*

X

La sinestesia se puede aprender: las palabras son colores

Por: pijamasurf - 07/14/2010

Un estudio de la Universidad de Amsterdam muestra que la sinestesia, la amalgama de sentidos, puede ser aprendida, sin tener necesariamente un componente genético.

Una forma de sinestesia en la que las personas experimentan las letras o los números como colores se puede aprender. La sinestesia generalmente se da a partir de un componente genético, pero algunas personas han reportado experiencias sinestéticas después de ser hipnotizados. En este tono visual, Olympia Colizoli, de la Universidad de Amsterdam realizó un experimentó para saber si la sinestesia podía ser adquiridas a través del entrenamiento.

Para probar su idea los voluntarios leyeron una novela en la que algunas letras estaban escritas con ciertos colores; antes y después de la lectura los voluntarios tomaron exámenes de "agrupación sinestética" en los que identificaron la letra de en medio de una serie de letras negras que fueron rápidamente proyectadas en una pantalla. Los sinestetas se desempeñan mejor en este examen cuando una letra que experimentan en color es la letra por la cual se les pregunta.

Los voluntarios se desempeñaron significativamente mejor en el examen, en compraración con las personas que leyeron la novela en blanco y negro. Esto sugiere que la sinestesia natural se desarrolla a partir de experiencias en la infancia así como por características genéticas. Y abre la posibilidad de que si nos acostumbraramos a asociar colores con formas, y posiblemente hasta con sonidos, nuestras experiencias podrían cruzar el puente de los sentidos, hacia una relación holística con el mundo que percibimos.

El caso de los colores en las letras tiene en Rimbaud a su mejor sinesteta: "A negra, E blanca, I roja, U verde, O azul: vocales,/ algún día diré vuestro origen secreto; negro corsé velludo de moscas resplandecientes...".

El savant Daniel Tammet, un joven autista, para quien cada número entero del 1 al 10 mil tiene una forma, textura, color y sensación distintiva, describe a pi como un "paisaje deslizante lleno de colores cambiantes".

Se cree (o se creía) que la sinestesia es una cualidad que afecta a menos del 1% de la población y que tiene un origen genético (por ejemplo la familia del escritor rusoamericano Vladimir Nabokov). Pero por otra parte, en una menor medida, todos usamos la sinestesia para separar estímulos y concentrarnos en algo específico. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, cuando estamos en una fiesta y dentro del barullo podemos distinguir quien habla y con que voz, asignamos al tono de la voz una forma humana: la voz de la mujer rubia, el hombre alto, etc. Lo mismo sucede cuando escuchamos el gruñido de un perro, nos imaginamos su tamaño.

Según el estudio, dirgido por el Dr. Charles Spence, asociamos los sonidos agudos con formas pequeñas, filosas e irregulares; los sonidos graves con formas grandes y redondas. (La palabra hondo, o hollow en inglés, es redonda).

Spence se encuentra trabajando con el Fat Duck, famoso restaurant de Londres, para crear nombres armónicos para los platillos en los que los sonidos remitan al sabor.

Vía New Scientist
Te podría interesar:

Más de dos mil campesinos se suicidan en Kenia por cambio climático

Por: pijamasurf - 07/14/2010

El suicidio ha aumentado un 800% en esta región ante la distorisón climática que ha hecho las cosechas inservibles abandonando a los campesinos a la desesperación.

Las extrañas variaciones del clima registradas en los últimos meses han provocado que miles de campesinos y granjeros en Kenia han visto como sus cosechas quedan inservibles. Desesperados frente a un escenario en el que su trabajo se ha perdido y esto les imposibilitará el pago de los créditos obtenidos para cultivar la tierra, muchos de ellos están recurriendo al suicidio.

Más de 2,000 campesinos de la provincia este del país se han suicidado en el último año, lo que implica un aumento de 800% con respecto a la taza normal de suicidios registrada en esa región. Las sequías prolongadas en combinación con fuertes lluvias durante la temporada de recolección, han provocado altos niveles de contaminación con aflatoxinas producidas por un cierto tipo de hongos que afecta los sembradíos que se encuentras excesivamente húmedos.

Hasta ahora los efectos de la distorsión climática han provocado pérdidas de millones de dólares entre los campesinos locales, dinero que han obtenido bajo créditos mediante la hipoteca de sus tierras. De no poder pagar los préstamos recibidos, estas personas perderían el único patrimonio que poseen, sus tierras. Y quizá para un occidental urbanizado sea dificil entender la enorme angustia que esto puede generar, pero en la cosmovisión de un hombre de campo, si pierdes tu tierra, lo pierdes todo. Eso además del profundo desconcierto que les puede generar el hecho de que ya no puedan mantener su diálogo ancestral con las fuerzas de la naturaleza con las cuales, a lo largo de miles de años, han sostenido una conversación armónica y fructífera.

via Ecoosfera