*

X
La fotografía erótica de Kasso tiene que ser una de la más altas manifestaciones del arte contemporáneo: fractales de la eterna forma femenina con la característica refinación japonesa, poesía de lo bizarro y seducción infecta.

La simetría de la forma sagrada: la vulva y la vagina, la V, esa pirámide inversa, que es en el espejo microcósmico de la Tierra el vaso del cielo, el cáliz; desde el contexto urbano, a veces perverso, porcelana glacial, belleza a veces bizarra, máxima feminidad en la plata del papel o en la pantalla, como solo un fotógrafo japonés, de una refinación inasequible, podría vislumbrar. Rikki Kasso, como un dandi divinizado por la feminidad que lo acompaña, que le abre la puerta y se desnuda en esa ciudad fantástica que es Tokio, con el cielo entre los grandes edificios fálicos y las nubes que forman también otros fractales de la eterna forma femenina, produce sin duda uno de los cuerpos fotográficos más seductores en la actualidad, a la altura de cualquier otro fotógrafo, con la ventaja de dominar el tema eterno de la belleza de la mujer y la naturaleza entrelazadas por la mística simetría que nos revela que la feminidad es la cifra originaria de nuestro planeta

 

Rikki Kasso mantiene el blog Tokyo Undressed, de donde hemos obtenido estas fotografías; seleccionarlas ha sido un proceso hipnótico, inabarcable por las miles de fotos que tiene Kasso, todas con la más alta calidad estética y el más puro magnetismo erótico. Autor de varios libros, pinturas y hasta películas, Kasso yuxtapone las imágenes, los cuerpos con paisajes celestes o texturas, creando un efecto similar a la técnica de Eisenstein, donde la suma de las imágenes crea una nueva dimensión, donde se funden conceptos y sutilezas y se empalman formas análogas creando la sublime epifanía de que todas las cosas son otra y la misma.

Parte notable del trabajo de Kasso es su capacidad de erotizarse constantemente sin perder en ningún momento su exquisitez, de encontrar un gesto o una breve forma que logran insinuar toda una narrativa erótica, a veces onírica y a veces sádica; de ver la formas primordiales de la vulva y los senos iterarse en la naturaleza, como un fractal ubicuo. Como si fuera el elegido entre  los voyeuristas, tocado por el hada madrina de la magia sexual, que lo gratifica con sus ninfas: muñecas de la piel más suave, del ardor más secreto, en esa habitación prohibida, tan lejos y tan cerca en su angelical lascivia.

 

 

Te podría interesar:

Mermelada mágica hecha con el cabello de la Princesa Diana

Arte

Por: pijamasurf - 06/19/2010

Comida-arte con un tinte ocultista: mermelada hecha con el cabello de la Princesa Diana será vendida en la exposición "The Surreal House", para el deleite de los aspirantes al esoterismo pop.

Parte de la tradicional magia simpática usada por muchas culturas sostiene que "las cosas que han estado una vez en contacto entre sí, siguen influyéndose mutuamente de lejos tras haberse cortado el contacto físico" (curiosamente este mismo principio, de la influencia a distancia entre algo que ha tenido contacto, ha sido demostrado por la física en el entrelazamiento cuántico de fotones). Es en este sentido que se utilizan fetiches como pueden ser prendas de ropa, uñas, pelo o hasta sangre de una persona en el intento de ejercer una influencia a distancia.

Este principio se une a la tradición mágica de la cocina, en el atanor, "la destilación de espíritus", para crear un objeto de arte comida con un concepto ocultista. La obra "Occult Jam" de Sam Bompa, mermelada que contiene pizcas de cabello de la Princesa Diana, será expuesta-degustada en la expo "The Surreal House" en el Barbican Art Gallery de Nueva York.

Se han hecho tres tipos de "mermeladas ocultas" con los siguientes ingredientes:

Leche, azúcar, Hendrick's Gin con una infusión del cabello de la Princesa Diana.

Ajenjo, azúcar y piña con una infusión de arena de la Gran Pirámide de Giza.

Cognac, azúcar, ciruelas con una infusión de la madera del barco "The Victory" del almirante Nelson.

La mermelada de la Princesa Diana es especialmente simbólica ya que se dice que su muerte no fue un accidente sino un rito de "arte" masónico. Mermelada para morirse: "To Di For".

Para los que gusten de este tipo de alimentos con un toque de brujería, pueden intentar preparar sus propios Pasteles de Luz.

Vía Red Ice Creations