*

X
Los perros también tienen viajes astrales, los gatos ven una luz en un túnel o los chimpancés entran en trance ante la belleza de una cascada; un neurólogo examina el cerebro animal para ubicar el nodo de lo "espiritual".

Experiencias de desdoblamiento astral, luces en un túnel, visiones cercanas a la muerte y hasta la contemplación mística de la naturaleza, no son sólo del dominio del ser humano, al menos en un sentido cerebral, los mamíferos también experimentan este tipo de percepciones. El significado que le dan, es donde varían con nosotros al no tener un lenguaje para simbolizar y comunicar de forma compleja estas experiencias.

El profesor de neurología de la Universidad de Kentucky, autor del libro, "The Spiritual Doorway in the Brain,", se ha dedicado a estudiar las experiencias “espirituales” desde su neurodinámica. Nelson concluye que la mayoría de estas experiencias se generan en las áreas profundas del cerebro prmitivo, el cual también comparten los animales.

“En los humanos sabemos que si perturbamos la región cerebral donde la visión, el sentido de ubicación en el campo gravitacional de la Tierra y el equilibrio, entonces se pueden generar experiencias extracorporales fácilmente. No hay razón alguna para pensar que estos es distinto para una perro, gato o un primate”, dice Nelson, aunque nosotros imaginamos sobre todo el viaje astral de un delfín o de un tigre despertando a luz mística de su alma (¿los perros van a Sirius?).

Nelson sostiene que las experiencias cercanas a la muerte, donde las personas reportan ver una luz y un túnel también son compartida por los animales. El fenómeno del túnel es causado por la susceptibilidad al bajo flujo sanguíneo , que ocurre con un paro cardiaco o un desmayo, mientras disminuye el flujo de la sangre la visión falla primero de forma periférica. Y la luz, explica Nelson, tiene que ver con como el sistema visual define el REM (rápido movimiento de los ojos que acompaña a los sueños). “De hecho la relación entre el REM y la crisis psicológicas que causan las experiencias cercanas a la muerte tiene mayor fuerza en los animales como los gatos y las ratas que podemos estudiar en el laboratorio.

Sobra decir que el trabajo de Nelson es totalmente reduccionista, y sus experiencias espirituales son completamente materialistas.

Las experiencias místicas –momentos de maravilla y asombro- suceden dentro del sistema límbico, dice Nelson. Cuando remueves partes del ceerbro animal, drogas como el LSD dejan de tener efecto, señala Nelson.

Tanto él como la investigadora Jane Goodall han observado a chimpancés bailando en éxtasis cuando observan las cascadas que surgen después de las lluvias torrenciales. Algunos de ellos incluso parecen inducirse a un estado de trance. Tal vez existen numeroso animales que tienen estas afectaciones psicológicas místicas ante diversos fenómenos de la naturaleza.

Aquí hemos reportado sobre mascotas que exhiben una capacidad de percepción paranormal, como Oscar, el gato psíquico, que sabe que una persona va a morir antes que los doctores, o el trabajo de Rupert Sheldrake estudiando la telepatía animal. Otra posibilidad es que los animales viven en un mundo que no hace disntinción entre lo "espiritual" y lo físico, y somos nosotros los que le damos el significado a una experiencia de sólo material.

Vía Discovery

Te podría interesar:

Compositor hace música con orquesta de abejas (y te enseña cómo hacerla)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/08/2010

El compositor del videojuego Tomb Rider, y de efectos para películas como Avatar o 2012, crea hipnóticos tracks manipulando el zumbido de las abejas.

El zumbido de las abejas puede ser molesto pero también tiene una cualidad hipnótica que puede procesarse para crear un ambiente onírico o meditativo, hasta tracks tecnoangelicales para llenar los paisejes digitales de los videojuegos. La miel cultivada electrónicamente rinde sus flores sonoras.

El compositor del videojuego Tomb Raider, Troels Brun Folmann es incansable en su búsqueda de sonidos únicos para remediatizarlos. El compositor danés ha grabado tambores de tanques propano, rugidos estomacales, frenos dañados de bicicleta, el viento entre los sauces y hasta el sonido de unas nalgadas a su novia.

Pero su empresa más valiente ha sido grabar el sonido de abejas de miel para manipularlas en una pieza de música electrónica. Para hacerlo Brun Folmann ha tenido que superar su apifobia (miedo a las abejas).

"He sido picado más 100 de veces, lo que me ha llevado a pensar que emito una extraña feromona que instantáneamente enfurece a estos poderosos insectos. Para probar mi teoría y superar mi apifobia, deliberadamente me mantuve en este jardín de abejas, lo cual me hizo notar los hermosos sonidos que hacen".

Recordemos que las abejas son insectos relacionados con la divinidad, tanto con Zeus como con los reyes Merovingios, cuyo linaje supuestamente proviene de la sangre real, o santo grial.

"Grabe el batir de las alas en alta resolución y luego lo baje al punto de que podía oír el batir individual de las alas de cada abeja. Esto fue lo que use para crear los bajos." Folmann luego equalizó y filtro los sonidos para que se amalgamaran con la instrumentación convencional, de percusiones, cuerdas y voces humanas.

El agudo oído de este compositor ha hecho que trabaje haciendo efectos para películas como Avatar, Transformers y 2012. Hora Folmann, el mago de los foleys, ha superado su miedo a als abejas, y ha manifestado su preocupación por la amenaza de extinción que sufren estos insectos.

En este increíble video podemos ver todo el proceso de grabación y manipulación digital así como el jardín de abejas y la transpolinización sonora entre insecto y humano.

Vía Wired