*

X
Tecnología de la imaginación para adentrarse en las dimensiones ocultas del universo y guía psicoctiva de las realidades alternas de este constructo mental. Ciencia ficción y drogas de diseño memético, la pareja perfecta para explorar hasta donde llega el agujero del conejo cósmico.

naked-lunch

La relación entre las drogas y la ciencia ficción es la de una pareja hecha en el cielo, las dos son senderos de exploración por las profundidades de la mente humana -universo adentro. La cienca ficción, dicen, es en sí misma una droga, en lo que estimula la imaginación y borra las fronteras de la realidad hacia esa amplitud de la percepción donde el mundo son los mundos y las posibilidades son infinitas (azules como una naranja). Ambas permiten viajar sin tener que moverse, y quizá demuestran, al atravesar el universo en las páginas de un libro o en el humo de una pipa, el principio holográfico del cosmos: todo está en todas partes y en cada una: eterno cordón multiumbilical de Indra por el agujero de conejo hacia el Aleph -ubicuo útero- en la computadora cuántica del Hacedor de Estrellas.

Carl Jung hacía una relación entre las drogas y el sentimiento religioso (océanico le llamaba Freud); la necesidad ancestral (astral) de drogarse es la misma sed de Dios. Y como sucede en este mundo paradójico, el buscar es perderse y así las drogas también son la perdición del alma humana. Entre promesas mefistofélicas de recibir poderes supernaturales o por un momento borrar el pecado de la separación original con la espectral unidad universal de su estimulación. Por esta razón no es casualidad que quien imagina el futuro, desde la decadencia del presente, vea distopias en las que las drogas juegan un papel importante, en esa desintegración mentalmente enferma y corrosiva. Así como quien ve la posibilidad brillante de la mente y la vida abre estas puertas a través de las drogas: límpidos palacios adentro del ojo del dragón, luz crisálida, comunicación con la inteligenica prístina e incorpórea del universo. Extraterrestres, espías de la psique y éxtasis.

A continuación presentamos una lista de 10 sustancias fraguadas en el laboratorio de la imaginación, que no obstante ser fantásticas revelan mucho de la psique humana (más que la realidad ordinaria) y de la arquitectura del universo. Cabe una mención extra para la píldora azul y la píldora roja de Matrix, su exclusión de esta lista se debe a que en realidad esta sustancia es placebo. Lo cual aunque no le quita poder ni resonancia cósmica, entra en otra categoría y no es en sí misma una droga per se, sino un programa informático.

10. Ephemerol-

En el film “Scanners” de David Cronenberg, la droga Ephemerol forma parte del programa secreto de una oscura empresa llamada Con Sec para crear un ejercito de niños con propiedades telepáticas y telekinéticas. En un principio la sustancia ephemerol fue creada para tratar los malestares producidos por el embarazo. Sin embargo, la sustancia también es usada para inhibir las propiedades telepáticas de los “scanners”, lo cual les llega a producir la explosion de su testa, en lo que se convirtió en una clásica escena del cine gore sci-fi. Además se descubre que el ephemerol crea niños con propiedades telepáticas cuando se le administra a la madres durante el embarazo. La lucha por el control de este poder mental, entre conspiraciones y energía psiónica hacen de esta película un film de culto. Que mejor que sangre y telepatía y cabezas que explotan para pasar una noche de insomnio y exploración de psico-túneles.

9. Betaphenthylamine- El clásico cyberpunk “Neuromancer” de William Gibson, no solo nos dejó conceptos como "la matrix" o "el ciberespacio", fiel a la tradición de las distopias de la ciencia ficción también contribuye a la farmacopea fantástica con la droga Betaphenthylamine (o betafentilamina). Esta sustancia cuyo nombre parece proceder de las feniletilaminas (alcaloides que incluyen a las anfetaminas, mescalina, mdma) es ingerida a través de un parche en la piel llamado derm (en el mundo de Neuromancer ya casi nadie ingiere sustancias a través de agujas, lo cual es tan retro). Al parecer estímula el sistema nervioso central y llega a tener ciertos principios afrodisicacos de tonos electronicos (no sin detonar una fuerte resaca).

“La droga le pegó como un tren expreso, una columna de luz blanca caliente subiendo por su espina dorsal desde la prostata, iluminando los tejidos de su esqueleto con rayos x de energía sexual de cortos circuitos... Sus dientes cantaron cada uno individualmente como tenedores en perfecta sintonía y clara como el etanol. Sus huesos, debajo de la marea confusa de piel, se cromaron y pulieron, sus articulaciones se lubricaron con una capa de silicio. Tormentas de arena se encendieron a lo largo del piso de su cráneo, generando olas de alta y delgada estática que irrumpió detrás de sus ojos, esferas del más puro cristal, expandiéndose".

