*

X

Umberto Eco analiza el fenómeno “cablegate” de WikiLeaks

Política

Por: pijamasurf - 12/05/2010

El famoso semiólogo y novelista italiano, Umberto Eco, analiza el fenomeno WikiLeaks como parte de una hipócrita red que domina la interacción entre gobiernos, ciudadanos y medios informativos

En muy poco tiempo WikiLeaks es un terminó que irrumpio en el vocablo cotidiano de las personas y en los encabezados de prensa. En los últimos días, miles, o tal vez millones, de conversaciones se han generado a diario alrededor del mundo para habñar sobre esta misteriosa organización internacional que comenzó en 2006 y se dedica a filtrar masivas cantidades de documentos confidenciales, tanto corporativos como gubernamentales, para evidenciar crímenes y prácticas cuestionables que por diversos intereses jamás alcanzaban a difundirse en la prensa, al menos no explícitamente y en dentro de un contexto tan "contundente". Pero hoy Wikileaks ha alcanzado tal fama y poder que merece ser analizado como un verdadero fenómeno de esta era de la información.

Tal vez motivado por la conmoción generalizada que provocó la última publicación de cables diplomáticos que hizo WikiLeaksl, y que ha sido etiquetada como "Cablegate", el gran novelista, semiólogo, y medievalista italiano, Umberto Eco, se decidió a analizar el caso Wikileaks mediante un artículo difundido por Press Europ. En este, Eco enfatiza en un factor fundamental que ha hecho del "Cablegate" un verdadero escándalo mundia: la hipocresía que media la interaccion entre los gobiernos, las sociedades, y los medios informativos.

A continuación reproducimos íntegramente el artículo del señor Eco sobre el caso WikiLeaks:

El caso WikiLeaks tiene un doble valor. Por un lado, no es más que un escándalo aparente, un escándalo que sólo parece tal por la hipocresía que gobierna las relaciones entre los Estados, los ciudadanos y la prensa. Por otro lado, anuncia cambios profundos a nivel internacional y prefigura un futuro dominado por la regresión.

Pero vayamos por orden. El primer aspecto de WikiLeaks es la confirmación del hecho de que cada dossier abierto por un servicio secreto (de cualquier país) está compuesto exclusivamente de recortes de prensa. Las “extraordinarias” revelaciones americanas sobre los hábitos sexuales de Berlusconi no hacen más que informar de lo que desde hace meses se puede leer en cualquier periódico (salvo aquellos cuyo propietario es Berlusconi), y el perfil siniestramente caricaturesco de Gadafi era desde hace tiempo un tema corriente entre los artistas de cabaret.

La regla según la cual los dossiers secretos no deben contener más que noticias ya conocidas es esencial para la dinámica de los servicios secretos, y no únicamente los de este siglo. Si va usted a una librería consagrada a publicaciones esotéricas, verá que cada obra repite (sobre el Grial, el misterio de Rennes-le-Château, los Templarios o los Rosacruces) exactamente lo mismo que dicen las obras anteriores. No se trata únicamente de que el autor de textos ocultos sea reacio a embarcarse en nuevas investigaciones (o que no sepa dónde buscar información sobre lo inexistente), sino de que quienes se consagran al ocultismo sólo creen aquello que ya saben, aquello que les confirma lo que ya les habían dicho.

Mucho ruido y pocas nueces

Es el mismo mecanismo que explica el éxito de Dan Brown. Y lo mismo pasa con los dossiers secretos. El informador es perezoso, y también es perezoso (o estrecho de miras) el jefe de los servicios secretos (si no lo fuera, podría ser, pongamos, redactor de Libération) que sólo da por cierto lo que reconoce como tal. Las informaciones top secret sobre Berlusconi que la embajada americana enviaba de Roma al Departamento de Estado eran las mismas que Newsweek había publicado la semana anterior.

Pero entonces, ¿por qué han hecho tanto ruido las revelaciones sobre estos dossiers? Por un lado, sólo dicen lo que cualquier persona cultivada ya sabe, esto es, que las embajadas, por lo menos desde el final de la Segunda Guerra Mundial y desde que los jefes de Estado pueden llamarse por teléfono o tomar un avión para almorzar juntos, han perdido su función diplomática y que a excepción de algunas funciones representativas menores se han convertido en centros de espionaje. Cualquier aficionado a las películas policiales lo sabe perfectamente, y sólo por hipocresía se hace ver que no se sabe.

Sin embargo, el hecho de repetirlo públicamente viola el deber de la hipocresía y pone en mal lugar a la diplomacia americana. En segundo lugar, la idea de que un hacker cualquiera pueda captar los secretos más secretos del país más poderoso del mundo supone un golpe nada menor para el prestigio del Departamento de Estado. En este sentido, el escándalo no pone tanto en crisis a las víctimas como a los “verdugos”.

El Gran Hermano es parte del pasado

Pero pasemos a la naturaleza profunda de lo que ha ocurrido. Antes, en tiempos de Orwell, cualquier poder podía ser visto como un Gran Hermano que controlaba cada gesto de sus súbditos. La profecía orwelliana se vio totalmente confirmada desde el momento en que el ciudadano pasó a ser la víctima total del ojo del poder, que ahora podía controlar gracias al teléfono cada uno de sus movimientos, cada una de sus transacciones, los hoteles que visitaba, la autopista que había tomado y así sucesivamente.

Pero ahora que se ha demostrado que ni siquiera las criptas de los secretos del poder pueden escapar al control de un hacker, la relación de control deja de ser unidireccional y se convierte en circular. El poder controla a cada ciudadano, pero cada ciudadano, o al menos el hacker —elegido como vengador del ciudadano— puede conocer todos los secretos del poder.

¿Cómo puede sostenerse un poder que ya no es capaz de conservar sus propios secretos? Es verdad que Georg Simmel ya decía que un auténtico secreto es un secreto vacío (el secreto vacío nunca podrá ser desvelado); es verdad, también, que todo saber sobre la personalidad de Berlusconi o de Merkel es efectivamente un secreto vacío de todo secreto, pues es de dominio público; pero revelar, como ha hecho WikiLeaks, que los secretos de Hillary Clinton eran secretos vacíos es robarle todo su poder.

Volver al espionaje a la antigua

WikiLeaks no ha perjudicado en absoluto a Sarkozy o a Merkel, y sí en cambio a Clinton y a Obama. ¿Cuáles serán las consecuencias de esta herida infligida a una potencia tan importante? Es evidente que en el futuro, los Estados no podrán poner online ninguna información reservada, pues eso sería como publicarla en un cartel pegado en la calle. Pero también es evidente que con las tecnologías actuales, es vano esperar que se puedan mantener conversaciones confidenciales por teléfono. Nada más fácil que descubrir si y cuándo un jefe de Estado se ha desplazado en avión y ha contactado con alguno de sus colegas.

¿Cómo podrán mantenerse contactos privados y reservados en el futuro? Sé bien que por el momento mi previsión no parece más que ciencia-ficción y resulta por lo tanto novelesca, pero no me queda otra opción que imaginar a los agentes del gobierno desplazándose en diligencia por itinerarios incontrolables, llevando únicamente mensajes aprendidos de memoria o, a lo sumo, escondiendo en el talón del zapato las raras informaciones escritas. Las informaciones se guardarán en copia única en cajones cerrados con llave: en el fondo, la tentativa de espionaje de Watergate tuvo menos éxito que WikiLeaks.

¿Quién informa a quién?

Ya había tenido ocasión de escribir antes que la tecnología avanza como un cangrejo, es decir, hacia atrás. Un siglo después de que el telégrafo sin hilos revolucionara las comunicaciones, Internet ha restablecido un telégrafo con hilos (telefónicos). Los vídeos (analógicos) habían permitido a los estudiosos del cine investigar una película paso a paso, haciendo avanzar y retroceder la película y descubriendo todos los secretos del montaje, mientras que ahora los CDs (digitales) sólo permiten saltar de capítulo en capítulo, es decir, por grandes secciones.

Con los trenes de alta velocidad se puede ir de Roma a Milán en tres horas, mientras que en avión, incluidos los desplazamientos que requiere, son tres horas y media. No tiene pues nada de sorprendente que la política y las técnicas de comunicación vuelvan a los carruajes.

Una última observación. Antes, la prensa se esforzaba por descubrir lo que se tramaba en el secreto de las embajadas. Hoy, son las embajadas las que piden informaciones confidenciales a la prensa.

Te podría interesar:
Lóbrego pesimismo en el panorama político actual de México, juegos de yunque, zafarrancho al interior y al exterior, el fin del año con su decadencia.

