*

X

Perra regresa de la guerra con trastorno de estrés post-traumático

Salud

Por: pijamasurf - 08/03/2010

¿Recibirá éxtasis, como otro soldados, Gina, una perra que olía bombas? Los perros, como los humanos son diagnosticados con este trastorno después de vivir las pesadillas de la guerra.

Gina era una juguetona perra pastor alemán cuando fue a Irak entrenada a dtectar bombas con el olfato. Parte de su trabajo era ir en búsqueda de explosivos y en el transcurso presenció todo tipo de explosiones. Regresó a Colorado apanicada, se rehusbaa a entrar a cualquier edificio, cuando en contacto con personas huía o se arrumbaba contra la esquina de una habitación.

Un veterinario militar la diagnosticó con trastorno de estrés post-traumático, una condición que también puede afectar a los perros como lo hace a los humanos.

Ahora Gina se encuentra en psicoterapia para salir de los abismos aislantes que implantan la guerra en los seres vivos. Algunas personas se preguntan si se podría utilizar el MDMA, el éxtasis, para combatir este trastorno, una sustancia que ha probado ser muy efectiva con soldados que reciben tratamiento. Aunque es un poco excesivo afirmar que los perros podrían recibir estos beneficios y asimilar los efectos de una droga psicoactiva.

Te podría interesar:

Mujer pierde la cabeza y ataca a empleados porque no tenían McNuggets

Salud

Por: pijamasurf - 08/03/2010

La comida chatarra como una droga: enajenamiento y adicción; un impactante video muestra como una mujer entra en un frenesí debido a que es muy temprano para que le preparen McNuggets y se vuelca con lujo de violencia sobre las empleadas de McDonalds.

La comida chatarra puede ser un obscuro objeto del deseo al punto de trastornar seriamente el comportamiento humano, que busca la efímera recompensa de los procesos químicos que desata. Un caso que da la vuelta al mundo es el de Melodi Dushane, quien fue arrestada por golpear a los empleados de McDonalds en Toledo, Ohio, luego de que no le entregaran McNuggets porque no estaban en el menú de desayuno. Dushane se volcó a golpear a las tendedoras en un arranque de enajenamiemto, intentando obligarlas a que produjeran las adictivas piezas de pollo.

Y lo peor es que tal vez el pollo ni siquiera es pollo, Melodi Dushane obsesionada por un pollo irreal en la mañana, ahora cumple 6 meses de prisión.

Según el diario El País, la revista Nature Neuroscience publicó un estudio en el que muestra que el mecanismo cerebral que se activa al ingerir comida chatarra es el mismo que el que producen drogas como la heroína y la cocaína, y que el desarrollo de la obesidad coincide con el deterioro de las vías neurales de recompensa, o sea de la dopamina.

Ciertamente el caso de Melodi apunta el dedo a la posibilidad del envenamiento y estupefacción vía la comida que consumimos (como se expone en el documental Food Inc.).

Los McNuggets contienen los químicos butylhydroquinone (en dosis grandes en animales ha producido tumores y dañado el ADN), un producto basado en el petróleo que es usado en la industria del perfume y añadido en el barniz comercial; dimethylpolysiloxane, un organosilicón usado en los implantes de senos y en la industra cosmética. Con razón saben tan ricos los McNuggets.