*

X

Hacktivistas de Anonymous debilitan red de Zetas en el norte de México

Por: PijamaSurf Mexico - 12/26/2014

Esta historia parece sacada de la ficción y podría ser una inspiración cibernética para mejorar la realidad desde la inteligencia colectiva en el plano digital

2f53046bf38ba575b89229590493ba15En un pequeño pueblo de unos 170 mil habitantes al norte de México, en el estado de Coahuila, se ha comenzado una batalla del futuro, cibernética, contra uno de los cárteles más poderosos y escalofriantes de México: los Zetas.

En 2013, el proyecto activista Lo que Sigue consiguió una entrevista con algunos hacktivistas que se formaron en Anonymous y que han iniciado una campaña para devolver a su pueblo, Ciudad Acuña, la tranquilidad, pues su economía está desecha por los criminales y la seguridad está destruida.

En sus investigaciones los hacktivistas descubrieron lo que llaman una “alianza PRI-Zetas” que irá exhibiendose poco a poco y, de hecho, sus grandes contribuciones las han hecho publicando algunas propiedades que pertenecen a los Zetas, sobre todo a la familia Andrade, y los vínculos que estos tienen con el gobernador actual y el exgobernador de Coahuila, los hermanos Moreira. Cabe anotar que uno de ellos, el exgobernador Humberto Moreira, endeudó al estado en cifras estratosféricas por 30 mil millones de pesos, y era el presidente nacional del PRI al momento en que se eligió como candidato a Enrique Peña Nieto, el actual presidente de México.

Los hackers han estado haciendo las cosas con mucho cuidado, reuniendo información de denuncias ciudadanas anónimas y sus propias fuentes, tejiendo hilos que vayan desmenuzando los rostros detrás del crimen en Coahuila. Hoy operan una docena de hacktivistas que iniciaron en Anonymous en 2011 y decidieron regresar a su pueblo, en una afortunada suerte de héroes cibernéticos, a salvar a sus habitantes en la mediaa de lo posible. 

Estos ciberactivistas también encontraron que los Moreira compraron la cadena de televisión estatal RCG que ejerce una influencia importante en el estado y que, con razón, ha callado las operaciones de los Zetas en la entidad a cambio de dinero. 

“Nos dimos cuenta que el PRI se mantiene en el poder en Coahuila aliándose con los Zetas por dinero, mientras estos dan completo silencio a sus actividades”.

El proyecto Anonymous FreeAcuna se erige como una vía esperanzadora para que los ciudadanos puedan combatir los poderes fácticos que, pareciera, han estado cobijándose entre ellos desde hace años. La tecnología digital como una herramienta inteligente donde el talento se sobrepone a la corrupción y el poder económico: esta historia es, quizá, una de las más esperanzadoras en el contexto doloroso que vive hoy el pueblo mexicano. 

Twitter de Anonymous FreeAcuna: @freeacuna

Un recorrido por las polémicas portadas de "Charlie Hebdo" (FOTOS)

Por: pijamasurf - 12/26/2014

La caricaturización del extremismo musulmán no fue el blanco unívoco de la revista (aunque sí uno de los más recurrentes): la élite francesa, los intelectuales, los cristianos, los medios, en fin, todo aquello que estuviera en la línea de la provocación fue explotado en las páginas de la revista

Los brutales ataques a la redacción de la revista Charlie Hebdo han desatado una serie de polémicas no sólo acerca de la seguridad nacional francesa o de la respuesta gubernamental y ciudadana frente al horror sino también sobre los límites del humor, cuando no, incluso, de la libertad de expresión.

¿Es posible que uno de los semanarios más irreverentes de Francia cruzara una línea finísima donde la representación del profeta Mahoma y los constantes ataques a la identidad musulmana merecieran una respuesta tan desproporcionada? ¿Es la solidaridad de los cartonistas de todo el mundo una expresión honesta del gremio o un capítulo más del trágico protagonismo que los medios locales se disputan en los eventos internacionales?

Mientras la policía francesa busca a los presuntos culpables, la opinión pública se hace preguntas incómodas: Je suis Charlie Hebdo lleva un par de días como TT en Twitter, salpimentado de su contrario, Je ne suis pas Charlie Hebdo, el puntilloso argumento de quienes creen que la libertad de expresión no debe servir para humillar a otros, sin que por ello justifiquen la masacre. Y escucharemos nuevamente a la opinión pública desinformada confundir la religión islámica con las terribles facciones extremistas.

Durante los siguientes meses escucharemos mucho más de este terrible caso, que dejó a 12 dibujantes muertos y que seguramente tendrá fuertes implicaciones geopolíticas; mientras tanto, es necesario hacer un recorrido visual por las portadas incómodas, peligrosamente satíricas, que fueron el pretexto ideológico o mediático de estos ataques. La caricaturización del extremismo musulmán no fue el blanco unívoco de la revista (aunque sí uno de los más recurrentes): la élite francesa, los intelectuales, los cristianos, los medios, en fin, todo aquello que estuviera en la línea de la provocación fue explotado en las páginas de la revista. ¿Pero en serio se puede hacer responsable a una revista que se anuncia como irresponsable de lo que se publica?