*

X
Del sentido común a la sabiduría terrena y celeste en este top 10 cortesía del popular Papa Francisco

Stencil del papa

 

Compartimos aquí los pensamientos del Papa Francisco, quien en una entrevista con la publicación argentina Viva dispuso 10 tips para ser feliz, basados en su propia experiencia.

1. Vive y deja vivir

Tolerancia o "la ley de oro". Deja vivir a los demás como quisieras que te dejaran vivir. El derecho a la vida es la esencia de la existencia.

2. Sé generoso con los demás

Das lo que recibes. Como una ley kármica, en recibir está el dar. "Si uno se ‘retira’ hacia adentro de uno mismo y se estanca, se pudre, como el agua”, dijo el Papa. William Blake había dicho: "Aquel que desea pero no actúa engendra pestilencia".

3. Procede con calma

El Papa Francisco, quien solía dar clases de literatura en educación secundaria, utilizaba didácticamente la novela Don Segundo Sombra, de Ricardo Güiraldes, en donde el gaucho protagonista se sienta en el calor de la fogata, en el río, o en la pampa, a reflexionar en calma sobre su vida. No hay nada tan relajante y pacífico como contemplar un río --en una síntesis religiosa, podemos pensar en el Siddartha de Hesse, que encontró la iluminación observando un río.

4. El sentido de ocio saludable

El Papa dice que el “consumismo nos ha traído ansiedad”, e invita a los padres a darse tiempo de jugar con sus hijos y a apartarlos de la televisión cuando se sientan a comer.

5. Los domingos son días de asueto

Como todo católico, el Papa reserva el día de domingo para "descansar y estar con la familia”, dijo.

6. Encontrar formas innovadoras de crear trabajos dignos para los jóvenes

“Necesitamos ser creativos con los jóvenes. Si ellos no tienen oportunidades, caerán en las drogas”, lo cual los hará más susceptibles al suicidio, comentó.

7. Respeto y cuidado con la naturaleza

La degradación ambiental “es uno de los grandes retos que tenemos”, dijo. “Y pienso en una pregunta que nos hacemos a nosotros mismos: ¿No se está suicidando la humanidad con este indiscriminado y tiránico uso de la naturaleza?”.

8. Deja de ser negativo

“La necesidad de hablar mal de los demás es un indicador de baja autoestima", eso significa "que al sentirse negativo, en lugar de salir adelante necesito ningunear a los demás, y tirar de ellos", dijo el Papa; "es saludable desprenderse rápidamente de lo negativo”.

9. No hagas proselitismo, respeta las creencias de los demás

“Podemos inspirar a todos a través de la confesión de modo que uno crece junto con la comunicación”. "Lo peor de todo es el proselitismo religioso, que paraliza: ¿Hablo con usted con la finalidad de convencerlo, de persuadirlo?” No. Cada persona parte de su propia identidad. "La iglesia crece por atracción, no por proselitismo”, dijo el Papa.

10. Trabaja por la paz

“Estamos viviendo muchas guerras al mismo tiempo”, dijo, “el llamado por la paz debe ser gritado. La paz muchas veces da la impresión de estar callada, pero la paz es siempre proactiva y dinámica”.

Después de todo estas reglas (sin importar la religión), son un buen instrumento para cultivar el arte de vivir bien (eudemonología). Chi va piano arriva lontano, “quien va lento llega lejos”, sería una frase que serviría para tomar un respiro y encontrar una alternativa a ese movimiento constante hacia adelante que promueve el capitalismo, el sistema político que recientemente ha sido tan criticado por el Papa. 

 

También en Pijama Surf: Estos son los 100 pensadores más influyentes de 2014 (FOTOGALERÍA)

Saturno deja la constelación de Escorpión este 17 de septiembre para entrar en el ámbito de influencia de Sagitariodonde estará hasta diciembre 21 del 2017. Este tránsito conjura una serie de interesantes arquetipos

Saturn_Cassini

No creo en la astrología; soy Sagitario y somos escépticos.

