*

X
El 19 de abril de 1943 el Dr. Albert Hofmann decidió por primera vez experimentar con LSD; viajando en bici para resguardarse en su casa el buen doctor conoció los efectos psicodélicos de esta sustancia viendo el paisaje cambiar, contemplando el pasto y la luz del sol.

lsd-1

Como ya es una tradición en este sitio hoy celebramos el primer viaje intencional de LSD en la historia de la humanidad. El 19 de abril de 1943 el Dr. Albert Hofmann decidió probar una nueva droga que había desarrollado en sus laboratorios en Suiza años antes trabajando con el ergot, un hongo que se genera en el pan de centeno (y que se dice habría sido usado en los misterios griegos de Eleusis) en busca de encontrar un estimulante circulatorio. Los accidentes son la materia prima de la creación y el 16 de abril de 1943 Hofmann ingirió accidentalmente un poco de LSD –"todo hombre derrama la sustancia que ama”, decía Robert Anton Wilson parafraseando a Oscar Wilde. Esta pequeña dosis fue suficiente para desatar a su imaginación y preparar el histórico primer viaje de dietilamida de ácido lisérgico.

El día que ahora felizmente conocemos como “el día de la bicicleta”, Hofmann decidió tomar 250 microgramos de LSD-25 (el umbral de la dosis son 20 microgramos). Después de ingerir la ominosa sustancia, el Dr. Hofmann fue presa de un momento inicial de pánico  –lo que se explica por la gran cantidad de ácido que consumió sin tener referencias, coqueteando con un mal viaje que al no apuntalarse permitió dar curso a la historia de la psicodelia… después de una examinación médica superficial Hofmann comprobó que estaba bien y decidió explorar la sustancia. Como todo verdadero psiconauta primeró tuvo que atravesar el inframundo para transformar su conciencia. Le pidió a su asistente que lo llevara a casa, en bicicleta, porque no se podían usar vehículos motorizados por la guerra. En el viaje en bici, al entrar en contacto con la luz del sol y la naturaleza, ocurrió la primera epifanía psicodélica sunshine acid:

Poco a poco empecé a disfrutar una serie sin precedente de colores y formas jugando persistentemente detrás de mis ojos cerrados. Imágenes fantásticas surgían, alternándose, variando, abriendo y cerrándose en círculos, explotando en fuentes, reacomodándose e hibridizándose en un flujo constante.

El nacimiento del flujo de fractales característico del LSD en la pantalla de la mente. El primer hito en la conformación de un campo morfogenético psicodélico que influiría en la conciencia colectiva del planeta.

Tuve la sensación de que veía la tierra y la belleza de la naturaleza como era cuando fue creada. Fue una experiencia maravillosa. Un renacimiento, ver la naturaleza bajo una luz nueva…

Rápidamente después de descubrir la sustancia, Hofmann se dio cuenta de que podía ser usada para fines terapéuticos. Algo que fue probado con éxito por personajes como el actor inglés Cary Grant y en un inicio embanderado por Aldous Huxley (quien se hizo amigo de Hofmann y tomó LSD al momento de su muerte). Más tarde llegaría Tim Leary y el LSD se volvería casi mainstream, se prohibiría y hasta sería usado por la CIA en programas de control mental como el MK-ULTRA. Pese a este destino, el LSD, que fuera detonante del movimiento hippie, cambió paradigmáticamente la conciencia del mundo –con paraísos e infiernos en la misma gota, pero haciéndonos ver que es la mente la que los hace así (“La mente es su propio lugar y en sí misma puede hacer un cielo del infierno y un infierno del cielo”, escribió Milton).

 

Closed Caption para ver con subtítulos en español

Hofmann creía que el LSD, su “hijo problema”, podía cumplir con la función de reconectar a la gente con la “naturaleza viva”, algo que se ha perdido en la modernidad y que es una herramienta evolutivamente útil. "Necesitamos un nuevo concepto de realidad y un nuevo conjunto de valores para transformarnos de manera positiva. El LSD podría ayudar a generar un nuevo concepto en ese sentido", filosofó Hofmann más tarde en su vida, la cual dedicó en buena parte a explorar la química psicodélica, sintetizando la psilocibina por primera vez y tomando la "ruta de Eleusis".

