*

X
Las marchas funcionan; se lograron aplazar las discusiones de la reforma energética y de telecomunicaciones. Este 21 de junio, visibiliza en las calles de todo el país tu inconformidad con las reformas de Enrique Peña Nieto. Continúa con la jornada usando el Hashtag #MEXvsEPN....

marchaEl descontento es una emoción que nos acompaña naturalmente, pero cuando se prolonga resulta degenerativo. En México, el problema social más arraigado (y que detona muchos otros) sigue siendo la pobreza, la desigualdad. Aunque hace 20 años se cambió el modelo económico --sobre todo, desde el sexenio de Carlos Salinas-- y con ello no se han logrado reducir los niveles de pobreza, el gobierno y su línea ideológica, sobre todo desde el PAN y el PRI, continúa promoviendo la misma fórmula que supuestamente solucionará los problemas del país: la apertura comercial.

A la pobreza se suma la ola de violencia, un fenómeno que está relacionado estrechamente con aquélla. En México, el descontento es generalizado; la economía ha crecido muy poco y los problemas han quedado estancados: sentimos que pagamos sueldos de un gobierno que nos perjudica. El alza de los precios de la gasolina --prescindiendo de mecanismos de transparencia en el gasto público-- o el aparente manejo político de la economía; la reforma energética --que traerá al tablero de juego de poder a las empresas más oscuras del planeta-- y la tendencia de censurar la libertad de expresión y protesta están detonando una notable coyuntura de  hartazgo.

Pero, ¿qué hacer con ese descontento? Los legisladores armaron una reforma política que no encausa la voluntad ciudadana fácilmente, como se esperaba; ante esto, la alternativa que nos queda son las calles, pero desde el inicio del gobierno de Enrique Peña Nieto se han promovido al menos 16 iniciativas que inhiben las protestas públicas y ahora se plantea la censura en internet. No tiene sentido un gobierno que nos genera más problemas que beneficios.

Lejos de promover una anarquía utópica (cualquier ideología alcanza esa cualidad) acrecentemos la organización, pues el gobierno actúa como si no debiera responder a nadie --curiosamente, porque nosotros lo hemos acostumbrado a ello: hay muy poca participación en México (opr ejemplo, hay muy pocas ONG's).

Desde hace unos meses se han organizado marchas y pronunciamientos virtuales que han sido reportados por diarios como el New York Times, y uno de los hashtags, #EPNvsInternet, se convirtió en trendig topic mundial en Twitter, un fenómeno inédito. Con ello, se logró que la reforma en telecomunicaciones (que promueve la censura en internet) y la energética (que impulsa el fracking y la compartición de la renta petrolera con los monstruos internacionales de esta industria) se aplazaran. Pero hoy se está discutiendo la reforma energética justo en el marco del Mundial: el debate está programado entre el 20 y 23 de junio, y México juega entre las fechas del 14 al 23 de Junio.

Cabe agregar a la lista que en Twitter hay 3,747 bots (perfiles de personas ficticias) dedicados a monitorear la crítica al gobierno de Enrique Peña Nieto, que bloquean los temas repitiéndolos constantemente. Son monitoreos digitales pagados con tu dinero, dedicados a censurar tu libertad de información y expresión.

Si estás en la zona de la inconformidad o el desgano, pero también del enojo, canalízalo y sal a las calles este 21 de junio y, de manera ordenada, visibiliza tu disgusto para que aparezca en los medios de comunicación (muchos de ellos, sobre todo gracias a internet, son más libres) y, así, que Enrique Peña Nieto no pueda tapar lo que está viviendo la ciudadanía. Es una manera de hacer algo; pequeño, pero que tiene un tajante valor simbólico. Recordemos que la inacción equivale a la nula posibilidad de cambio.

La cita: 21 de junio, Ángel de Independencia, 18:00 hrs. La trayectoria concluirá en el senado.

Sigue YoSoyRed para mayor información.

Aquí puedes ver dónde se realizarán las concentraciones en tu ciudad.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

 

Hombre intenta surfear entre la multitud durante un concierto de Händel y lo echan del lugar

Por: pijamasurf - 06/19/2014

Un prestigiado científico se encontraba entre el público asistente a una interpretación del Mesías de Händel en Inglaterra. En cierto momento, profundamente emocionado, intentó arrojarse a la multitud, pero sólo consiguió que otros miembros de la audiencia lo sacaran del lugar

surf

Deslizarse sobre una multitud es una de las prácticas más emblemáticas de los conciertos de rock, uno de esos gestos que consuman la fusión del individuo con la masa (tal y como explicó Elias Canetti) pero que también es expresión de entusiasmo, de atrevimiento e, incluso, de esa especie de camaradería tribal que se forma espontáneamente entre los fanáticos de un cantante o una banda.

Pero, ¿esto sería posible durante un evento de otro género de música?; digamos, ¿durante uno de música clásica?

Así lo intentó un hombre durante una interpretación del Mesías de Georg Friedrich Händel, sin duda una de las piezas más conocidas del repertorio sacro de la también llamada música académica. Hace unos días, el Mesías formó parte del festival Bristol Proms, una alternativa “accesible e informal” al ya tradicional BBC Proms que tiene lugar en Inglaterra.

Poco antes, Tom Morris, director del Bristol Proms, había invitado al público en general a participar con toda la emoción que pudieran en las actividades del festival; esto, con el propósito de “destruir las convenciones estrechas de los conciertos clásicos tradicionales”. “Aplaudan o griten cuando quieran, y no callen a los demás”, dijo Morris a los asistentes que estaban a punto de escuchar el Mesías.

Sin embargo, puede ser que David R. Glowacki se tomó la recomendación de Morris demasiado en serio o la llevó a un extremo para el cual las autoridades del festival no están todavía preparadas. En cierto momento, cuando la orquesta y el coro del Bristol Proms interpretaban el "Aleluya" (una de las partes más conmovedoras de la obra), Glowacki subió al escenario e intentó lanzarse sobre la multitud, pretendiendo que lo sostuvieran y poco a poco lo deslizaran, para hacerlo flotar en un mar de manos.

 

Sólo que esto no pasó. En cambio, un par de personas del público tomó a Glowacki y entre ambos lo echaron del lugar. Según Morris, esta es la primera expulsión de ese tipo (realizada por miembros del público) desde el siglo XVIII.

Por su parte, Glowacki, actualmente investigador visitante en la Universidad de Stanford y experto en reacciones moleculares dinámicas de no-equilibrio, se mostró profundamente molesto por la contradicción entre las peticiones de Morris de hacer menos tiesos los conciertos de música clásica y su expulsión. “Ni la audiciencia burguesa ni los curadores (como Tom Morris) creen realmente en lo que dicen. Eres libre de comportarte como quieras y es confortable pensar que tienes libertad, pero esto sólo es aceptable mientras te comportes correctamente”, dijo al respecto.

En cuanto a Morris, espera que un incidente de esta naturaleza no se repita durante el próximo evento del Bristol Proms, en el que el pianista chino Ji Liu interpretará la célebre pieza silente de John Cage 4’33’’.