*

X

Estas improbables y espectaculares esculturas emergen literalmente de libros (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/09/2015

Genialidad y paciencia terminan por dar vida a las esculturas literarias de esta artista británica

 article-2674810-1F0CF79700000578-251_634x464

La artista inglesa Su Blackwell recrea pasajes de libros clásicos esculpiendo historias con recortes de papel, generando así dioramas tridimensionales que cuentan frágilmente lo que pasa en el libro.

El trabajo de Blackwell se enfoca sobre todo en el reino de los cuentos de hadas y el folclor, añadiendo a las escenas representadas una emoción que nos remonta a la niñez, al fantástico acto de abrir un libro y dejar salir a sus personajes. Esta serie de escenarios ficticios (o metaficticios) hechos de páginas de libros habla también de la fragilidad del lenguaje, de la vulnerabilidad de las cosas hechas de palabras, como son las historias en las que se basa.

“El papel, desde su invención, siempre ha sido usado para comunicar algo; ya sea entre humanos o en un intento de comunicarse con el mundo de los espíritus. Yo empleo este delicado y accesible medio y utilizo un proceso irreversible y destructivo para reflexionar sobre el precario mundo que habitamos, y la fragilidad de nuestra vida, nuestros sueños y nuestras ambiciones”, apunta Blackwell. 

Ya que cada lector es habitado por  los escenarios o personajes de los libros que abre, esta obra es quizá también una invitación a construir nuestras propias esculturas imaginarias al leer ficción, a detenernos a ver el escenario que leemos. Book Sculptures es un delicado homenaje a la vida secreta de la ficción.

Treasure Island fashioned from a copy of the famous novel

Tales from Arabian Nights: The mosque commissioned by Fairmont Hotel Group took Su two months to create

The Raven, fashioned from a vintage book of the same title, has a spooky feel

The Girl in the Wood creates the feel of a breeze blowing through the trees

 

Lolita: la auténtica "cover girl" de la literatura (IMÁGENES)

Por: pijamasurf - 05/09/2015

Lolita, la novela más conocida de Vladimir Nabokov, ha sido afortunada editorialmente: estas son algunas de las portadas con que ha llegado a sus lectores

Lolita es una de las novelas más conocidas de la literatura del siglo XX, un icono de la imaginación erótica que desde su publicación en 1955 nació ya como tal, una suerte de arquetipo precoz que en un solo golpe de genio aprovechó el fantaseo colectivo en torno a la mujer que se encuentra en la frontera entre la niñez y la juventud y, por otro lado, el hombre que por un motivo inexplicable queda fascinado por ella, prendado, sujeto al hechizo misterioso e irremediable de la atracción.

¿Pedofilia? ¿Pederastia? En un fino ensayo a propósito de la novela de Nabokov (“El síndrome Lolita”), Roberto Calasso se burla de esto y a partir de la diferencia entre “representación e intimación” propone una tesis interesante: que, con conocimiento de causa, Nabokov elaboró un “suntuoso homenaje a las ninfas”, esas criaturas del panteón griego a medio camino entre los dioses y los hombres cuya mejor cualidad era otorgar conocimiento a través de la posesión. “Un conocimiento que otorga clarividencia, pero puede también llevar a quien lo practica a una locura peculiar”, dice Calasso. Y entonces la fascinación ejercida por Lolita sobre Humbert Humbert cobra pleno sentido.

En este sentido (y en otros), el libro de Nabokov ha gozado también de una enorme fortuna. Además de su éxito literario, comercial y crítico y de las dos adaptaciones cinematográficas realizadas, también cuenta entre sus méritos con el honor de presentarse en ediciones notables, con diseños en los cuales destacan la creatividad y la traducción en colores y formas del profundo simbolismo del libro.

Las imágenes que acompañan esta nota provienen del libro Lolita: The Story of a Cover Girl, el cual, como su nombre indica, reúne algunas de las portadas más destacadas con que ha sido publicada la novela. Algunas simples, otras elaboradas, otras sorpresivas, todas con un toque que destaca y que, de algún modo, hace ver qué del libro terminó por tomar al diseñador o diseñadora que se encargó de realizar esa primera imagen de contacto entre un posible lector y la historia que podría estar a punto de leer.

Como con las ninfas de las que habla Calasso, quizá esos diseños son el conocimiento que cada uno de los artistas recibió de Lolita, “luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía…”.

También en Pijama Surf:

Las muchas caras y portadas de Lolita, de Vladimir Nabokov

Biblioteca Pijama Surf: novelas de Vladimir Nabokov (PDFs)