*

X

La sinestesia se puede aprender: las palabras son colores

Por: pijamasurf - 07/14/2010

Un estudio de la Universidad de Amsterdam muestra que la sinestesia, la amalgama de sentidos, puede ser aprendida, sin tener necesariamente un componente genético.

Una forma de sinestesia en la que las personas experimentan las letras o los números como colores se puede aprender. La sinestesia generalmente se da a partir de un componente genético, pero algunas personas han reportado experiencias sinestéticas después de ser hipnotizados. En este tono visual, Olympia Colizoli, de la Universidad de Amsterdam realizó un experimentó para saber si la sinestesia podía ser adquiridas a través del entrenamiento.

Para probar su idea los voluntarios leyeron una novela en la que algunas letras estaban escritas con ciertos colores; antes y después de la lectura los voluntarios tomaron exámenes de "agrupación sinestética" en los que identificaron la letra de en medio de una serie de letras negras que fueron rápidamente proyectadas en una pantalla. Los sinestetas se desempeñan mejor en este examen cuando una letra que experimentan en color es la letra por la cual se les pregunta.

Los voluntarios se desempeñaron significativamente mejor en el examen, en compraración con las personas que leyeron la novela en blanco y negro. Esto sugiere que la sinestesia natural se desarrolla a partir de experiencias en la infancia así como por características genéticas. Y abre la posibilidad de que si nos acostumbraramos a asociar colores con formas, y posiblemente hasta con sonidos, nuestras experiencias podrían cruzar el puente de los sentidos, hacia una relación holística con el mundo que percibimos.

El caso de los colores en las letras tiene en Rimbaud a su mejor sinesteta: "A negra, E blanca, I roja, U verde, O azul: vocales,/ algún día diré vuestro origen secreto; negro corsé velludo de moscas resplandecientes...".

El savant Daniel Tammet, un joven autista, para quien cada número entero del 1 al 10 mil tiene una forma, textura, color y sensación distintiva, describe a pi como un "paisaje deslizante lleno de colores cambiantes".

Se cree (o se creía) que la sinestesia es una cualidad que afecta a menos del 1% de la población y que tiene un origen genético (por ejemplo la familia del escritor rusoamericano Vladimir Nabokov). Pero por otra parte, en una menor medida, todos usamos la sinestesia para separar estímulos y concentrarnos en algo específico. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, cuando estamos en una fiesta y dentro del barullo podemos distinguir quien habla y con que voz, asignamos al tono de la voz una forma humana: la voz de la mujer rubia, el hombre alto, etc. Lo mismo sucede cuando escuchamos el gruñido de un perro, nos imaginamos su tamaño.

Según el estudio, dirgido por el Dr. Charles Spence, asociamos los sonidos agudos con formas pequeñas, filosas e irregulares; los sonidos graves con formas grandes y redondas. (La palabra hondo, o hollow en inglés, es redonda).

Spence se encuentra trabajando con el Fat Duck, famoso restaurant de Londres, para crear nombres armónicos para los platillos en los que los sonidos remitan al sabor.

Vía New Scientist
Te podría interesar:

Álter-instructivo: ¿cómo cazar chemtrails en Google Maps?

Por: pijamasurf - 07/14/2010

Las estelas químicas aparentemente rociadas en la atmósfera por aviones militares pueden ser detectadas desde Google Maps; este video te enseña cómo hacerlo

Existe una teoría que habla sobre experimentos realizados por diversos gobiernos y fuerzas armadas, especialmente en Estados Unidos, en los que se depositan en la atmósfera diversos metales y elementos químicos para rociar a la población en busca de detonar ciertas conductas o producir extraños efectos en la salud colectiva. Estos misteriosos cócteles permanecen en la atmósfera durante días y en el momento de ser inicialmente esparcidos pueden aparentar como si se tratara de extrañas nubes en el horizonte.

Dentro de los cientos de denuncias alrededor de estos misteriosos gases rociados por aviones en distintas locaciones alrededor del mundo, se hace referencia a las extrañas formaciones en X o en líneas paralelas que se forman con estas estelas, así como un cierto olor particular que su presencia despide, y en otros casos, incluso se habla de malestares casi inmediatos o problemas de salud generados a partir de la presencia de estos gases.

Este video nos comparte instrucciones muy básicas sobre cómo aprovechar la herramienta de Google Maps para localizar aparentes chemtrails alrededor del mundo, y con un poco más de paciencia incluso se pueden rastrear algunos otros eventos “extraños”, como ciertos efectos de los experimentos climáticos de HAARP y compañía, además de ovnis, o simplemente algunos canapés visuales como las siempre lindas auroras boreales, o formaciones psicodélicas de nubes.

Para evitar un innecesario estado de paranoia es importante hacer una distinción entre los chemtrails y los contrails. Estos últimos son simplemente el resultado de vapor condensado que se crea con el paso de jets a grandes alturas. Es el típico camino gaseoso que la mayoría de nosotros hemos observado en múltiples ocasiones, y que se disipa rápidamente en cuestión de unos pocos minutos.

En cuanto a los chemtrails, los senderos gaseosos permanecen por más tiempo. Tras permanecer un largo rato así, el gas de los chemtrails va mutando en nubes esponjosas, y la alta densidad de los químicos que las componen no permiten el paso de ningún rayo de luz. También es importante considerar la altura a la que vuelan los aviones que depositan estos gases y la altura a la que se sitúan las nubes. Por lo general los chemtrails se depositan relativamente cerca del piso, a un nivel más bajo que las nubes ordinarias.

Si llegas a presenciar alguno de estos fenómenos, en Pijama Surf te invitamos a que lo documentes ya sea en fotografía o en video, y envíes tu material a contacto@pijamasurf.com. Aquí lo analizaremos y en caso de que realmente pudiera tratarse de un chemtrail lo compartiremos con nuestros lectores.

Fotos de chemtrails que nos envió Cecilia Escobar desde Estocolmo (las imágenes fueron tomadas durante este verano):