*

X
Tenebrosamente magnético, este bosque, conocido también como "el mar negro de árboles", es el lugar predilecto para los japoneses que se quitan la vida..

Encantado por la muerte, el bosque de Aokigahara se ha convertido en el lugar predilecto para las personas que buscan cometer suicido en Japón. Se calcula que en promedio de unas 50 a 100 personas se quitan la vida en este bosque(el segundo lugar del mundo con más suicidas después del Golden Gate de San Francisco).Según el documental de Vice, los yakuza incluso le pagan a los vagabundos para que roben cuerpos muertos del bosque, ya que hay tantos.

De manera poéticamente significativa el bosque es conocido como el "bosque de las hojas caídas" y también como Kuroi Jukai, "el mar negro de árboles". La popularidad con los suicidas de este bosque al parecer data de  la novela "Nami no Tou", la cual termina con dos amantes sucidándose juntos en el bosque. Aunque también se dice qu este bosque ha estado históricamente asociado con seres demoniacos.

La seductora belleza del bosque de ve agudizada por el Monte Fuji que yace a sus espaldas y la poca presencia de fauna, lo que le añade un silencio sepulcral. Vice TV ahonda en el misterio de este bosque  y las causas por las cuales los jóvenes japoneses se ven atraídos a sus fauces fantasmagóricas para acabar con sus vidas.

Te podría interesar:
Ve aquí el programa completo del que es llamado el show más sexy del planeta, angelical provocación de rayos catódicos e hipnosis masiva: supermodelos y lobotomía.

Ayer la cadena CBS transmitió el Victoria's Secret Fashion,  la pasarela de moda más  esparada del año por las masas, que se llevó a cabo hace un par de semanas en Nueva York.  Como siempre el show contó con la constelación de modelos más deseadas del mundo en una producción vertiginosa que eleva y mediatiza el deseo y el fashion a una indentidad simbólica con el cielo.

Esta vez las estrellas fueron las brasileñas Adriana Lima, Izabel Goulart, Alessandra Ambrossio, la sudafricana Candice Swanepoel, la inglesa Rosie Huntington-Whiteley, las norteamericana Lily Aldrige, Erin Heatherton y la checa Karolina Kurkova. Estuvieron ausentes las angelicales Miranda Kerr y Douyzen Kroes por estar embarazadas. Las modelos disfrazadas de hadas metálicas, driadas galácticas, aves del paraíso  o alguns fantasías más oficinistas (como lolitas y  tontas adolescentes precoces su fiesta de cumpleaños) recorrieron en medio de hedónico y frívolo éxtasis la pasarela ante un público igualmente estupefacto.

En una de las más bizarras apropiaciones de un mensaje mediático, al final del show, las modelos salen a la pasarela vestidas de niñas chiquitas, con chupone y colores chillantes, pero en lencería y se oye la voz del animador-programador mental, diciéndoles lo que deben de hacer, como "te estás diviertiendo", "baila", "es como si no te quieres ir" y se oye la canción de Muse "The Uprising", una canción usada como símbolo anti sistema, anti Nuevo Orden Mundial. Ante esta confusa panoplia semántica y sensorial, las modelos, muñecas cantando que no las van a controlar, que no las van a degradar, que son libres, así concluye el show.