*

X

'Dharma blogger' vive en cueva sin utilizar dinero desde hace 8 años

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/13/2009

Daniel Suelo se dio cuenta de que el dinero era la causa de su depresión clínica y desde hace más de 8 años decidió abandonar su "ilusión". Ahora vive en una cueva en Utah sin un centavo, en armonía con la naturaleza, visitando ocasionalmente la civilización para bloggear y contarle al mundo de la posible abundancia que nos aguarda.

daniel suelo-blogger

Desde el año 2000 Daniel Suelo no ha tenido un centavo en su bolsa o en una cuenta de banco (salvo durante un mes en el 2001). Esta situación, que a la mayoría de las personas del planeta les provocaría una enorme inestabilidad y los sumiría en una profunda depresión, tiene a Suelo contento, con los ánimos por los cielos y fue justamente lo que le permitió sanar una depresión clínica.

Suelo, de 48 años, bloggea desde una biblioteca pública, vive en una cueva en el desierto en Moab, Utah, come hierbas y raíces silvestres, desechos comestibles que encuentra en los basureros y alguno que otro alimento que le regalan generosamente en su camino. Pero no acepta ninguna dádiva del gobierno, sea ésta monetaria o en especie. Es lo más cercano a un Vagabundo del Dharma en la Era Digital.

Este blogger feral sostiene que el dinero es la más grande ilusión de nuestros tiempos, que nos aleja de nosotros mismos para participar en una convención irreal. El dinero es crédito, dice, credo, una creencia, una religión. Y aunque esto suena bastante radical, no es totalmente absurdo. Suelo es bastante lúcido, y aunque recientemente se ha convertido en una celebridad de la blogósfera, su vida y su discurso son bastante genuinos, bastante más genuinos que la mayoría de nuestras vidas y discursos.

Sin formar parte de un culto o tener una visión fundamentalista, la vida de Daniel Suelo, inevitablemente posmoderna, se apoya en un sincretismo de valores cristianos, budismo zen y misticismo nativo americano, todos regidos por un principio de vivir en armonía con la naturaleza. Sin embargo, no se considera miembro de ninguna religión, dice que a veces duda de la existencia de Dios y que definirse de alguna forma es negar la posibilidad de ser todos los otros, "incluyendo Gandhi y Hitler, Dios y Satán".

En realidad, tú y yo y todos los demás ya vivimos sin dinero, sin Conciencia de Crédito y Deuda, cuando nacimos. Nuestro verdadero ser ya vivió sin dinero. El resto es una vana ilusión. Este estilo de vida es la naturaleza y el deseo de los niños. Todos los niños o jóvenes con los que he hablado, todavía no programados, piensan que es cool. Todas las criaturas en el universo, fuera de los muros de la civilización comercial, viven sin dinero. Por eso la naturaleza, fuera de las constricciones de la civilización, está en balance. Sin embargo, ninguna nación en la tierra, con todos sus doctores en economía, puede balancear el presupuesto.

Suelo inició su odisea hacia la desmonetarización cuando se dio cuenta de que la única forma para superar su depresión era dejar ir sus pensamientos. Pero luego de este primer paso advirtió que sus cosas también eran sus pensamientos: "Mientras dejaba ir pensamientos inútiles, dejaba ir posesiones inútiles. Y mientras dejaba ir posesiones inútiles me daba cuenta de que cada vez necesitaba menos cosas".

Suelo viajó a Alaska repitiendo este mantra: "Perdona nuestras deudas, como nosotros perdonamos a nuestros deudores". Y en medio de la comunión con la naturaleza —auroras boreales, lobos y el paso del tiempo en el agua— notó que no existe línea divisoria entre la deuda física y la deuda espiritual, que las deudas mentales están ligadas a las deudas físicas, que a su vez están ligadas a las enfermedades físicas. Suelo descubrió lo que descubriera dos siglos antes el poeta inglés William Blake:

«Man has no Body distinct from his Soul; for that called Body is a portion of Soul discerned by the five Senses» ["El cuerpo del hombre no es distinto de su alma: eso que llamamos cuerpo es una porción del alma que distinguen los cinco sentidos"].

Al regresar a Utah haciendo autostop, notó que no había gastado los 25 dólares que tenía y que tal vez ya no necesitaría gastarlos. Su transformación acabó llevándolo a la India, donde siguió la vida de los sadhus, quienes le hicieron ver que su verdadera prueba era vivir como un sadhu en Estados Unidos, el país más materialista e idólatra del dinero. A su regreso a EE.UU., Daniel Suelo abandonó el dinero, ese nuevo Moloch, que lleva en su máximo representante la leyenda deificante "In God We Trust".

Aunque para algunos la renuncia de Daniel Suelo al dinero podría ser una renuncia (y una ilusión en sí misma) a la evolución cultural del mundo, a la transformación de la naturaleza y a la sofisticación del hombre que no es sólo un ser natural, sino un ser cultural, el hecho de que mantenga su vínculo con la tecnología y la interacción humana y celebre su generosidad con un discurso bastante coherente, nos hace reflexionar sobre la verdadera naturaleza del dinero, sobre si éste no funciona como un férreo mecanismo de control para diferenciar a las masas de la élite y para drenar el poder personal del individuo a un ídolo de papel o a una abstracción digital. También, como alguna vez digo Bob Marley, nos hace reflexionar sobre cómo el dinero directa o indirectamente es la fuente de la mayoría de nuestros malestares.

