*

X
Joe Wooller decidió implantarse un chip de radio identificación para vivir una vida más cómoda sin la necesidad de utilizar llaves

Harto de usar llaves para todo, Joe Wooller, de 28 años, decidió implantarse un chip de identfiicación de radio frecuencia (RFID, por sus siglas en inglés). El chip que lleva dentro de su mano no necesita batería, puede durar muchos años  y se comunica con receptores adheridos a puertas, por ejemplo, a través de un campo magnético.

"La meta era simplemente deshacerme de las llaves y miminizar el ruido que hacen los bolsillos", dijo Joe, que vive en Perth, Australia.

Joe Wooller actualmente abre las dos puertas de su casa, su auto y su motocicleta con el campo magnético que emana su chip al mover su mano. El problema es que su moto aún necesita una llave para abrir la entrada de la gasolina. Aunque según él, el sólo hecho de poder subirse en la moto sin tener que encenderla para ir a algún lugar vale la pena. Otra de las ventajas, según Joe, es que puede ir a caminar con su perro o hacer ejercicio sin tener que acarrear llaves, o que jamás se queda fuera de su casa por perder las llaves. Otras personas han criticado el método, señalando que la señal del chip puede ser hackeada sin que la persona del chip se entere; Joe, sin embargo, considera que esta es una posibilidad muy remota.

El proceso del implante del chip es bastante sencillo, aunque requiere de anestesia local. Joe tiene una pequeña cicatriz en la mano y el chip se ha movido un poco en el interior de su cuerpo.

El uso de chips de identificación permite  también ubicar a una persona en cualquier lugar donde se encuentre y se ha especulado que esta tecnología biométrica podría ser usada como medio único para realizar transacciones financieras, aparentemente haciéndolas más seguras al eliminar el dinero material, sin embargo también podría dar control absoluto a los bancos y los gobiernos sobre la información de los ciudadanos.

Vía SMH