de la televisión es la televisión misma —y cómo está profundamente sesgada hacia un estilo de vida consumista que la Tierra no puede soportar"...

The television, that insidious beast, that Medusa which freezes a billion people to stone every night, staring fixedly, that Siren which called and sang and promised so much and gave, after all, so little. -Ray Bradbury

Muchas personas han escuchado la famosa frase de Karl Marx, "la religión es el opio del pueblo", que significa, fundamentalmente, que la religión sirve como un alivio de las masas, como el opio que quita por un momento el dolor, creando así una ilusoria felicidad o satisfacción y, sobre todo, manteniendo "una condición que necesita ilusiones". Si substituimos la religión y decimos que la televisión es el opio del pueblo, ya que sirve como el alivio de las masas, "manteniendo una condición que necesita ilusiones", quizás estaríamos actualizando el programa que Marx subió a la conciencia colectiva. La televisión como un opio electrónico, como el ojo de Medusa que nos mira desde la pirámide erigida por los sacerdotes del capital.

Duane Elgin escribe en el Huffington Post que todos los temas más controvertidos han sido tocados en la televisión, salvo uno, la televisión en sí misma: "El último tabú de la televisión es la televisión misma —y cómo está profundamente sesgada hacia un estilo de vida consumista que la Tierra no puede soportar". En su incansable esfuerzo de convertir todo en un producto y en un espectáculo nada está prohibido en la TV, salvo colocar un espejo a su propia anatomía, a su particular forma de masaje mental, a su medio como mensaje (los rayos catódicos como relámpagos que iluminan el esqueleto del zombi).

El tabú de la TV (como máximo exponente del mass media) es hablar de sí misma, de que su contenido y su forma es publicidad para las actitudes, valores y estilos de vida que rodean el consumo de productos (no por casualidad, ahora, prácticamente ha desaparecido la frontera entre los anuncios comerciales y los programas de contenido); que su programación es neuroprogramación para una forma de vida que fomenta (es lo que posibilita) un constante incremento en el consumo de productos (porque consumir es el único camino que plantea la cosmogonía inherente al espectro de los medios masivos para saciar su impronta aspiracional: para que nuestra vida y nosotros seamos como lo que vemos en la televisión). "Al programar la televisión para el éxito comercial, la industria de la televisión también está programando la mentalidad de la civilización para el fracaso ecológico", escribe Duane Elgin.

El último tabú de la televisión es que la televisión está dentro de ti...  Siguiendo el análisis transcultural de las neuronas espejo que hizo Aeolus Kephas, citando a Jonah Lehrer:

"El porno no nos hace pensar en el sexo. En cambio, el porno nos hace pensar que estamos teniendo sexo. Desde la perspectiva del cerebro, el acto de excitación no es precedido por una idea separada, la cual absorbemos a través de la televisión o de una pantalla de computadora. El acto en sí mismo es la idea. En otras palabras, el porno funciona convenciéndonos de que no estamos viendo porno. Pensamos que estamos dentro de la pantalla, haciendo la cópula”.

Esto lo podemos aplicar a cualquier aspecto de televisión que logre involucrar profundamente la atención del espectador. En la identificación con un personaje de una sitcom, de una telenovela, de una película o de un partido de futbol vivimos —según sugiere la teoría de las neuronas espejo— lo que le sucede a ese personaje. Los programas de televisión son programas en tu mente.

En Estados Unidos el 98% de los hogares tiene al menos una televisión, el espectador promedio ve 25 mil comerciales  al año y aproximadamente 4 horas de TV al día (una de las razones por las cuales Estados Unidos es el país más obeso del mundo). La televisión se ha convertido en la ventana principal que tiene el ser humano hacia al mundo. Y el paisaje que te ofrece esta ventana es un paisaje  monótono controlado por un número reducido de megacorporaciones que deciden qué aparece o no en esa ventana (el sucedáneo del mundo exterior que se interioriza).

Como señala Duane Elgin, el problema de que la televisión no reflexione sobre su propia naturaleza es algo que ya no sólo afecta la psique del individuo que se engancha en el opio de su forma y en el opio de su contenido, afecta al planeta entero ya que promueve una "letal adicción al consumo".

"Nuestra economía enormemente productiva [...] pide que hagamos del consumo nuestra forma de vida, que convirtamos la compra y uso de los bienes en un ritual, que busquemos nuestra satisfacción espiritual, nuestra satisfacción del ego, en el consumo [...], nosotros necesitamos cosas consumidas, quemadas, reemplazadas y descartadas a paso acelerado", escribió  Victor Lebow. Lo que ritualiza y espiritualiza el consumo es el templo de la TV, oficiando el simulacro de su divinización transpersonal.

Elgin plantea que la solución no es apagar el televisor. Es legislar y transformar sus contenidos, creando foros de retroalimentación en donde se discutan los efectos que tiene la TV y los medios masivos de comunicación y donde también los "ciudadanos puedan usar el poder moral de la persuasión [...] para promover una dieta de programación más balanceada". Además, hace hincapié en producir "comerciales de la Tierra" que sean representativos de los animales, bosques, y demás organismos biológicos que no tienen un lugar en los medios" (una especie de derecho de tribuna para todas las especies). Como contrapeso, sugiere que por cada anuncio que promueva comprar algo debería de haber otro anuncio promoviendo un estilo de vida no-comercial.

Aunque esto en teoría suena muy bien, es quizás algo ingenuo pensar que la televisión podría servir a principios no-comerciales y ser crítica consigo misma si, de entrada, se encuentra al servicio de una élite político-empresarial que necesita del estilo de vida aspiracional y exponencialmente consumista que promueve la TV para conservarse en la cima de la pirámide. Pedirle a la TV que sea autocrítica y que se coloque frente a un espejo es pedirle que se autodestruya en el relámpago de su macilenta desnudez, en la explosión de un simulacro ad infinitum: "The datasphere rewards self-similarity and proves again and again that the best way to infect the entire datasphere is with media about media", (Douglas Rushkoff, Media Virus). Tal vez solamente liberando un virus en la TV, un virus-espejo que reprodujera la naturaleza virulenta de la TV hasta el infinito, un programa sobre cómo programa la TV, publicidad que exponga lo que hace la publicidad, podría generarse un efecto significativo. La forma de aniquilar a la Medusa es someterla a su propia mirada.

Pero no se puede esperar que esto ocurra voluntariamente desde la propia estructura de los medios masivos de comunicación: es necesaria una infección, un hack. Y tal vez tenga que ser la misma Tierra la que lo realice, ya que nosotros, por el momento, no parecemos capaces de semejante hazaña.

[Huffington Post]

Twitter del autor: @alepholo