Así describe William Gibson los efectos de la droga en su heroe ciberdélico, Case.

En el mismo Neuromancer tenemos la aprición de otra droga neurotóxica: Blue Nine o Grievous Angel, en California. Este agente psicoactivo produce paranoia y psicosis homicida. Una “subsecta” cristiana se adjudica haber esparcido por la ventilación de la red Sense/Net Pyramid esta sustancia.

8. Liquid Karma- En la desbordante parodia sincromística metaburlesque "Southland Tales" de Richard Kelly (director de "Donnie Darko") sobre el fin del mundo en el 2012, energía alternativa que soluciona todos los problemas del mundo y portales dimensionales en el desierto, un reality show de porn stars, barbies, guerrilla, un viajero interdimensional llamado Jericho Kane (The Rock, con pun intended), tenemos a Justin Timberlake, un veterano de guerra (narrador de la película) adicto a la sustancia liquid karma, la cual también es el nombre de la tecnología que utiliza la fuerza del mar para transmitir una fuente eterna y gratuita de energía (parodia de Nikola Telsa y el Dr. Evil).

Por cierto el liquid karma también es un biocatalizador botánico que se vende en Internet. Este es el genial musical provocado por el delirante y elegante liquid karma:

7. Vurt- En la novela “Vurt” de Jeff Noon los protagonistas, un grupo de chicos ciberpunk, están obsesionados por unas plumas, las cuales sintetizan la realidad virtual en una droga, algo así como ácido programable. Las plumas, de diversos colores como quetzales, son las puertas al mundo de Vurt, un mundo que es real e irreal a la vez.

Dentro de Vurt los arquetipos, sueños y mitos de la humandiad han logrado obtener una realidad objetiva. Lo que sucede denro de Vurt a vaces se refleja en el mundo exterior. Estelas oniridiscentes de las plumas vituales.

6.KR-3- La obra de Phillip K. Dick es profusa en sustancias psicoactivas imaginarias (desde una lata de spray que permite revertir la descomposición del tiempo espacio y se asemeja a Dios, en Ubik, o la misma televisión a la cual se conectan las personas para recibir programas de extásisis de una divinidad electrónica en “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” entre varias otras), pero quizá la más compleja y metafísica de estas drogas es la KR-3, la cual permite no solo habitar universos alternativos como los que se generan en la física cuántica sino también hacer que otras personas habiten en estos universos paralelos sin ni siquiera haber tomado la sustancia.

La novela “Flow my Tears, the Poiceman Said” es en sí todo un viaje de KR-3, el protagonista Jason Taverner, una estrella de TV genéticaente mejorado, pierde su identidad cuando es absorvido por el viaje de KR-3 de la sadomasoquista bisexual Alys Buckman.

“La exclusividad del espacio, como hemos aprendido, es solo una funcion del cerebro que maneja la percecpión. Regula datos en términos de unidades espaciales mutuamente rstrictivas. Millones, en realidad billones de ellos. Pero en sí mismo, el espacio no es exclusivo. En realidad el espacio no existe”.

Así explica el médico de la policía de Los Angeles, Phil Westburg, los resultados de la investigación que lleva el departamento en torno a la droga de diseño KR-3, la cual parecer ser la primera droga cuántica, en la que la persona que la toma es capaz de modificar la realidad de las personas que la rodean al superponer su espacio perecpetual, colapsando su realidad en función a su observación. Taverner solo recupera su existencia anterior cuando Alys Buckman muere y fenece su sueño de KR-3, en lo que podría ser el reverso de la metáfora del sueño de Brahma, quien sueña el universo en el que vivimos y al despertar lo engulle y nos aniquila. ¿Es possible que las personas que nos rodean no sean más que figmentos de nuestra imaginación, girando alrededor de nosotros en un delirio psicótico que alucina que el mundo exterior existe?

5.Moloko Plus- En la novela de Anthony Burgess y en el film de Stanley Kubrick, “Naranja Mecánica”, Alexander de Large y sus droogs frecuentan el Korova Milk Bar, un lugar clandestino con muebles-fuentes venusinas de mujeres de porcelena desnudas, que vende drogas a menores bajo la prestidigitación de no vender alcohol y mezclarlas con leche. Alex y sus droogs beben Moloko Plus (leche en ruso) con drencrom (una version del adrenocromo el cual es obtenido de la oxidación de la adrenalina). Esta es la sustancia favorita, adrenalina y leche, para salir a practicar un poco de la vieja ultraviolencia en las calles decadentes de Londres. El bar también ofrece moloko con vellocet (¿opiaceos o LSD? existen versiones encontradas) synthemesc (mescalina sintética). Pero Alex prefiere el drencrom como látigo excitativo.

