*

X

Encuentran otras dos ciudades mayas perdidas cerca de Chactún, Yucatán

Por: PijamaSurf Mexico - 08/20/2014

Una de las metrópolis, Lagunita, había sido descubierta en los setenta, pero los arqueólogos no habían dado con ella de nuevo

fachada 0Hace apenas un par de meses un grupo de arqueólogos publicó un comunicado sobre una ciudad maya perdida, Chactún, ubicada en en la península de Yucatán, México. En las últimas semanas, el mismo grupo, liderado por Ivan Sprajc, encontró dos ciudades más cerca del área.

La selva maya aún tiene secretos por develar. Sprajc advierte que hay sitios que se pierden aún estando a 200 metros de ellos, por lo que es imposible detectarlos. Las fotografías aéreas y satelitales pueden ayudar, pero aún así, hay zonas en donde la vegetación está tan condensada que los vestigios no aparecerían en las imágenes.

En esta ocasión, el equipo redescubrió una ciudad documentada alguna vez en los años setenta por el arqueólogo estadounidense Eric Von Euw, quien había registrado con dibujos una gran fachada cincelada como la trompa de un monstruo, y algunos vestigios de la ciudad. Sin embargo, tras su partida, la urbe nunca pudo ser localizada de nuevo.

Von Euw la nombró como Lagunita, y hoy Sprajc retoma este título para referirse a esta ciudad, que fue cotejada con las ilustraciones de hace más de cuatro décadas. La fachada de la metrópoli, dibujada con las fauces de algún monstruo o animal salvaje, representa a una deidad maya relacionada con la fertilidad. “Generalmente estas fachadas representan la entrada a una cueva o al mundo acuoso, lugar mitológico del origen del maíz y morada de sus ancestros”.

En la ciudad perdida se encontraron restos de edificios construidos alrededor de cuatro plazas, un juego de pelota, una pirámide de 19 metros de alto, altares y muros tallados. Cerca del lugar, también encontraron la ciudad de Tamchen, de menor tamaño. En menos de un año han sido descubiertas tres ciudades en la selva de Yucatán; posiblemente se hallarán más vestigios, una hazaña curiosa cuando los avistamientos arqueológicos, al menos los de tamaño importante, se creían alcanzados.

fachada 1

piedra

 

fachada 0

 

Los posers del yoga: ¿para qué ejercitarte si puedes comprar la ropa y pretender que lo haces?

Por: pijamasurf - 08/20/2014

La venta de prendas deportivas se incrementa a niveles hiperbólicos incluso cuando el rango de participación en la mayoría de los deportes está en declive

Hilary Duff seen at the gym in Los Angeles

“¿Para qué ejercitarte si puedes sólo comprar la ropa y pretender que lo haces?” es el nuevo motto de los jóvenes en Estados Unidos.  

Sobre todo en Estados Unidos, la venta de ropa deportiva se ha disparado, incluso aunque el rango de participación en la mayoría de los deportes está en declive. A este fenómeno ya se le ha puesto un nombre: “athleisure” (algo como “atletocio”).

La gente usa pantalones de yoga mientras ve la televisión, pasea al perro o se junta con sus amigos para el “brunch”. Analistas de Barclays estiman que el mercado de ropa deportiva se incrementará al menos 50 % --a más de 100 billones de dólares-- para el 2020, impulsado en gran medida por consumidores que adquieren camisetas de licra y mallas que nunca verán las luces de un gimnasio.

La demanda de ropa de yoga, por ejemplo, va mucho más rápido que la demanda por el deporte mismo. Al parecer, a las personas les gusta más aparentar que hacen yoga que de hecho hacerlo. Ya vimos que David Lynch se puso a diseñar prendas de yoga y la modelo que las luce sale en una azotea de Nueva York, viéndose hermosa, muy alejada de un estudio o algo parecido.

En fin; las marcas de ropa atlética se están beneficiando enormemente gracias a una combinación de bluff y holgazanería (las prendas atléticas suelen ser muy cómodas), y el yoga, sobre todo, se aleja cada vez más de su propósito y origen para servir a la siempre hambrienta y siempre oportunista comercialización del mercado pop.