No veo al dinero como malo o bueno. ¿Cómo puede ser una ilusión mala o buena? Tampoco veo a la heroína o al crystal meth como malos o buenos. ¿Qué es más adictivo? ¿El dinero o el crystal meth? El apego a una ilusión te hace ilusorio, te hace irreal. El apego a una ilusión se llama idolatría, se llama adicción. El dinero es una de esas cosas intrigantes que parece real y funcional porque dos o más personas creen que es real y funcional.

Más allá de juicios y adicciones, de credos y realidades, la vida de Daniel Suelo es refrescante, sobre todo porque nos recuerda que el campo de lo posible es mucho más amplio de lo que normalmente experimentamos en la realidad unívoca del paradigma de la sociedad occidental. Para muchos es tan difícil imaginar un mundo sin dinero, y sin embargo ¡es tan posible, tan natural!

Daniel Suelo bloggea sobre sus excursiones naturalistas en Zero Currency, una especie de diario zen meets Ralph Waldo Emerson y Henry Wadsworth Longfellow in the age of big macs in the cracks of tin cans. En su sitio Living Without Money, expone su historia y su versión alternabundante de un mundo sin dinero.

Y ahora sólo queda decirle a Wall Street, a la mafia de Goldman Sachs y a los Bilderberg que un mundo sin dinero suena bien. A lo que seguramente todos ellos contestarían que eso sí es una ilusión.

 

Bob Marley: Cold ground was my bed last night/And rock was my pillow too

Heidmarie Shwermer también vive sin dinero

Sungazing: viviendo sólo de sol

What money is & what money is not

Te podría interesar:
Llama a tus amigos con la mente; la nueva era de interfaz entre el cerebro y la tecnología abre la puerta a una serie de posibilidades entre las que están envíar "pensamientos" por mensajes, percibir el ambiente de un lugar a través de las ondas cerebrales o hasta hackear cerebros.

Le quieres hablar a alguien y no quieres dejar de rascarte, sólo ve su foto en la pantalla y piensa en ella y tu iPhone hará el resto. Esto es lo que ofrece la nueva aplicación NeuroPhone desarrollada por la Universidad de Dartmouth.

Los usarios de esta aplicación deben de tener un auricular inalámbrico Emotiv, que sirve de lector electroencefalográfico (EEG) y que obtuvo el premio Red Dot a mejor diseño. La aplicación controlada por la mente muestra fotos de los contactos y cuando el usario ve la foto del contacto al que quiere llamar sólo piensa en él o guiñe el ojo (como en la serie de TV "Bewitched") y una señal específica de actividad cerebral detona el sistema y automáticamente el iPhone le marca a esa persona.

Por ahora el aparato de EEG es un poco invasivo y caro; se espera que pronto sean similares a los Blue Tooth y logren mayor penetración en el mercado. Y aunque quizá por el momento no es tan útil para personas que no sean discapacitadas, sus creadores imaginan una serie de aplicaciones bastante interesantes.

A diferencia de la activación por voz o registro ocular, la neurotelefonía permite el uso silencioso del teléfono así como la posibilidad de transmitir estados emocionales a otro usarios (ondas cerebrales que podrían ser reproducidas al incluir en los aparatos estimulación transcreaneal).

En un ejemplo de los dearrolladores, una maestra de idiomas está interesada en saber exactamente cuantos estudiantes -todos con sus EEGs auriculares- realmente entendieron su última pregunta. Sólo consulta su teléfono y recibe estadísticas en tiempo real, algo estilo The Wall-1984.

En otro ejemplo una persona entra a un bar y recibe la "vibra" general del lugar con sólo ponerse su aparato, puede ahorrase una buena cantidad de dinero en bebidas y regresarse a su casa si no encuentra la electricidad adecuada para "prender" la noche.

Nosotros imaginamos otra aplicación, entre parejas que quieren "sintonizarse" a los sentimientos del otro o durante una relación sexual que busca la fusión de un elctrorgasmo, se pueden utilizar aparatos de este tipo, incluso en el mercado existen estimuladores transcraneales, la llamada "máquina de dios" o simplemente una máquina de fotoestimulación, con la cual hemos experimentado con excelentes resultados, empalmando la luz y el sonido con las ondas alpha y theta del cerebro y los movimientos riítmicos del cuerpo: tecnotantra.

Esta tecnología presenta, al mismo tiempo, un incipiente peligro, sacado del mejor sci-fi, la posibilidad de hackear cerebros. Un artículo en la revista transhumanista H+ Magazine dice "si las señales de las ondas cerebrales pueden ser tomadas del aire para obtener el estado de ánimo del espacio , entonces las ondas cerebrales pueden ser hackeadas". (Una frase que recuerda a Terence Mckenna "si el mundo está hecho de código, entonces puede ser hackeado").

De la misma forma que los hackers de hoy pueden "oler" paquetes de información que pasan entre computadoras en el Internet, los hackers del futuro podrán "oler" paquetes de ondas cerebrales en el aire para reconstruir los pensamientos.

Vía H Plus Magazine

La nueva frontera de los hackers: tu cerebro Tecnología para leer la mente Nootrópicos: hackeando el cerebro con sintéticos