4. Bug Powder (polvo de bichos)-El bug powder (generalmente polvo para matar cucarachas) aparece en la novela de William Burroughs “The Naked Lunch”. El protagonista William Lee (avatar del mismo Burroughs) se vuelve adicto a esta sustancia. Cuando Lee es arrestado por la policía cree que esta alucinando por la sobrexposición al “bug powder”. Lee cree que es un agente secreto y su controlador (un insecto gigante) le asigna la misión de matar a su esposa, quien según el insecto es un agente de la Interzone Inc. Sin hacer caso, Lee regresa a su casa y encuentra a su esposa durmiendo con un amigo escritor suyo. Lee en su rutina de William Tell le dispara a su esposa cumpliendo involuntariamente el programa del Insecto Gigante.

El bug powder (como la ketamina) al parecer mejora la experiencia sexual en las mujeres y produce un “extásis kafkiano” (Acompaña este post con el track Bug Powder Dust, de Bomb D'Bass, Kruder & Dorfmeister Remix).

Otra sustancia en la paranoide cosmovisión de Burroughs es la Black Meat (carne negra). Esta sustancia es hecha a partir de la carne secada al sol del cienpies gigante acuático de Brasil, y es considerada una rara delicia, psicodelicatessen solo para connosieurs.

3. Substance D- La principal maestría del novelista Phillip K. Dick es darse cuenta de que la percepción crea la realidad y a partir de esto tejer complejos universos pesadilla donde la substancia prima es la mente y donde el ser humano es presa de su propia naturaleza alucinatoria.

La substancia D es la más adictiva de las substancias (creada precisamente para generar adictos por una poderosa compañía que se dedica a rehabilitar a los adictos: New Path). Se dice que hay dos tipos de personas: los que son adictos a la substancia D y los que no la han probado. La substancia D (cuyo nombre viene de Death) disocia los hemisferios cerebrales formando diferentes personalidades cada una de las cuales no tiene conciencia de la otra.

Un ejemplo de lo que sucede con la substancia D son sus corrosivas alucinaciones, aquí un tipo que tomaba mucha D:

"Una vez un tipo se pasaba horas temblando por los bichos en su cabello. El doctor le dijo que no tenía bichos en su cabello. Después de que se bañara por 8 horas, parado sobre el agua caliente sufriendo el dolor de los bichos, se salió y se secó, y todavía había bichos en su cabello; en realidad tenía bichos en todas partes. Un mes después tenía bichos en sus pulmones".

2. AUM- Esta droga aparece en la comedia de psi-fi conspiracional “The Illuminatus Trilogy”, de Robert Anton Wilson. Aum es desarrolada por el Frente de Liberación de Eris, un subgrupo de los Discordianos. La droga está compuesta por extracto de cañamo, ARN, heroína, cocaína y LSD. La heroína produce ansiedad, el ARN estimula la creatividad, el cañamo (o hemp) y el LSD abren la mente a la alegría y la cocaína estimula el pensamiento y la actividad. La droga al parecer convierte a los neofobos en neofilos, aunque sus resultados son impredecibles y mucha gente se vuelve loca o empieza a generar sus propias ideas, moviéndose de paradigma en paradigma.

Los Discordianos introducían la droga de forma secreta intentando liberar a los ciudadanos de Chicago (en las primeras dosificaciones masivas) de sus improntas y programción mental, con un contraprograma.

"Estaba viendo mi colección de fotos de Weishaupt y Washington en la pared, cuando el platillo apareció volando afuera de mi ventana. No es necesario decir que no me sorprendió mucho. Había guardado un poco de AUM después de Chicago, contrario a las instrucciones del ELF y me había dosificado. Después de conocer al Dealer Lama y a Malaclypse the Elder y ver al demente de Celine hablando con gorilas, asumí que mi mente estaba en el punto de receptividad en el que el AUM detonaría algo verdaderamente original. El OVNI en realidad fue un poco una decepción; tanta gente los había visto ya y yo estaba listo para ver algo nunca visto o imaginado. Me dececpione más aún cuando me hipnotizaron y subieron abordo y encontre en vez de unos marcianos o una Delegación de Inscetos de la Galaxia del Cangrejo, a Hagbard Celine, a Stella Maris y otros más del submarino Leif Erikson".

