*

X

Esto sucede cuando se sincroniza "The Force Awakens" con "The Dark Side of the Moon" (VIDEO)

Por: pijamasurf - 04/15/2016

¿Una coincidencia o una sincronicidad auténtica? ¿Por qué a veces el azar se disfraza de hecho significativo y pleno de sentido?

Muchos sabemos que uno de los grandes momentos de la sincronización ocurrió cuando a alguien (un iluminado ahora anónimo) se le ocurrió correr el clásico del cine hollywoodense The Wizard of Oz (Victor Fleming, 1939) a la par de The Dark Side of the Moon, el legendario álbum de 1973 de Pink Floyd. Cuando el sonido de la película es sustituido por las pistas del disco, algo sucede, algo que es muy tentador adjetivar de mágico o al menos de misterioso, sin duda sorprendente: hay coincidencias entre filme y música que inexplicablemente parecen significativas.

Por ejemplo, cuando inicia la canción “Money”, con su característico sonido de caja registradora incluido, el filme pasa de las tonalidades sepia a color, lo cual además tiene relevancia histórica, pues The Wizard of Oz fue la primera película de la historia filmada en Technicolor, una tecnología que supuso una buena inversión monetaria. O, más adelante, la canción “Brain Damage” coincide con el momento en que el personaje del Espantapájaros canta la pieza “If I Only Had a Brain”. Los ejemplos pueden multiplicarse, pero quizá sería mejor que cada uno experimente por cuenta propia esta sincronización.

 

Curiosamente, “Dark Side of the Rainbow” (como se le conoce a esta combinación) no es el único ejemplo sincrónico que involucra a The Dark Side of the Moon, aunque sí es el más famoso. Hay quienes aseguran que con Watership Down (Martin Rosen, 1978; adaptación animada de la novela homónima de Richard Adams, de 1972) también ocurren cosas. Y, ahora, también con el más reciente episodio de la saga de Star Wars: The Force Awakens.

Hace unos días, el usuario de reddit “knnl” publicó un post en esta red social en donde asegura que el álbum de Pink Floyd tiene una “sincronización perfecta” con la susodicha cinta. Entre otros momentos destacados, asegura que la línea “I'm not afraid of dying/anytime will do!”, de “The Great Gig in the Sky”, suena al mismo tiempo que Poe despierta en la cámara de tortura de Kylo Ren, que la lucha entre Rey y Kylo coincide con las líneas “Black and blue/Who knows wich is wich and who is who?” de la misma pista o, quizá lo más asombroso, que en esta sincronozación el encuentro con Luke Skywalker tiene como fondo los versos “The lunatic is on the grass/remembering games, and daisy chains and laughs/got to keep the loonies on the path”, de “Brain Damage”.

Oficialmente, The Force Awakens no ha sido comercializada para su uso doméstico, sin embargo, hace poco se filtró un torrent para su descarga, de lo cual es muy posible que haya resultado esta breve muestra de la sincronía.

 

También en Pijama Surf: 

Sincronicidad: el significado de las coincidencias en un universo espejo

La sincronicidad y las conexiones secretas entre la mente y el mundo

De Suecia para el mundo: porno feminista enfocado en el placer de ellas

Por: pijamasurf - 04/15/2016

Colectivo sueco de mujeres reclama la pornografía como una arena de expresión para la sexualidad y el placer femenino con una perspectiva de género

Una de las críticas que frecuentemente se hacen a la pornografía es que deshumaniza a las mujeres al utilizarlas como objetos de consumo, llegando incluso a desarrollar tramas y discursos que alientan la violencia sexual. Sin embargo, ése es sólo un lado de la moneda, porque también hay quienes consideran que la pornografía podría ser utilizada como una arena de expresión para las mujeres y una herramienta que les permita reclamar su sexualidad. La realidad es que a pesar de las iniciativas que han intentado erradicar la pornografía, ésta es una industria sumamente rentable y la fascinación humana por los placeres sensuales es tan antigua como la humanidad misma. Un ejemplo de esto es el papiro de Turín, en el que desconocidos artistas egipcios plasmaron escenas de sexo explícito. 

Por lo tanto quizá la pregunta sea no cómo eliminar la pornografía sino cómo desarrollar una variedad de discursos, tramas y estéticas que no solamente se basen en la gratificación masculina o en la cosificación de las mujeres. En Suecia ha surgido un colectivo que bajo el nombre de New Level of Pornography explora narrativas eróticas desde una perspectiva femenina, al tiempo que entrega al mundo su propuesta de lo que creen que debería ser la pornografía. Un ejemplo de esto es el filme Fantasía femenina el cual, de acuerdo a Zara Kjellner, su creadora y la mujer detrás de New Level of Pornography, “es feminista porque la perspectiva yace en la mujer. La fantasía es de ella y capturamos su gozo”.

Sin embargo, el hecho de que el material sea dirigido o producido por mujeres no garantiza que se haya superado la tendencia a cosificar a las mujeres o manifestar agresión contra ellas, lo cual es una muestra de cuán arraigados están estos patrones en nuestra cultura. Un estudio comparó directores de ambos sexos y demostró que el trabajo de las directoras también incluía conductas agresivas contra las actrices, lo cual racionalizaban bajo el argumento de que “mientras todos estén en control de lo que hacen, aún puede considerarse feminista”. De acuerdo con Ninja Thyberg, directora de películas como Pleasure, que aborda la vida de una actriz de la industria para adultos desde su punto de vista, “No hay reglas sobre lo que la pornografía feminista debería ser. Pero se enfoca más en el placer femenino”.

Pese a todo, quedan muchas más preguntas que certezas en el aire: ¿Deberíamos asumir que las directoras necesariamente poseen la visión para realizar trabajos con perspectiva de género sólo porque son mujeres? ¿Cómo sería la pornografía si en lugar de explotar la sexualidad femenina fuese un espacio en el que los cuerpos fueran un lugar de encuentro con el otro en una carnalidad amorosa y consensuada? ¿Propuestas como las del porno feminista sueco podrían realmente cambiar algo en la cultura de esta industria y nuestra forma de relacionarnos con el sexo, o no son realmente significativas cuando se les compara con sus contrapartes más comerciales que forman la mayor parte de la industria? Es curioso pensar que aunque no reflexionemos sobre estas cuestiones cada que damos clic en un sitio de contenido pornográfico, son justamente nuestros hábitos los que crean el tráfico web necesario para hacer estos proyectos rentables. Finalmente, la suma de las decisiones de los internautas es una de las fuerzas que moldean los contenidos de la red.

En este enlace puedes ver los cortos Eat With MeSpectrophilia, ambos de Erika Lust.