Sería una autoengaño suponer que los llamados cárteles de la droga no tienen una estrategia política, sí una estrategia política. Sustentar  que los narcotraficantes, sólo operan como entes delicuenciales, sin capacidad de análisis de la coyuntura política, sin capacidad de, en base, de ese análisis, diseñar planes de acción que tienden a incidir en el terreno concreto de la práctica política. O sea, suponer que los narcotraficantes no piensan en términos políticos, es una ingenuidad que puede ser considerada, muy cercana a la pendejés. Los narcotraficantes son seres humanos que viven en un país específico, que lo que hacen tiene un sentido dentro de un contexto  histórico determinado y que no son ajenos a la realidad compartida por todos los demás mexicanos, son seres, que como todos nosotros, tienen ideas y planes políticos. Sí, son delincuentes, pero también son seres pensantes, su negocio es la venta de drogas, aunque suene odioso, sus intereses están en México. La idea divulgada por los gringos de la globalidad del crimen, pretende generalizar la tesis de que es fenómeno internacional , que debe de ser abordado como uno más de los temas de la seguridad del imperio yanqui. ¡Pero naranjas! La cruenta “guerra contra el narcotráfico”, forma parte de la lucha social. Los treinta mil muertos, son mexicanos, y sin adjetivar su conducta delictiva, son personas que tuvieron padre, madre y hermanos y que formaron parte de una historia real. Para el gobierno panista son personas que debieron morir y perderse en el anonimato  de la larga noche de esta guerra.

En la disputa por la presidencia del PAN, los enanos le crecieron a Calderón, y los resentimientos acumulados por las traiciones que acostumbra Calderón, propinarle, hasta a sus mejores amigos.

Cuando el sobrino nieto de Pancho Madero decidió lanzarse por la presidencia del partido, parecía que era el dirigente político natural para el PAN del 2012, pero, el impredecible  dueño de la silla ejecutiva de los Pinos, decidió impulsar a un candidato nerd juvenil, al estilo Germán Martínez-César Nava, con nombre de Gil Zuarth; sus viejos amigos, como el exgobernador de Jalisco, que lo destapó para la campaña de 2006, el porro de derecha Ramírez Acuña,  y la asesina exdirectora de migración, le jugaron las contras, y derrotaron a Gil Zuarth. Calderón en una maniobra extralógica, utilizó a su esposa para, traicionarse a sí mismo. La prima de la dueña de la guardería ABC, montó un espectáculo digno de un show travertista de la costera de Acapulco. El presidente Calderón, no podía aceptar que sus viejos contlapaches le jugaran chueco y manipuló la reunión del consejo panista, para que la derrota de él mismo, no se viera tan gacha. Ganó Madero, viva la derecha y su ala yunquista.

En la otra tienda, Jesús Ortega se niega a dimitir, y se aferra al escuálido hueso de la presidencia del partido hasta marzo del 2011. La “Nueva Izquierda” es mayoría de un partido abúlico y decepcionado, que hace alianzas con su enemigo de derecha, para conformarse con las migajas. Y para repetir la amenaza de los publicistas del 2006, AMLO es un peligro, para la corrupta dirección del PRD.

Los merolicos de la teledictadura, cobardemente se suman al linchamiento de Julian Assange, el jefe de Wikileaks. Lo quieren quemar en leña verde, no reconocen que también, Wikileaks es un medio de comunicación, como ellos. No nos engañemos, Wikileaks, es el medio, los filtradores están, en las entrañas del imperialismo.

La política nacional es un revoltijo. Como los partidos no tienen principios, por la puerta de atrás, que es la Suprema Corta, se acaba de aprobar la privatización de la industria petrolera, ya se sabía, desde hace años, que Pemex se ha privatizado en la maraña de la subcontratación, pero ahora, los ministros han mandado a la chingada el decreto expropiatorio de 1938 del general Cárdenas, y han dado su aval para la privatización de la industria petrolera.

El adelanto del triunfo del toluco Peña, para las elecciones del 2012, se canta un día sí, y el otro también. La teledictadura nos quiere convencer de que el copetón y la gaviota serán la próxima pareja presidencial, y que hagamos lo que hagamos, ya está todo decidido. Qué bonita democracia. Hasta los explotadores organizados en el Consejo Empresarial, proponen que se aumente el salario mínimo, escuche atentamente compañero, cuatro pesotes. Carajo, que dadivosos.

La bachicha.

Qué pérdida de tiempo y dinero la Cumbre de Cancún para el cambio climático. Fotos, discursos y palabrería y una que otra cintura sensacional. Váyanse a la chingada.