Así describe George Dorn-Simon Moon-Joe Malick su viaje de AUM, el cual es una especie de alucinación dirigida por programación mental. Poco después George ve los famosos fnords.

(En la misma novela se hace mención y se fuma el hashish "Alamut Black", el mismo hashish que fumaba el creador de los míticos "asesinos", Hassan i Sabbah, una sociedad secreta que se entrelaza con los templarios y los mismos Iluminati. Este hashish especialemente preparado por Hassan contenía belladona y estramonio. Sus poderosos efectos lograban que Hassan programara a su grupo de asesinos para entrar místicamente en combate. No se sabe si este hashish en realidad existe o es sólo una poetización de Anton Wilson).

1.Spice Melange- Probablemente la sustancia más determinante en el universo paralelo de la ciencia ficción es el spice mélange, parte de la novela de Frank Herbert “Dune” , llevada al cine por David Lynch. Esta sustancia define el destino del universo creando guerras galácticas, erigiendo y destruyendo imperios además de revelar el destino cósmico del elegido: como la epifanía psicodélica de la conciencia crística.

El spice mélange alarga la vida, otorga vitalidad, agudiza la percepción e incluso puede activar la percepción extrasensorial en algunos humanos. “El que controla el spice, controla el universo”, esta sutancia hace possible el viaje interestelar en el tiempo, es por esto que se dice también, democráticamente que “el spice debe de fluir”.

El spice sabe a canela y hace que se decoloren los ojos hacia el azul en los que lo consumen avídamente.

El problema es que el spice es adictivo y es difícil de obtener ya que se da en los desiertos de Arrakis donde viven unos peligrosos gusanos de arena gigantes. Ente los iniciados se sabe que el spice y los gusanos son uno mismo (quizá por esto permite viajar en el espacio como a través de agujeros de gusano).

El elegido Paul Atreides bebe “el agua de la vida”, esencia del spice mélange exhalado por los gusanos de arena a su muerte, transformada por el cuerpo de la diosa madre la “Reverend Mother”, y recibe el conocimiento de los secretos cosmogénicos del universo.

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:
El New Museum of Contemporary Art inaugura la primer retrospectiva del más exquisito artista underground: Brion Gysin; mago, inventor, neuronauta, poeta, y maverick de la mente

Artista, mago, psiconauta, genio, estos son algunos de los adjetivos que me llegan a la mente cuando pienso en el buen Brion, en mi opinión uno de los personajes más elegantes del siglo XX. Su paradójica personalidad lo condenó a ser famosamente desconocido, o conocido para los famosos pero ignorado por las masas, tanto que a pesar de ser una de las mentes más brillantes del siglo pasado, su obra recibe, apenas hoy 24 años después de su muerte, la primer retrospectiva en un museo, el New Museum of Contemporary Art de Nueva York.

Poeta sonoro, escritor, pintor, performancero, e inventor, Gysin era ampliamente reconocido y querido en el círculo alter jet set de la segunda mitad del siglo XX. Entre sus amistades más cercanas se encontraban William Burroughs, quien utilizó la técnica de aleatoriedad literaria redescubierta por Brion conocida como “cut-ups”, el pintor Max Ernst, el siempre refinado David Bowie, Iggy Pop, Keith Hearing, y Paul Bowles, entre muchos otros.

Algún momento de principios de la mítica década de los sesentas, vio nacer a la hija prodiga de Brion: la maquina de los sueños. Este artefacto fotomelódico pasaría a convertirse en la aportación más preciada del polifacético creador. Frente al estímulo que nos convida, el cerebro responderá con multicromáticos paradigmas mentales que favorecen la concepción de nuevos planos de realidad (arte+ciencia/luz = desarrollo espiritual).

“Los sujetos reportan luces destellantes con inusual brillo y color. Elaboradas construcciones geométricas increíblemente intrigantes que se forman a partir de un mosaico multidimensional, y transmutan en bolas de fuego, como los mandalas del misticismo oriental, o se definen momentariamente en imágenes individuales y escenas poderosamente dramáticas como brillantes y coloridos sueños” reportó alguna vez William Burroughs sobre la experiencia .

Básicamente la Maquina de los Sueños consiste en un cilindro, que rodea un foco, con cortes que permiten un paso intermitente de la luz a través de ellos en sincronía con un movimiento giratorio. Montado sobre una base que gira a una velocidad de 60 rpm, el sujeto debe colocarse a unos 30 centímetros de distancia del cilindro con los ojos cerrados. Tras unos segundos o quizá un par de minutos, el cerebro en cuestión se sintonizará a una frecuencia de entre 8 y 16 Hz, con lo cual accederá a una plácida frecuencia de ondas alpha. Además del potencial psiconaútico de esta herramienta, resulta increíble que se puede desarrollar caseramente.

