*

X

¿Quieres sentirte como un Jedi? Haz Star Wars Yoga

Por: pijamasurf - 08/24/2010

La manera más geek de cuidar tu cuerpo y tu mente es recurrir a la yoga versión Guerra de las Galaxias; y si realmente te aplicas, tal vez puedas proteger tu planeta de las fuerzas del mal

Para vencer a las fuerzas obscuras es indispensables trabajar nuestra condición y estar en forma. Pero aún más allá, es fundamental que nuestra preparación no sólo considere la condición física o la masa corporal, sino que incluya, a la mente, y al espíritu. Quizá por esta razón se desarrolló en 2009 una versión de yoga inspirada en la Guerra de las Galaxias, en sus personajes, en su épica narrativa y, sobretodo, en su combativa filosofía.

Pero la verdadera buena noticia de todo esto es que gracias al Star Wars yoga, ese ejército de geeks que tributan obsesivamente la obra de George Lucas, probablemente deje el eterno Cheez Whiz con nachos, y los juegos de rol en la computadora y se disponga a ejercitarse con esta nueva disciplina. De esta manera algún día podrán defender al planeta, con un poco más de efectividad, en contra de las fuerzas de la obscuridad.

Te podría interesar:
Con la llegada del tercer replicante, depués del gen y el meme, la información podría dejar de necesitar nuestro cuerpo para propagarse, mejorando su algoritmo encarnando en la inteligencia artificial: la autoconciencia de cada bit.

El escritor William Burroughs decía que “el lenguaje es un virus del espacio”, aunque esto suena algo extraño -y Burroughs era un tipo extraño-, es posible que esta frase codifique una profunda epifanía. La información vino del espacio originalmente y ha llegado para quedarse (replicarse). Las condiciones están dadas para que precursores del ADN, partículas de nano-cristales autorreplicantes, se generen en nebulosas galácticas, y se ha demostrado que bacterias viajando en meteoros pueden atravesar grandes distancias y podrían haber origindado la vida en la Tierra, pero, más allá de esto, la información de los elementos que se combinaron en los albores de la Tierra para dar lugar a la vida ciertamente vino del espacio: del sol, y a su vez, del centro de la galaxia, ad infinitum. Es posible entonces, extendiendo un poco nuestra visión generacional, decir que:

“La información es un virus que vino del espacio”.

Este enunciado puede o no signficar mucho por sí solo, pero esto es lo que plantearemos, extrapolando de la teoría del Tercer Replicante de Susan Blackmore: que la información nos está usando a nosotros (y a cualquier otra entidad) como vehículos para reproducirse, de la misma forma que un virus utiliza un cuerpo (Blackmore dice que el lenguaje es un parásito). Podemos pensar que nosotros estamos usando a la información para evolucionar, ¿pero cómo estamos tan seguros de que no es la información la que nos está usando a nosotros?

En algunas corrientes filosóficas de oriente se dice que en realidad no existe el “yo” que experimenta algo, lo que existe es la conciencia universal experimentándose a sí misma de la forma más diversa (lo que crea la ilusión de ser seres divisibles con "yos": ¿estás seguro de que existe un pensador detrás de los pensamientos?). La información podría ser esa conciencia universal - copiándose a sí misma para que en las copias se generen errores, lo cual permite el surgimiento de nuevos diseños-y nosotros la red computacional por la cual se expande.

El virus informativo que se replica por nuestro planeta y que podría estar haciéndolo por todo el universo puede ser solamente la evolución de esta información genetica (egoista en términos de Richard Dawkins), pero podría ser también el virus de la divinidad evolucionando al punto de que un solo ente procese la totalidad de la información del universo.

Ervin Lazo dice que la información es el software del universo y la energía es el hardware (Lazlo es sólo uno de los muchos físicos que consideran que la información es el bloque fundacional del universo, incluso más básico que la energía). Veremos esto analógicamente desde la teoría de la coevolución entre los genes y los memes: como estos replicantes programan cuerpos -hardware- por los cuales pueden seguir diseminándose.

Susan Blackmore sostiene que mientras la materia y la energía del universo no pueden aumentar (según las leyes de la termodinámica), la información sí. Este enunciado es discutible desde el punto de vista de la filosofía mística –los campos akashikos, etc.- y desde la teoría cuántica de David Bohm, donde el universo es un holograma en el que cada parte contiene la totalidad de la información. Pero desde un punto de vista evolutivo tiene sentido y podemos entenderlo como un proceso de complejificación de la información (similar a lo expresado por North Whitehead, Chardin y Mckenna). El universo como proceso de expresión de toda la información potencial (de esta forma la información podría estar ya contenida en todas las cosas, pero evolucionaría a crear los vehículos necesarios para su máxima expresión).

