*

X

Keitai shosetsu: la novela celular que revoluciona la literatura en Japón

Arte

Por: admin - 05/19/2009

La también llamada novela de pulgares (thumb novel) es una muestra de la innovación tecnológica en la renovación del entretenimiento: inmediatez, economía y frescura; romance pop interactivo en el que los lectores eligen el destino
cell_phone_in_bath

La ficción celular es la nueva forma literaria entre la juventud japonesa. La también llamada novela de pulgares (thumb novel) se caracteriza por su temática romántica, su enfoque en temas de la adolescencia (especialmente atractivos para la mujeres) y su brevedad. La mayoría de ellas están escritas por jóvenes, entre los 18 y los 27, con poca o nula cultura libresca. Más bien, los autores han sido alimentados por comics, manga y cultura digital, por lo que el lenguaje responde a estas fuentes, en su inmediatez, economía y frescura.

La novela móvil es una muestra más de lo que representa Japón en la innovación tecnológica y en la renovación del entretenimiento: keitai shosetsu es el primer medio narrativo, de la era del mnsje de txto .Hoy, los japoneses usan más los celulares que las PC para comprar, vender, navegar, conversar, ver videos y desde hace no muchos años, para hacer y leer literatura. Como sabemos, los mensajes de SMS no admiten más de 140 caracteres, lo que obliga a estas novelas a ser precisas, sintéticas y contundentes. Esto no quiere decir que sean muy sofisticadas, ya que los jóvenes autores no tienen grandes preocupaciones estilísticas. Más bien, su interés está en contar y reflejar lo cotidiano: amor, amistad, decepción, marginación. Además, no muestran nada de ambientación, nada de desarrollo del personaje, nada de escenarios, sólo un hilo de conversación tenso, cargado de contracciones lingüísticas, términos nuevos y emoticones. Algo seco sin duda, pero que nos acerca más a lo la inmediatez, a lo real.

Otra de las características importantes de este tipo de novelas es que reciben una cantidad amplia de feedback a partir del mismo celular. Es decir, los lectores (cientos de miles en los casos de mayor éxito) envían comentarios al autor (siempre anónimo, representado por un avatar) lo que le otorga una renovada vitalidad el texto. No sólo pueden opinar, sino que pueden llegar a cambiar el curso de la historia, tal y como en aquellas novelas juveniles de “elige tu destino.”japanese_cell_phone_novelist-300x2851

Este entretenimiento on the go, algo análogo a la comida rápida, pero que en este caso responde a la necesidad ontológica del hombre de oir o leer historias, para romper el flujo temporal y cotidiano, tiene su origen en el año 2000. La novela “Deep Love” de Yoshi es el primer antecedente, y no fue creado por una joven atormentada de los suburbios de Tokio. Yoshi era un tutor en una escuela que pudo observa la naciente relación entre las mujeres y sus celulares. Esto lo llevo a crear una novela en línea que hablaba de prostitución infantil, (algo conocido en Japón como enjo kosai, donde las niñas se prostituyen con hombres mayores por dinero o ropa de diseñadores), drogas y SIDA. “Deep Love” eventualmente, se convirtió en serie de televisión, manga, película y, finalmente, una serie de libros que vendieron 2.7 millones de copias.

Desde este momento, el sitio Maho-i-Land se convirtió en el nodo principal para autores y consumidores de esta emergente forma literaria. Desde los inicios de la década, el sitio funciona como marmita para la creación digital, donde se ofrecen templates, consejos y foros y donde se almacenan más de nueve millones de novelas celulares, listas para descargar. Sin embargo, será el 2007 cuando la burbuja de la novela móvil reviente, ya que fue el año en que los editores de libros impresos decidieron imprimir novelas surgidas en celulares. En este año, la mitad de los libros incluidos en el top ten de ventas de las librerías japonesas habían sido creadas, originalmente, como novelas de pulgar. Se podría pensar que el fenómeno pudo haber sido contraproducente para la industria editorial japonesa. Sin embargo, la industria japonesa lleva más de diez años en picada, así que los editores (incluyendo a los más tradicionalistas), más que desdeñar el fenómeno, lo han acaparado como un salvavidas para la industria.