A continuación la crónica de un neuroexplorador amateur que se propuso construir una Máquina de los Sueños, como tributo a Gysin y a la expansión de su propia conciencia:

“Alguna vez me propuse construir mi máquina de los sueños. Una atmósfera involuntariamente ritual inundó el cuarto que serviría de taller galáctico. Y me enfrente a mi, me encontré envuelto en un sincero diálogo con mi propia dislexia. Vino el acto de cortar una cartulina, recortando huecos de acuerdo al patrón matemático que el instructivo me requería, los mismo huecos que terminarían por transformarse en compuertas fotónicas. A través de ellas la luz se liberaría, impactándome en el rostro, permeando mis ojos, coqueteando con mis neuroconexiones hasta detonar el esperado ritmo en las frecuencias cerebrales que me daría acceso a la dimensión alpha. Por momentos, tras varios cortes equivocados, el obstáculo pareció infranqueable, sin embargo, asumo que la nobleza de la empresa pudo más que la dislexia y eventualmente emergió, como pavorreal blanco o divina quimera, una máquina de los sueños hecha en casa.”

Hoy, a medio siglo del nacimiento de la primer maquina de los sueños, este objeto se ha convertido en una verdadera herramienta de culto para psiconautas, artistas experimentales, y amantes de la luz como detonador para experiencias que van más allá de la conciencia cotidiana. Sin embargo, la exposición “Dream Machine” New Museum of Contemporary Art de Nueva York, busca difundir la obra de Gysin más allá de este mítico artefacto giratorio, inductor de trances cinéticos, y del que por cierto se exhibe el diseño original. La retrospectiva nos muestra más de 300 pinturas, collages, y microcortometrajes, que hicieron de Brion Gysin, uno de los más lúcidos y discretos artistas de la corriente underground.

Laura Hoptman, curadora en jefe de este museo neoyorquino y organizadora de la exposición, nos dice “desde mi perspectiva Brion Gysin emergerá finalmente a través de esta retrospectiva, en plenitud, como el artista que realmente fue. Pero esta es sólo una visión sobre él. Y quizá algún día todos los músicos con los que convivió, las chicas con las que se acostó, y la gente que ha trabajado profundamente influida por él, terminarán por compartirnos se propio punto de vista”. Y ya en plano más íntimo Hoptman nos confiesa: “Su manera de trabajar ciertamente me habla. Atravieso fases en las que estoy escribiendo, construyendo, y luego tratándo de encontrar a alguien con un gato persa entrenado. Posteriormente, sin darme cuenta, me veo a mi misma sumergida en una cámara de privación sensorial buscando detonar una experiencia psicodélica”.

Considerado por Burroughs como “el único hombre al que realmente he respetado”, impulsado por un espíritu creativo y su afán por transgredir sistemáticamente los márgenes establecidos por la percepción cultural, Brion desarrolló una faceta alterna a la del artista alternativo y neuroexplorador: la magia. Fue a finales de la década de los 50´s cuando, en compañía de su entrañable amigo Burrougs, Brion dedicó buena parte de su tiempo a la exploración lúdica y mística con bolas de cristal, espejos, y otros recursos del ocultismo occidental, en busca del poder de la desmaterialización, algo que aparentemente consiguió a pesar de que algunos lo desacreditan por la enorme cantidad de narcóticos que solía tener, dispersados, a su alrededor. “Si quieres desaparecer… date una vuelta y te daré lecciones privadas” les decía a sus amigos. “Brion desaparecía justo enfrente de mis ojos durante periodos de entre 15 y 20 minutos” afirma Roge Knoebber, otro de los amigos de Gysin.

Nacido el 19 de julio de 1916 al sur de Inglaterra, en Buckinghamsire, y muerto setenta años después en Paris, el genial Brion encarna el más refinado linaje de los hombres que han cuestionado, con modales exquisitos, las fronteras de la determinante convención social, aquella que conocemos como realidad. Entre los bordes con brillo plateado, que separan, y unen, las disciplinas de la psiconaútica, el arte, la magia, el ocultismo, y la exploración genuina como filosofía de vida, ahí se encuentra sentado, en un trono piramidal, el espíritu del famosamente desconocido Gysin, underground maverick que nos recuerda que esto que escribo, y que tú probablemente estarás leyendo, es una simple y coqueta proyección que nos une en sincronía.

Feliz cumpleaños Brion Gysin.

Blog del autor: bitter but blue butter