Que los genes son los replicantes mientras que los animales y las plantas solo son los vehículos, interactores o fenótipos queda claro porque la información génetica se copia a través de generaciones mientras los vehículos o interactores viven y mueren sin ser copiados: creaturas efímeras construidas con la ayuda de pequeños codones de ADN, que se mantienen asalvo en el interior de estas máquinas de genes. En otras palabras tu cuerpo, y lo que llamas yo, al menos desde el punto de vista de esta realidad, no subsisten, mientras que la información que los generó sí.

Susan Blackmore nos dice que la Tierra podría haber sido un planeta de solo un replicante, pero una de esta máquinas de genes, el hombre, empezó a imitar. Cuando nuestros ancestros empezaron a imitar desencadenaron un nuevo proceso evolutivo, basado no en genes sino en un segundo replicante: los memes, que coevolucionaron con los genes transformándonos en máquinas meméticas y compitiendo entre ellos para ser selccionados. La mimética nos hizo meméticos.

Los memes son “aquello que es imitado” o lo que sea que es copiado cuando una persona imita a otra. Esto puede ser canciones, historias, hábitos, habilidades, tecnologías, teorías científicas, sistemas financieros, organizaciones: todo aquello que hace a la cultura humana. Por esto se dice que los memes son genes culturales y medios de evolución epigenética. Aunque el padre de la teoría memética, Richard Dawking, está en contra de la interpretación de Rupert Sheldrake, Sheldrake teoriza que los memes se transmiten a distancia dentro de una especie a através de campos informativos – como la gravedad es un campo- y de esta forma pueden crear mutaciones genéticas de forma horizontal sin tener que ser transmitidas de generación a generación.

Blackmore señala que en el siglo XXI estamos viendo la aparición de un terecr replicante que llama temes o memes tecnológicos. Esto es información digital almacenada, copiada, variada y seleccionada por máquinas. Los humanos gustan pensar que son los diseñadores, creadores y controladores de este mundo emergente pero en realidad son puentes hacia el siguiente replicante. (Una lectura de esto podría ser que la información, en su evolución, habría utilizado a los hombres para construir máquinas en las cuales puede copiarse de forma más efectiva, es decir, para crear la inteligencia artificial, ¿una entidad en la cual puede volverse consciente en cada parte, en cada bit?).

La terecer étapa replicante discurre bajo la lógica de que mientras los memes: una canción, un auto o un libro, no se pueden copiar a sí mismos, y de esta forma variar y seleccionar su propia información, los temes, encarnados por las computadoras, sí.

Según Susan Blackmore nuestras computadoras empiezan a realizar estos procesos claves para la evolución. Las computadoras manejan grandes cantidades de información con extraordinaria fidelidad copiando y almacenando. Buena parte de la variación y la selección son realizados por humanos, con sus deseos biológicamente evolucionados, pero esto está cambiando. Ya existen computadoras capaces de recombinar viejos textos paar crear nuevos ensayos y poemas o traducirlos para crear nuevas versiones y seleccionar entre vastas cantidades de texto e imágenes, como lo hacen actualmente los motores de búsqueda. Cada pregunta (o query) a un buscador hace que este combine y seleccione una nueva serie de elementos dependiendo de sus propios algoritmos. (¿Está vivo Google? ¿Será la primera entidad cibernética inteligente?)

Por el momento somos nosotros los que programamos estos algoritmos y proveemos la energía necesaria para que funcione el Internet y las computadoras. Pero Blackmore cree que podríamos ser cada vez menos necesarios para la propagación de los temes. Sin mencionarlo, es evidente que la frontera es la inteligencia artificial. El axioma original de los hackers es que la información está viva y quiere ser libre. Aunque esto suene a la más pura y radical ciencia ficción, es posible que la información que nos creó en un futuro nos considere obsoletos (o nos integre a las computadoras), encontrando un mejor medio para continuar su indetenible evolución. Tal vez la única forma de detener esto, como humanos, es mutar antes y más rápido que las máquinas, para que nuestro cerebro pueda seguir acomodando este virus cósmico que algunos llaman evolución y otros Dios.

Twitter del autor: @alepholo