*

X
Este río en Colombia, conocido como "el arco iris en la Tierra", se destaca por su combinación de colores brillantes, posas y cascadas, que lo hace sin duda uno de los más estimulantes para la mirada.

En la Sierra de la Maracarena, en Colombia, se encuentra el caleidoscópico río Caño Cristales, famoso por su agua de colores cambiantes. En realidad sólo son pocos días al año en los que el río ofrece esta gama policromática que seduce con relumbres paradisiacos. Es justo en la temporada entre la sequía y el inicio de las lluvias que las diferentes variedades de algas y musgo del río eclosionan en colores brillantes.

Conocido popularmente como el río de los cinco colores, el fotógrafo colombiano Andrés Hurtado lo ha bautizado: “El río que se escapó del Paraiso".

Colombia, proporcionalemte a su tamaño, podría ser quizás el país con una mayor diversidad natural de fauna y flora. Siendo el país con mayor número de especies diferntes de aves.

Cerca de Caño Cristales está el Amazonas colombiano, lleno de secretos psicodélicos para acompañar el Tao de este río de 100 km de largo y 20 metros de ancho.

Vía Atlas Obscura

Te podría interesar:
En una muestra de verdadera creatividad publicitaria, la aerolínea holandesa KLM, realiza una instalación en el aeropuerto de Manchester que maravilla al público presente

En esta ocasión KLM, la prestigiada aerolínea holandesa, se ha encargado de demostrar que aún existen buenas ideas dentro del rubro publicitario, aunque pocas, pues es un hecho que la mayoría de las campañas y acciones de las agencias creativas o son malas, o son simples desdoblamientos reciclados y recontextualizados de ideas originales como la silla invisible de KLM, cuyo actual lema, por cierto, es "Journeys of Inspiration".

La instalción consiste en colocar a un tipo que se encuentra plácidamente leyendo, aparentemente sentado en el aire (o en una silla invisible). Los usuarios del aeropuerto de Manchester se detienen intrigados, la mayoría aprovecha para analizar la escena e incluso fotografiarla. Probadamente se logra un lazo de coqueteo emocional entre la instalación y las personas, ya que no sólo resulta provocativa sino que apela al asombro como uno de los mecanismos más efectivos para generar una cierta intimidad entre el espectador y un fenómeno externo, en este caso una marca.