*

X

Mujer pierde la cabeza y ataca a empleados porque no tenían McNuggets

Salud

Por: pijamasurf - 08/10/2010

La comida chatarra como una droga: enajenamiento y adicción; un impactante video muestra como una mujer entra en un frenesí debido a que es muy temprano para que le preparen McNuggets y se vuelca con lujo de violencia sobre las empleadas de McDonalds.

La comida chatarra puede ser un obscuro objeto del deseo al punto de trastornar seriamente el comportamiento humano, que busca la efímera recompensa de los procesos químicos que desata. Un caso que da la vuelta al mundo es el de Melodi Dushane, quien fue arrestada por golpear a los empleados de McDonalds en Toledo, Ohio, luego de que no le entregaran McNuggets porque no estaban en el menú de desayuno. Dushane se volcó a golpear a las tendedoras en un arranque de enajenamiemto, intentando obligarlas a que produjeran las adictivas piezas de pollo.

Y lo peor es que tal vez el pollo ni siquiera es pollo, Melodi Dushane obsesionada por un pollo irreal en la mañana, ahora cumple 6 meses de prisión.

Según el diario El País, la revista Nature Neuroscience publicó un estudio en el que muestra que el mecanismo cerebral que se activa al ingerir comida chatarra es el mismo que el que producen drogas como la heroína y la cocaína, y que el desarrollo de la obesidad coincide con el deterioro de las vías neurales de recompensa, o sea de la dopamina.

Ciertamente el caso de Melodi apunta el dedo a la posibilidad del envenamiento y estupefacción vía la comida que consumimos (como se expone en el documental Food Inc.).

Los McNuggets contienen los químicos butylhydroquinone (en dosis grandes en animales ha producido tumores y dañado el ADN), un producto basado en el petróleo que es usado en la industria del perfume y añadido en el barniz comercial; dimethylpolysiloxane, un organosilicón usado en los implantes de senos y en la industra cosmética. Con razón saben tan ricos los McNuggets.

Te podría interesar:

Descubren que músculos tienen una mente propia

Salud

Por: pijamasurf - 08/10/2010

Un estudio fisiológico revela que nuestros músculos tienen su propia memoria y su estado más óptimo queda grabado indefinidamente

El trabajo físico realizado en alguna etapa de nuestra vida queda impreso en la memoria de cada músculo que haya sido utilizado. Por esta razón, aquellos que alguna vez trabajaron arduamente su cuerpo, pueden reactivar con mucho mayor facilidad las viejas glorias.

El fisiólogo noruego de la Universidad de Oslo, Kristian Gundersen, concluyó un estudio que comprueba una especie de memoria independiente en nuestros músculos, más allá de nuestros procesos racionales y de nuestro conocimiento consciente. “Nuestro descubrimiento sugiere que hay cambios estructurales en los músculos que prevalecen. No sabemos si son permanentes pero al menos son bastante duraderos” afirma Gundersen.

Complementariamente el estudio descubrió que entre más temprana sea la edad en que se trabajan los músculos, el beneficio es mayor. “Sabemos que para conseguir estos núcleos musculares (la generación de músculo donde previamente no existía) es mucho más fácil cuando eres joven”. Finalmente la única mala noticia que resultó de esta investigación, al menos para los obsesivos bodybuilders que consumen esteroides y otras drogas, es que el daño que estas substancias provocan a los tejidos musculares, también se quedará grabada indefinidamente.

via NPR