Una de las cosas que resultan más interesantes de este cambio de formato, es la síntesis. Al igual que en Twitter, los novelistas de pulgares no exceden los 140 caracteres en cada emisión. Estamos ante algo como la novela de cordel o de folletín, del milenio pasado, sólo que con un máximo de depuración. Además, para hoy, se han creado diferentes portales para emular el fenómeno en occidente (Quillpill) además de que en Twitter ya es posible encontrar cuantiosos ejemplos que siguen, si no la portabilidad, si la síntesis de las novelas de pulgares japonesas.

Aunque no hay preocupaciones estilísticas por parte de estos creadores, vale la pena decir que en el caso japonés están rompiendo con la tradición ya que han pasado de la escritura vertical a horizontal, ya que los procesadores de texto en los celulares no responden a la escritura tradicional. De igual forma, existe una conciencia del espacio entre caracteres o frases, algo que en la literatura canónica, se descubrió tarde (el siglo XIX, con la poesía simbolista, donde el espacio se vuelve semántico). En shosetsu, por ejemplo, la saturación de palabras y los pocos espacios dan a entender al lector una conversación violenta; un pasaje donde el espacio en la pantalla es amplio, da a entender una conversación quieta.

Valdrá la pena seguir de cerca el crecimiento mundial del fenómeno , si bien Japón representa, aun hoy día, el exotismo y la caldera de la vanguardia, es muy posible que seguiremos esos patrones de consumo narrativo, tal y como hemos convertido en fetiches los aparatos electrónicos. Será interesante ver si los 140 caracteres se convierten en lo que los alejandrinos son al soneto, o lo que el conteo silábico es al haikú: la métrica, el ritmo literario de nuestros tiempos.

Amplio artículo con entrevistas a autores aquí. Quillpill aquí. Artículo sobre un autor occidental que busca penetrar el mercado aquí. Más aquí.
Te podría interesar:

Encuentro cercano con Abbie Hoffman

Arte

Por: pijamasurf - 05/19/2009

Julio Riquelme escribe sobre el día en que conoció a Abbie Hoffman en NY, el fundador de los yippies, fugitivo de la ley y máximo activista en contra de la Guerra de Vietnam; como en un viaje de LSD circular,el pasado sigue ocurriendo...
1_abbie_hoffman En este momento que me propongo iniciar esta pequeña colaboración para la página de PIJAMA SURF, me viene a la mente el inicio del poema The Four Quartets de T.S. Eliot que dice: Time present and time past (El Tiempo presente y el tiempo pasado) Are both perhaps present in time future, (Están quizá ambos presentes en el tiempo futuro) And time future contained in time past. ( Y el tiempo futuro contenido en el tiempo pasado)

Y ahora que recuerdo el primer día que me encontré frente a Abbie Hoffman, lo recuerdo como un sueño, como diría Calderón de la Barca, en el que se entremezclan todos los tiempos, y que da como resultado éste presente en el que me encuentro, presente que es tan solo el futuro contenido en ese pasado . Es por esto que voy a narrar esta pequeña contribución en presente, como si estuviera sucediendo ahora, ya que de alguna manera en el espacio-tiempo de entonces está sucediendo ahora.

