*

X

Pijama Surf Recomienda: Massive Attack, Heligoland

Arte

Por: pijamasurf - 01/22/2010

Después de escuchar promesas del nuevo lanzamiento de Massive Attack, finalmente los maestros del trip-hop entregan su quinto material, 7 años después de su último album: ¿Habrá valido la pena tanta espera?
massive_attack

Después de escuchar en diferentes medios promesas y promesas del lanzamiento del nuevo disco de Massive Attack, finalmente los maestros del trip-hop entregan su quinto material, 7 años después de su último album “100th Window”. Una vez más Grand Marshall (Daddy G) y Robert Del Naja (3-D) demuestran ser los amos del slow burn con “Heligoland” (que originalmente se llamaba Weather Undergrond).

¿Habrá valido la pena tanta espera?

Muchos aseguran que si. Heligoland, precedido por un EP llamado Splitting the Atom, aumenta la autoría de la banda con las ya conocidas texturas orgánicas y su propio sonido denominado creepy trip-hop. . Naturalmente encontramos diferentes cameos que impregnan a cada track con sus diferentes estilos, tales como Martina Topley Bird, la legendaria Mazzy Star, Hope Sandoval y hasta el queridísmo héroe ingles Damon Albarn.

MA_Heligoland_LoRes_DRK

El lanzamiento esta programado para el 8 de Febrero 2010 y tenemos la suerte de ser de los primeros países que sean espectadores del tour.

Massive Attack se presentará en México el 20 de Febrero en el Auditorio Telmex de Guadalajara y el 22 de Febrero en el Auditorio Nacional del D.F. sin duda es un show que no nos perderemos.

Aquí les dejamos el track list Holigoland y el video de su último single: Paradise Circus.

-Pray For Rain - featuring Tunde Adebimpe -Babel – featuring Martina Topley-Bird -Splitting The Atom – featuring Horace Andy and Damon Albarn -Girl I Love You – featuring Horace Andy -Psyche – featuring Martina Topley-Bird -Flat Of The Blade – featuring Guy Garvey and Damon Albarn -Paradise Circus – featuring Hope Sandoval -Rush Minute -Saturday Come Slow – featuring Damon Albarn and Adrian Utley -Atlas Air – featuring Robert del Naja

Autor: Benjamin Malik Reyes / Colaborador PS

http://twitter.com/Benmalik

Otras notas del autor:

New Trend: Bunny Ears, no es broma

Socialitismo Dark: La muerte de Casey Johnson

2C-B: droga de diseño conquista al mainstream

Te podría interesar:
Acupuntura del azar; primera capítulo de Las Balas Perdidas, por Alonso Vera Cantú: literatura para una profana cotidianeidad

photo

“Me da miedo que cuando muera Dios me juzgue por todo lo que hice, pero sobre todo por lo que dejé de hacer por miedo.”

- Maluk Bendera (1789-1864)

…digamos que nunca vislumbré un lugar así, y mucho menos encontrarlo, como tampoco imaginé masturbarme frotando mi cuerpo con aquella enorme roca húmeda, tan llena de vida, en medio de aquel desolado paraje. Le hacía el amor a la Tierra toda. A las cactáceas gigantes de inmutable artificio. A las arenas coloradas con viejos recuerdos. A una colonia de hormigas. Y el resto de la creación presenciaba incrédula el acto. Esa mezcla de profana excitación y pasión descontrolada que me incitó a copular, mientras los otros del grupo me imaginaban orinando, es lo que me obliga también a escribir éstas líneas…

…aguardaban río abajo, levantando el campamento para proseguir con nuestra hipotética travesía. Lo cierto es que yo, a diferencia de ellos, había perdido el interés en llegar. Dejé de creer en los viajes culminantes, tanto como en las relaciones precoces, cuyo objetivo es el supuesto punto de máxima atracción, y del cual se viene de vuelta una vez alcanzado. Para mí no hay vuelta atrás, y la búsqueda del pueblo de las balas perdidas se convirtió en una excusa para dormir cobijado por las estrellas y hacer el amor con el despunte del alba, para después sacudirme el rocío del miembro, bostezar satisfecho y reintegrarme a nuestra exótica decisión de caminar sin rumbo, guiados tan solo por un supuesto que se había convertido ya en una obsesión. Apurado por sus gritos de partida me levanté con el pene ya flácido y enrojecido, y observé como la suave corriente del río esparcía el fruto, dibujando espirales. Para mí eran esos momentos en los que ocurrían las cosas que tenían que ocurrir, y también las otras….

…dicen que la naturaleza no es amable y trata a todas las cosas imparcialmente. Yo no lo creo. Estoy seguro de que a mí me favorece, y me abre sus piernas cada vez que me le entrego con asombro. Ésta fascinación por lo sencillo es la que la excita y humedece su sexo. Besé la roca y corrí rumbo al grupo sin sonrojarme. Ya no me avergonzaban mis actos, a pesar de saber lo que pensaban mirándome tan ajenos. Ahora definiremos la ruta del día, río arriba, como siempre, y repartiremos la carga y apagaremos con meados las brasas de la fogata. “Continuaremos río arriba”, dijo Marcus, quien había tomado el papel de líder tras mi aparente locura. “Lo seguiremos hasta encontrar su nacimiento”. Tal vez encontraríamos más bosques lluviosos como los que habíamos atravesado la semana pasada, o más cuencas repletas de cadáveres de animales y niños putrefactos entre peces insaciables…

“No me chingues, sigue leyendo, ese wey estaba loco”. “Sí” -dijo Juan. Apagó su cigarro con un certero escupitajo y aventó la colilla a la boca de Diego, un truco que su padre le había enseñado cuando niño. “Y está fechado exactamente hace un año”. “¿Cómo ronca ese cabrón, no?” - dijo Mauro. El trío se refugiaba de la lluvia en una choza. La luz de las velas embarraba los patrones de sus hamacas en la pared y en la ventana, mal parchada con vidrios rotos y recortes de papel periódico. Afuera el mar enfurecido, mientras el humo danzaba sereno con las telarañas ya secas y las goteras que se hacían camino entre la paja del techo. La humedad acrecentaba el cóctel de olores, otorgándole al espacio un ambiente, digamos, etéreo. “¿Y tienes alguna puta idea de dónde será ese pedo Juan?” “No”, respondió.

* Espera próximamente la segunda entrega de Las Balas perdidas...