Arthur C. Clarke

Podemos ver el paso de los planetas por las constelaciones del zodiaco como una danza en la que los personajes toman diferentes máscaras  y a su vez se revisten, reflejan y oponen a las máscaras (o arquetipos) que llevan sus compañeros de baile. Todo es un juego, aunque no sin seriedad. Otra forma de entender la astrología es como un mecanismo de asignación y regulación del karma. Los planetas son los obstáculos que la psique debe superar y asignan también las recompensas por los actos de conductas previas. La forma en la que opera este sistema ciertamente no puede explicarse científicamente, es necesario pensar un sistema de correspondencias y analogías mágicas. Esto lo hace más divertido, más etéreo y elusivo y quizás también hace que racionalmente se ponga en entredicho (en "oposición" o "cuadratura" con nuestro paradigma actual, el cual parece ser más preciso pero también menos rico en significado). Dicho eso, para quienes gustan de los símbolos, la mitología y los juegos de rol, la astrología representa históricamente el juego supremo: un juego cuya mesa es el cosmos y cuyas fichas existen dentro de la mente.

Saturno, el último de los planetas del viejo sistema septenario, entrará hoy 17 de septiembre a la constelación de Sagitario, dejando Escorpio, y estará en este signo hasta diciembre de 2017, cuando ingrese a Capricornio, signo de su dignidad regido también por Saturno. En el caso de la unión de Saturno y Sagitario tenemos a los arquetipos del Padre Tiempo y el centauro. Saturno (Cronos) es el dios titánico que devoró a sus hijos, portador de la guadaña y el reloj de arena; es rígido e inexorable, pero también paciente; es el planeta de los obstáculos, las fronteras, la estructura, el ordenamiento, la constancia, el compromiso y los frutos del trabajo duro.

La personalidad de Sagitario toma sus características de Júpiter, la jovialidad, la altivez y el altruismo, la nobleza idealista, la confianza, la justicia, el crecimiento. Sin embargo, su naturaleza a veces se ve dividida por las pasiones más bajas --la parte bestial del centauro, la indulgencia y la inmoralidad. En la mitología griega el centauro Quirón, hijo de Cronos (Saturno) enseñó medicina a los héroes griegos, se le considera el primer veterinario y se le atribuye merito en música, arquería, magia y otras artes. Otros centauros eran consideradas potentes criaturas imposibles de domesticar: el instinto irrefrenable, la fuerza sin brida, el aspecto monstruoso de la naturaleza. 

[caption id="attachment_100370" align="aligncenter" width="540"]Chiron_instructs_young_Achilles_-_Ancient_Roman_fresco Quirón enseña al joven Aquiles[/caption]

La astrología ha observado que estos períodos a lo largo de la historia tienen una particular influencia en la creación de carreteras, puentes, túneles y demás sistemas de transporte --como si el orden y la estructura de Saturno organizaran el impulso de Júpiter de crecer y expandirse (aquí pueden verse algunos ejemplos de la arquitectura de Saturno bajo la imaginación del centauro). De aquí una lectura propuesta por Austin Coppock de que este período parece favorecer la construcción de estructuras para llegar a un lugar, de medios que nos permitan alcanzar el fin que deseamos. Es el momento de construir una carretera, un puente o un vehículo material y psicológico para llegar a donde realmente queremos --donde necesitamos estar. 

La observación astrohistórica también sugiere que estos períodos producen revueltas religiosas, crisis de fe, reacciones luditas y duda generalizada. Como si el entusiasmo natural de Júpiter fuera obligado a pasar por el duro filtro de Saturno, que lo cuestiona seriamente y pasa por encima un cristal mucho más realista, quizás demasiado consciente de sí mismo y de sus miedos de abrirse al mundo.

El astrólogo rosacruz Max Heindel dice que Saturno en Sagitario enfatiza cuestiones éticas, la elevación a través de los impulsos filosóficos y religiosos, y el trabajo para el bien de la humanidad; sin embargo, en su aspecto negativo o en una configuración problemática tiene los efectos contrarios, egoísmo, pérdida de fe y de sentido, extravío. Podemos sintetizar diciendo que es un tiempo de búsqueda de la verdad, ya sea que esto lleve al escepticismo o a una moral más elevada bajo principios universales. 

Los 2 años de Saturno en Sagitario serán también definidos, según la visión astrológica de la danza geométrica de los rayos planetarios, por una cuadratura con Neptuno en Piscis, donde este último encuentra su máxima activación arquetipal. Estos aspectos de interrelación geométrica eran considerados por Kepler los más importantes de la astrología:

La experiencia, más que otra cosa, da credibilidad a la efectividad de los aspectos. Esto es tan claro que sólo puede ser negado por aquellos que no lo han probado por sí mismos. El poder que los hace efectivos es un reflejo de dios, que crea en concordancia con principios geométricos, y es activado por esta misma geometría o armonía de los aspectos celestes.

Kepler, como Platón y Pitágoras, se regía por la idea de que "dios geometriza".