Hace calor, mucho calor en la ciudad de Nueva York, estoy en el verano de 1970, el mes de julio y voy saliendo por la puerta giratoria de un edificio de la Universidad de Nueva York, o NYU. Veo por los vidrios de la puerta que giran, a un cuate de pelo negro rizado y abundante que está cargando una caja de madera como las que se utilizan para almacenar fruta y pone la caja sobre la banqueta , se voltea y luego sin más se sube en ella. Yo salgo por la puerta que gira, lo veo, y al verlo de frente lo identifico y pienso hablando conmigo: "Ah mira es Abbie Hoffman...acaba de salir de la cárcel en febrero y sigue armando desmadre". Me detengo frente a él, que se me queda viendo y me dice: "Hi man" y sin más audiencia que yo empieza a hablar. Y yo con libros y cuadernos en mano lo empiezo a escuchar. Su discurso es en contra de la guerra de Vietnam, es un discurso lúcido, emocional, con humor, sarcasmo y drama, un discurso de Abbie Hoffman. Mientras habla percibo la presencia de otros detrás y cuando por fin volteo, me doy cuenta para mi sorpresa, que no hay cinco ni diez personas reunidas ahí, hay cincuenta o más. De pronto como buscando un buen lugar aparece con una gran sonrisa coqueta Heather, mi amiga de la clase de Lógica, y junto con su novio se hacen un lugar a mi lado. Heather me encanta, su cara bonita, su pelo largo y rubio, sus ojos verdes abiertos y asombrados tipo Picasso, sus jeans pegados a sus piernas y sus senos parados bajo su blusa Hindú casi transparente la hacen verse buenísima, y es una tentación terrible de la cual me olvido siguiendo el discurso de Abbie. Y mientras esto me sucede, alguien entre los ahí reunidos, que cada vez son más, prende un toque de mota que todos huelen.

Abbie siguiendo su discurso habla del Pig Nation que está a favor de la Guerra de Vietnam, y del Woodstock Nation que está en contra de esa " FUCKING WAR" como él la llama y luego grita: "ONE TWO THREE FOUR WE DON'T WANT YOUR FUCKING WAR" y todo mundo y yo también lo repetimos varias veces, y nos emocionamos y sentimos con verdadera pasión cada una de esas palabras. De pronto al final de la calle, a unos cuarenta metros de donde nos encontramos los casi ya ciento y tantas personas, se aparecen unos treinta policías montados, y yo miró a Abbie con diciéndole con los ojos "mira atrás lo que llegó" y él voltea y se ríe y grita : "Ohhh... the Pigs are working" y todos se ríen y él volteando hacia los PIGS les muestra el dedo no muy cordial y luego saca de una bolsa de los jeans su bandera gringa hecha pañuelo, y se suena y se la pasa por debajo de los huevos, y todos gritan y él vuelve a gritar: "ONE TWO THREE FOUR WE DON'T WANT YOUR FUCKING WAR" y todos lo repetimos y después grita mirando a los PIGS: "THE WHOLE WORLD IS WATCHING" (Todo el Mundo nos está Viendo),y todos gritamos lo mismo como si en verdad fuera una advertencia a los Pigs . Mientras tanto, estoy pensando que si los PIGS se nos vienen encima nos van a romper la madre, pero Abbie , con su increíble valentía y arrojo no se inmuta y eso me calma y me hace pensar que por lo menos si se nos echan encima, no será como la matanza de Tlatelolco en el México de 1968.