Murió a los 102 años de edad, con una lucidez que demostró que el LSD –tomado con conciencia– difícilmente se puede considerar como un peligro para la salud. El Dr. Hofmann quería que se volvieran a hacer experimentos científicos con el LSD y posiblemente permitir su uso terapéutico, incluso escribió antes de su muerte una carta a Steve Jobs, quien había declarado sobre la profunda influencia que tuvo en su vida tomar LSD, con el fin de que éste ayudara a reavivar el interés médico por los psicodélicos –pero Jobs nunca le contestó. En los últimos años, sin embargo, ha habido una incipiente apertura al estudio de los psicodélicos, como es el uso de la psilocibina para pacientes terminales y otros tratamientos (algunos de los cuales están detenidos justamente por el remanente prejuicio de que estas sustancias son malignas); se estudia también  los posibles beneficios del LSD para el tratamiento de la cefalea en racimos. Este año concluyó el primer estudio terapéutico avalado por la comunidad científica con LSD en 40 años: los resultados muestran que el LSD puede ser usado de manera efectiva para aliviar la ansiedad relativa a la muerte en pacientes terminales. En el sitio de la organización MAPS, propulsorde una serie de proyectos que buscan reactivar el estudio científico de los psicodélicos, se pueden consultar noticias sobre el uso médico del LSD.

Para los que gustan de celebrar efemérides –pocas más estimulantes– y conectarse con la gran memoria planetaria, tal vez hoy sea un buen día para andar en bicicleta y probar la luz de la primavera boreal, dejándose llevar por la naturaleza que en cada parte contiene todos los secretos del universo –tomando un poco de LSD o quizás sin tomarlo, sólo viviendo aquello de psicodélico que ya existe en nosotros como partes de la planilla de la conciencia colectiva. Un estado de alerta que embarga en el cual la naturaleza se revela como un caleidoscópico signo.

Curiosamente hoy miles de personas en todo el mundo celebran “el día de bicicleta”, rodando por las calles sin saber que la fecha conmemora el primer viaje de LSD, en una sublime y un tanto extraña serendipia.

 

Twitter del autor: @alepholo

* Una versión de esta nota primero fue publicada el 19 de abril de 2010 (la historia es un fractal que se repite). 

Culturas prehistóricas utilizaban psicodélicos durante sus funerales

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 04/19/2014

Cada vez más arqueólogos coinciden en que las culturas prehistóricas europeas utilizaban sustancias alucinógenas como parte de sus rituales funerarios, para abrir puertas entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos

funeral

Mostrar a los psicodélicos como peligrosas drogas ilegales ha sido un esfuerzo más de las sociedades occidentales contemporáneas, que buscan levantar un muro que nos proteja del ataque de los barbaros que nos acechan desde el pasado. Sin embargo, distintos arqueólogos han concluido que estas sustancias visionarias han jugado un papel integral en la mayoría de las sociedades humanas.   

Elisa Guerra-Doce, de la Universidad de Valladolid, ha encontrado que drogas como el opio y los hongos alucinógenos están directamente conectadas con los entierros rituals de muchas sociedades precapitalistas, siendo utilizadas como una forma de conección con el mundo espiritual.

En sus investigaciones, Guerra-Doce ha examinado cuatro tipos de documentos arqueológicos: fósiles de hojas, frutas y semillas de plantas psicoactivas; residuos que sugieren el uso de bebidas alcohólicas; alcaloides psicoactivos encontrados en artefactos y restos de esqueletos, y manifestaciones artísticas que atestigüen el uso de alucinógenos.

Se han encontrado remanentes de amapola en los dientes de un hombre adulto en un sitio neolítico de España, semillas de cannabis carbonizadas en Rumania, restos de cerveza en vasijas de cerámica en Iberia, y dibujos abstractos en los Alpes italianos que muestran el uso ritual de hongos alucinógenos. Muchos de estos restos han sido encontrados en tumbas y sitios ceremoniales, por lo que Guerra-Doce cree que su uso está fuertemente relacionado con los ritos funerarios.

No se tiene claridad sobre los detalles de estos rituales, pero se piensa que las sustancias eran utilizadas para ayudar a los fallecidos en su camino hacia la otra vida, o como un tipo de tributo a las deidades del inframundo. Su uso era sagrado y sacramental, por lo que debía estar regulado por las autoridades religiosas y chamánicas.

Si quieres saber más del trabajo de Guerra-Doce puedes hojear: "The Origins of Inebriation: Archaeological Evidence of the Consumption of Fermented Beverages and Drugs in Prehistoric Eurasia".