*

X
En una poética investigación, un científico canadiense ha descubierto que las gaviotas duermen en olas

Como si las gaviotas, que en sus vuelos poéticamente acarician las crestas de las olas, aprendieran del mar y tomaran su cadencia para sus sueños, creando un sueño comunitario oleaginoso...

Pero, como la BBC advierte, esto no es poesía, es el descubrimiento de un científico que estudia el sueño en colonias de aves, quien encontró que las gaviotas aprenden entre ellas a saber cuando es seguro dormirse, creando olas de sueño que atraviesan las colonias.

Como muchas otras especies, las gaviotas abren y cierran los ojos periódicamente mientras duermen (¿creando una especie de R.E.M frenético? ¿en que sueñan las gaviotas en sus olas? ¿Sueñan con el mar o con el cielo? ), lo que les permite monitorear sus alrededores mientras descansan. “Pero no al nivel que podrían si estuvieran despiertas”, explica el Dr Guy Beauchamp, de la Universidad de Montreal.

Así que dormir es peligroso, y hasta el momento no se sabía en que información se basaban las gaviotas para entregarse al sueño.

Los conteos revelaron que las gaviotas con vecinos más alertas abren sus ojos más mientras duermen. “Así que las gaviotas sí ponen atención a sus vecinos y ajustan sus patrones de sueño acorde a esto”, dijo Beauchamp.

En realidad las gaviotas tienden a copiar el comportamiento de sus vecinos. El Dr. Beauchamp incluso grabó olas de sueño fluyendo a través de la colonia, con la proporción de gaviotas dormidas subiendo y cayendo a través del tiempo.

La investigación parece confirmar que la vigilancia en los animales es un fenómeno social. En el caso de muchos animales, dormir es una decisión colectiva.

Un hipotético hipnotista animal podría simplemente esparcir una ola de sueño a través de un par de gaviotas estratégicamente colocadas,  para tener a su merced a toda una colonia de estas aves que por siempre estarán vinculadas a las olas.

Do seagulls dream of electric waves?

Te podría interesar:

Trucha café utiliza técnica de fingir orgasmos para eliminar machos incompetentes

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/23/2011

La trucha café, o trucha fario, finge orgasmos para hacer que machos eyaculen prematuramente y de esta forma acelerar el proceso de aparearse con un macho más apto

Recorrriendo el fascinante mundo de la trivia y los datos chuscos de los animales, particularmente su sexualidad, nos encontramos con el caso de la trucha fario, o trucha café (Salmo trutta), una especie en la que la hembra utiliza la vieja técnica de fingir el orgasmo para engañar a los machos, haciéndolos pensar que se han apareado con éxito, y de esta forma permitiéndole a la hembra moverse a encontrar un macho más apto con el cual aparearse y hacerlo en serio. No hay duda que este tipo de casos donde la biología esta de por medio pueden ser crueles, o simplemente la moral es algo que pasa a segundo término. Pese a la sofisticación emocional y a toda la parafernalia que envuelve a la sexualidad humana, probablemente no sean pocos los casos en los que las mujeres, a veces siguiendo también un instinto inconsciente, hacen la misma que la de la trucha.

Otra conducta sexual curiosa es la del escarabajo castaño (Tribolium castaneum), el cual puede impregnar a una hembra que nunca ha conocido, como si fuera el  sucedáneo del espíritu santo de los insectos. En el caso de esta especie varios machos se aparean con cada hembra. El primer macho deposita el esperma en la hembra, el segundo macho al aparaerse usa su espinosa genitalia para remover el esperma de su competidor antes de aparearse, inadvertidamente llevando en muchos casos el esperma de su competidor a reproducirse con otra hembra, la cual el primero jamás conoció. Se calcula que una de cada ocho hembras es impregnada de esta forma.

Más datos como estos: Wild Things: the Weirdest Facts of the Animal Kingdom