Y Abbie sigue hablando y ahora habla sobre la necesidad de diferenciar entre los intereses del gobierno y las necesidades e intereses del pueblo de los Estados Unidos, que son totalmente distintas y su discurso sigue lúcido, sarcástico en contra de "Trickie Dickie" como le llamaba a Nixon , y se torna también dramático cuando da las cifras de cuantas personas, entre soldados y civiles murieron el día anterior en la guerra. Y después subraya de nuevo que los intereses del gobierno de los Estados Unidos representan tan solo los intereses de las grandes compañías del complejo militar-industrial estadounidense, que son las que se benefician por la guerra de Vietnam y por sus muertos. Y luego, dándonos una muestra de su faceta anarquista, pone en duda el concepto mismo de la autoridad y pregunta: ¿Qué pasaría si el gobierno llamara a la guerra y los soldados no acudieran al llamado del gobierno? ¿Qué pasaría si los obreros no fueran a trabajar a las fábricas? ¿Qué pasaría si los estudiantes tan solo estudiaran sin desear un título y sin desear ingresar al sistema?, ¿Qué pasaría si los empleados no fueran a trabajar a las compañías? ¿Qué pasaría? Y responde que si eso sucediera serían todos mejores y más honestos con sus sentimientos y por lo tanto con ellos y así nadie ayudaría a este sistema que se perpetua en contra de nosotros mismos y que mata, explota y destruye y entonces la historia cambiaría y el sistema se caería y tendríamos una revolución que transformaría al mundo, "A REVOLUTION FOR THE HELL OF IT" grita, (lo que traducido significa más o menos UNA REVOLUCIÓN POR EL MERO GUSTO DE HACERLA) y yo y muchos otros gritan y aplauden aprobando sus palabras. Después de unos minutos más de discurso, con los PIGS montados cada vez más ansiosos y listos para echársenos encima y disolver lo que ya es una manifestación espontánea en contra de la Guerra de Vietnam, y que obviamente llamó desde hace unos minutos la atención de las autoridades de NYU, Abbie termina su discurso, le muestra otra vez el dedo no muy cordial a los PIGS y luego con un final extraordinario y brillante grita varias veces: FUCK THE SYSTEM....FUCK THE SYSTEM y todos emocionados gritamos junto con él. Luego se baja de la caja de madera donde estaba parado y desafiante la lanza hacia el medio de la calle rumbo a los PIGS montados. Después de esto, Abbie se dirige hacia donde estoy parado con Heather y su novio, e impactado por la belleza de Heather la mira un instante y luego sonríe conmigo para después apuntándome con el pulgar me dice: "See you man" y yo le contesto "See you ".

Así termina todo aquello y cada quien empieza a tomar su camino. Volteo una vez más a ver a los PIGS subidos en sus caballos, lo que me recuerda a Animal Farm y a George Orwell que peleó contra los fascistas de Franco en la Guerra Civil Española, y donde casi lo matan. Y mientras camino, con libros y cuadernos en mano, pienso en que mi encuentro cercano con Abbie Hoffman fue un hecho fortuito, un producto del azar, ya que si me hubiera quedado un poco más tiempo platicando con Heather después de clase, y su novio no hubiera aparecido antes de lo esperado, yo no hubiera tenido ese lugar privilegiado frente a Abbie Hoffman. Y así, pensando en todo esto y en mi encuentro con el fundador de los Yippies, activista en pro de los Derechos Civiles , y el líder principal en contra de la Guerra de Vietnam, me voy caminando rumbo a Washington Square que está tan solo a unos pasos de NYU, y donde me esperan visiones de dealers de mota y ácidos, panfleteros de toda clase de asuntos, mujeres muy liberales que pasean en escasa ropa, vendedores de hot dogs, vagabundos y todo lo demás que ahí se reúne, y entonces pienso que a pesar de los PIGS y de la represión que existe y de la que Abbie Hoffman y muchos otros han sido víctimas, la ciudad de Nueva York, al igual que el Paris de Hemingway de los años veintes, es también una fiesta, una verdadera fiesta, pero con una GUERRA.

Bueno, "ai nos vidrios" como decimos los mexicanos ( hasta mi próxima contribución sobre Abbie) pero sépase que los dejo, a pesar de mis 62 años, sintiéndome como decía Bob Dylan: "mucho más joven de lo que era".

Para los que quieran reclamar algo, que siempre los hay, y para todos los inconformes con esta pinche civilización dejo también ésta mi nueva y cibernética identidad : julio. riquelme@ hotmail . com.

Y ahora sí, para finalizar y en estos tiempos de crisis económica, desempleo masivo, dinero deificado ya sea sucio o limpio, guerras y guerritas, epidemias, cambio climático, extinción de especies, ficción mediática hecha realidad, ladrones corporativos, políticos corruptos siempre impunes, proliferación nuclear y fascismo democrático globalizado, voy a repetir las cada vez más pertinentes palabras de mi amigo ABBIE HOFFMAN :

FUCK THE SYSTEM

Julio Riquelme Capdevielle

Ciudad de México, Junio 2009.

PD: Agradezco el apoyo y colaboración de Johanna Lawrenson y Helen Hoffman para este artículo.

Más información:

Abbie Hoffman´s Spirit Is Alive The Abbie Hoffman Web Page