El aspecto en cuestión es considerado un aspecto duro, aquel que representa mayor desafío y dificultad. Tenemos un doble juego de Júpiter --Jove era también regente de Piscis en el sistema antiguo-- azogando al melancólico y plomizo planeta. A su vez, Neptuno es un planeta diametralmente opuesto a Saturno en su simbolismo: se trata de los sueños, las ilusiones, las grandes ideas, la fluidez pero también de la confusión del agua, de la falta de estructura de los procesos no racionales, intuitivos, emocionales, sin cálculo. Esta cuadratura ocurrirá en tres puntos: noviembre 26, 2015 7° Sagitario/Piscis 2; junio 17, 2016  12°-3 y septiembre 10, 2016 en 10°.

El historiador Richard Tarnas en su libro Cosmos y psique  señala que un tema central a lo largo de la historia de estos aspectos entre Saturno y Neptuno es la caída de las ilusiones y el desencantamiento, "la tensión entre esperanzas y aspiraciones y la dura realidad de la vida", "una dicotomía entre el reduccionismo materialista y la visión imaginativa", una polarización entre las creencias religiosa y la ciencia,   temas que parecen estar también presente a su manera en Saturno y Sagitario. Es como si Saturno bajara y desinflara los vagos vuelos de la imaginación neptuniana. Sin embargo, Tarnas identifica un potencial alquímico:

Los periodos Saturno-Neptuno tienden a ser de los tiempos más demandantes psicológica y espiritualmente, así como también los que más exigen la necesidad de genuina nobleza de espíritu y profundidad en la visión. Pueden engendrar un velo más oscuro en la imaginación y a la vez una espiritualidad más realista. En su forma más admirable, el complejo Saturno-Neptuno parece estar asociado con el valor para afrontar la dura y a veces trágica realidad sin ilusiones, manteniéndonos fieles a los ideales y sueños de un mundo mejor... la dolorosa brecha entre lo ideal y lo real nos inspira a comprometernos con una labor sostenida necesaria para transformar las estructuras resistentes del mundo en servicio de las intuiciones espirituales más altas.

[...] Esto está cercano al complejo Saturno-Neptuno y su potencial coniunctio oppositorum: el reconocimiento del espíritu en la materia, lo universal en lo particular, lo arquetipal en lo concreto, el brillo redentor del alma atravesando el cuerpo mortal del mundo empírico 

Es necesario no sólo que Saturno canalice la confusión y el desorden neptuniano, sino que la imaginación oceánica de Neptuno haga más flexible y suave a Saturno y que le permita entrar en contacto con los aspectos superiores de la mente, más allá de la razón.

Hasta aquí las cosas con este diagrama de los siguientes 2 años de Saturno en Sagitario, no sin recordar que existen numerosas interacciones más, las cuales son también relevantes para tener "el mapa completo" de la psicología cósmica del tiempo. Recordar también que el mapa no es el territorio y, como escribiera Marsilio Ficino, que los astros no son causa de las cosas que nos suceden sino sólo signo, letras de un texto holístico, sílabas de un poema colectivo que produce el cosmos, que producimos reflejándonos en su espejo. Lo mismo Tarnas, quien es un reconocido profesor de filosofía e historia, quien considera que la astrología no es concretamente predictiva, sino arquetípicamente predictiva, sólo permite discernir las dinámicas arquetípicas que se desenvuelven en el tiempo. Los eventos que vivimos son sólo expresiones concretas de este nivel arquetípico más profundo --una  serie de principios platónicos que yacen como fundamentos del cosmos. El ser humano existe en una interacción participatoria con esta dimensión arquetípica --un poco como el observador que afecta lo observado en la física participatoria de John Wheeler--  y con su inteligencia y voluntad co-crea y modula este cosmos desbordante de significado.  La astrología arquetipal de Tarnas tiene, por supuesto, a Carl Jung como precursor:  

La oscura psique es como un cielo interior sembrado de estrellas, cuyos planetas y constelaciones representan los arquetipos en toda su luminosidad y numinosidad. El firmamento es, en efecto, el libro abierto de la proyección cósmica, el reflejo de los mitologemas, es decir, de los arquetipos. En esta concepción se dan la mano la astrología y la alquimia, las dos antiguas representantes de la psicología de lo inconsciente colectivo. (Carl Gustav Jung, Arquetipos e inconsciente colectivo)

*        *        *

El 17 de septiembre Mercurio también entra en retrógrado. Aquí una exploración muy completa del simbolismo de este planeta y de esta fase astrológica

 

Twitter del autor: @alepholo