*

X

Científicos japoneses manipulan electrones para formar vívidos hologramas

Por: pijamasurf - 04/08/2011

¿Te quieres comer una manzana etérea y proyectar una digestión holográfica? Investigadores japoneses generan hologramas estáticos con colores vívidos que no mutan.

En un paso más hacia la replicación de la "realidad" mediante técnicas de holografía, científicos japoneses acuñan una nueva técnica para generar hologramas que mantienen su presencia estática a pesar de que el observador cambie de ángulo. A través de la manipulación de diminutas ondas que danzan en un mar de electrones, los hombres de ciencia logran proyectar una presencia holográfica cuya naturaleza visual no depende de que el observador varíe su posición, es decir, mantienen la forma y el color desde cualuqier ángulo.

"En un holograma convencional si cambias de ángulo los colores cambian. Nuestro holograma mantiene su color natural desde cualquier ángulo de donde se observe". La maquina que utilizan para proyectar estos hologramas aprovecha el número de rayos de luz que detonan las ondas de actividad entre electrones libres (aquellos que no se encuentran adjuntos a ningún átomo). Llamadas "plasmons de superifice" estas ondas podrían ser utilizadas para destruir células cancerígenas y para construir procesadores súper veloces.

[Wired]

 
Te podría interesar:

Chorros gemelos de gas supersónico de jóvenes estrellas se comunican a través de “lenguaje cósmico secreto”

Por: pijamasurf - 04/08/2011

Científicos descubren un comportamiento asimétrico entre chorros que se desprenden de estrellas en formación, los cuales exhiben una misteriosa comunicación a distancia

Chorros, o jets, de gas supersónico eruptan en turnos de una joven estrella similar al sol. Imágenes del Telescopio Espacial Spitzer muestran un chorro de gas que se quedó atrás de su gemelo idéntico 4 años y medio pero que parece estar misterosamente comunicado con su hermano precursor.

“Ahora sabemos que al menos en un caso parece haber un retraso, que nos dice que existe algún tipo de comunicación entre los chorros que toma tiempo en ocurrir”, dice Alberto Noriega Castro de las Universidad de Caltech.

Las estrellas jóvenes normalmente emiten chorros simétricos de polvo y gas como parte normal de su crecimiento. Una estrella inicia su vida como una nube de gas caliente que gira y se colapsa a una gran velocidad. La estrella bebé recolecta el material que la rodea en un disco giratorio, el cual eventualmente puede conglomerarse y formar planetas.

La combinación de la veloz rotación y el fuerte campo magnético de la estrella dispara chorros gemelos de materia que yace abajo y arriba del disco, haciendo que la estrella parezca una tapa giratoria. Los chorros ayudan a detener la rotación de la estrella en sus albores y una vez que la estrella se ignita y empieza a brillar, las corrientes se deshacen y el disco se hace más delgado.

Pero el objeto Herbih-Hero, parecía tener solo un chorro en imágenes de luz visible. Sin embargo, el telescopio Spitzer mostró en infrarrojo que que el segundo chorro estaba oculto detrás de una nube, perfectamente idéntico a su gemelo, con nudos simétricos y volutas de materia.

Los investigadores creen que los chorros “se están comunicando a través de algún tipo de lenguaje secreto cósmico entre gemelos, posiblemente transmitido a través de ondas de sonido”.

No sabemos bien que quieren decir con esto, pero un lenguaje cósmico secreto entre gemelos propulsados de la rotación de estrellas al borde de empezar a brillar suena interesante. ¿Tal vez los chorros están comunicados por entrelazamiento cuántico y son navegantes cósmicos del nacimiento de la luz, efluvios de este lance? ¿Acaso como en la Tierra, en el cosmos, los gemelos mantienen una conexión telepática?

Nuestro sol en sus inicios debió de haber manifestado chorros similares, los cuales son generados en los 280 millones de millas del interior del disco.

“Donde estamos parados hoy en la Tierra  podría haber sido un sitio muy violento donde polvo y gas a alta velocidad fueron disparados del disco alrededor de nuestro sol”, dijo Alex Raga, de la UNAM, coautor del estudio. “Si esto fue así, la formación de planetas como la Tierra depende de cómo y cuándo este fenómeno terminó”.

[Wired]