*

X

Prozac tirado al mar engañcha a camarones; los hace presa fácil

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/12/2010

El antidepresivo en aguas británicas contaminadas hace que los camarones busquen la luz y se vuelvan vulnerables a sus depredadores.

La famosa pastilla feliz que revolucionó a los antidepresivos podría estar haciendo demasiado confiados a los camarones que nada en las costas contaminadas de Prozac. La fluxotenina encontrada en las aguas británicas cerca de fábricas al parecer hace que los camarones (o gambas) se vuelvan más vulnerables a convertirse en alimento de otros peces y de aves.

Los investigadores de la Universidad de Portsmouth creen que el Prozac está alterando la química cerbral de estos crustaceos, donde en la personas se levanta el estado de ánimo modificando la producción de serotonina, en los camarones, metáfora materializada, los hace salir de sus escondite hacia la luz.

El biólogo marino Alex Ford dijo: "Los crustaceos son claves en la cadena alimenticia y si el comportamiento natural de los camarones está cambiando por el nivel de antidepresivo en el mar esto podría afectar el balance natural del ecosistema".

Otros animales podrían estar en riesgo con más de 26 millones de prescripciones de antidepresivos al año en Inglaterra y Gales solamente. El Dr. Ford añadió: "Existe una amplia gama de antidepresivos en el mercado y tal vez a bajos niveles de concentración no tienen efectos. Pero una vez que están en un gran sopa se podrían conjuntar para tener un efecto".

Estudios recientes muestran que la cafeína sobrevive a los tratamientos de las cloacas y llega a los mares y ríos. Algunas hormonas de los contracépticos HRT y Pill han sido culpados de feminizar algunos peces haciendo que los machos produzan huevos. En cierta forma los animales del mar toman todas las drogas excretadas de nuestros pueblos y ciudades.

Vía Daily Mail

Te podría interesar:
Las olas representan uno de los más enérgicos arquetipos de la cosmovisión humana; cuando la cresta resplandece el laberinto se torna efímero

La rebeldía de la ola frente a la sabia calma del océano, su insalvable periodicidad que paradójicamente podría servir para medir el tiempo, y su diálogo enérgico con otras fuerzas naturales como el viento, la luna, y el magnetismo, hacen de este elemento uno de los arquetipos más seductores a los que tendremos acceso desde la perspectiva humana. La ola mantiene un relevante papel mitológico en diversas culturas, siendo desde el factor que truncaba viajes épicos al derribar embarcaciones que intentaban cruzar el mar (o las dimensiones del entendimiento) hasta la fuente de ese semen divino, mitad espuma mitad semilla, gracias al cual Afrodita, la más linda de las diosas, pudo ver la luz.

A la vez, la figura de la ola es fundamental para entender ciertos conceptos científicos, y en la física cuántica su comportamiento se desdobla como uno de los fenómenos con mayor poder alegórico para entender ciertos enigmas universales. La ola como cualquier cambio o disturbio que tiene una naturaleza oscilatoriamente periódica. El eco de la ola marina proyectado en la conducta de la luz o del sonido. Y por si fuera poco la ola protagoniza a la que es, probablemente, la ecuación más lúcida en la evolución de nuestro entendimiento frente a la caótica perfección del universo: la Ecuación de la Ola o Ecuación de la Onda, desarrollada por el brillante Erwin Schrodinger, que plantea al universo no en términos de presencia o ausencia de energía, sino en términos de probabilidades de ser o no.

En Pijama Surf, apasionados de navegar las hebras de la información montados en olas digitales, hemos decidido compartir contigo nuestro top 11 imágenes de olas, todas ellas capturadas por Clark Little, el único surfer que prefirió deslizarse sobre un obturador, que sobre una tabla.

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

Una mención especial a la ola del grabadista japonés Hokusai, pieza que por cierto inspiró la imagen de Pijama Surf: