Pijama Surf

Neuro-arquitectura: la convivencia entre los espacios físicos y los estados mentales

La neuroarquitectura es una tendencia, ya consolidada, del “arte de los espacios“ que abre nuevas dimensiones y criterios para modelar nuestro entorno físico.

Por: Javier Barros Del Villar - 09/08/2013 a las 09:08:37

Screen Shot 2013-08-08 at 10.33.07 PM

¿Alguna ve te has preguntado por qué en ciertos espacios tiendes a sumergirte en ciertos estados de ánimo? ¿Por qué hay cuartos de tu propia casa que facilitan tu concentración mientras que otros simplemente parecieran invitarte a la dispersión? ¿Sabías que tu mente podría estar siendo influenciada, justo en este momento, por el espacio físico que te rodea mientras lees este artículo?

Históricamente la relación entre la mente y los espacios arquitectónicos ha sido contemplada en diversas culturas y bajo distintos fines. Por un lado tenemos la distribución de los recintos sagrados, adherida a premisas de numerología y magia para incentivar prácticas místicas y alojar complejos ritos iniciáticos, o la enteoarquitectura, filosofía que propone el uso del espacio para inducir estados alterados de conciencia. En otro ejemplo, esta la arquitectura panóptica, propia de las prisiones, y la cual está diseñada para facilitar una permanente vigilancia (y la sensación de estar siempre vigilado). En pocas palabras el ser humano se ha percatado del influjo que una cierta disposición del espacio tiene sobre la psique, y que si esta variable se contempla intencionalmente al momento de construir un inmueble, pueden conseguirse resultados específicos.

En décadas recientes esta noción psicoarquitectónica se ha alimentado de propuestas como el diseño biofílico y modelos similares, que contemplan los efectos anímicos y psicosociales que un determinado inmueble tiene sobre la mente humana. Sin embargo, de acuerdo con el arquitecto y sociólogo John Zeizel, el siguiente reto para ‘el arte de los espacios’ es intimar con el cerebro, entender como funciona y el por qué hay espacios que favorecen ciertos estados de ánimo.  “La calidad del ambiente construido puede afectar el desempeño del cerebro” adviertela arquitecta Alison Whitelaw.

Si bien este concepto de neuroarquitectura no es nuevo, lo cierto es que tampoco ha logrado consolidarse plenamente como una corriente. La Academia de Neurociencias para la Arquitectura (ANFA), fundada hace una década, confía en que ahora la ciencia del cerebro está en posibilidad de generar un parteaguas en el desarrollo arquitectónico. Y según el actual contexto, que incluye un creciente interés de inversionistas por financiar estudios y desarrollar proyectos en este campo, durante la próxima década bien podría consagrarse como una tendencia decisiva en nuestra futura relación con los espacios.

4078037735_c9439eb7da_z

En los próximos ocho años seguramente veremos reafirmarse algunos preceptos arquitectónicos, entre ellos la tecnosustentabilidad, la simplificación, sofisticación y economización del espacio (y del costo de construcción), y la exploración estructural del movimiento (inmuebles con flexibilidad inédita). Sin embargo, creo que pocas potenciales tendencias resultan tan intrigantes en este campo como la neuroarquitectura.

Con la vertiginosa transformación de los aspectos más importantes de la existencia humana, pulsos evolutivos desdoblados en áreas tan disímiles como la espiritualidad y la economía, el arte, la comunicación y la tecnología, parece que estamos en un momento óptimo para encarar esta seductora posibilidad: replantear el diálogo entre nuestra mente y el espacio físico que habitamos. En caso de lograrlo, en unos cuantos años podríamos estar programando recintos que faciliten ciertas funciones cognitivas, favoreciendo así la recuperación de la salud (en el caso de lugares dedicados a la sanación), el aprendizaje y concentración (dentro de escuelas y academias), la creatividad (en talleres artísticos) y la psiconaútica (dentro de espacios re-creacionales).

Pero mientras esto sucede, no puedo más que recomendarte que observes y especules sobre el impacto que tus diversos espacios cotidianos inducen en tu mente –un recordatorio a practicar la mejor técnica de detección de tendencias a la que tenemos acceso, la simple observación–.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis 

* Texto originalmente publicado en Trendsenter

 


Comentarios

  1. Thomas dice:

    Me parece interesante que se desarrollen estudios para poder catalogar las reacciones neuronales de los diferentes elementos componentes de la arquitectura, pero a la vez me parece peligrosa la posibilidad de llegar a estandarizar la arquitectura debido a esta misma información. Algo nos dijo de ésto el movimiento moderno internacional.

    Tal como dice Franzchiavi hay estudios que se han realizado desde otros mundos fuera de la ciencia, tal como lo es la Antroposofía, sobre la cual no he encontrado ninguna publicación directa sobre arquitectura, pero si existen estudios sobre colores, la luz, las formas, los sentidos involucrados en la percepción espacial, entre otros.

  2. M. A. Bautista dice:

    Mirar la visión del nuevo “paradigma en arquitectura” y “arquitectura para la felicidad” de éste genio… Luis de Garrido. Saludos, Suerte y Amor para todos.

  3. Claro está, pero lo usuarios no creen en estas cosas aun, ello quieren primero que nada economía y que se vea lindo el proyecto.

  4. mariano dice:

    copio a Francisca:
    “Muchas Gracias por la cantidad de amor, dedicación e intención que le ponen a esta revista.

    Mariano

  5. franschiavi dice:

    Existe una ciencia védica que estudia éste fenómeno .Propone formas y técnicas concretas en función de alinear el cuerpo, el espacio a habitar con el Cosmos.
    En internet y en varios libros (la mayor parte de ellos está Inglés) existe información sobre el tema, sin embargo para los estudiosos no siempre resulta fácil acceder a la integración y comprensión de sus técnicas y requerimientos. Son las personas con sabiduría y un corazón expandido que logran “entender” con mayor facilidad, he sabido de personas que a pesar de estudiar muchísimo no han hecho grandes avances en la aplicación de dicha disciplina, mas que durante sueños han recibido información relevante para la concreción de los proyectos arquitectónicos que buscaban dar a luz.
    De lo que he estado hablando, lleva el nombre de Vastu Shastra y el mes que viene se impartirá un curso en la Facultad de Arquitectura de la U. de Chile acá en Santiago.
    Muchas Gracias por éste artículo y por la cantidad de amor, dedicación e intención que le ponen a esta revista.

    Francisca

    • TAMARINDO dice:

      Es cierto lo que aclara Francisca si bien todos nos enfocamos en generar un espacio que contemple esa calidad sensorial y llegar a un punto de alterar y unir transversalmente el acto fisico de los sentimientos a traves del espacio, no hay previos aportes colectivos a lo que se refiere el tema o queda casi en lo esoterico y mistico, sabiendo asi por experiencia vivida el poder que tiene la envolvente que nos propicia el espacio y como afecta en nuestro desenvolver diario y futuro, con el gran aporte psicosocial al cual puede responder casi rescatando vidas por medio del sentir (escenografias, materialidades, dimensiones) en casos mas significativos en centros siquiatricos, centros penitenciarios y hogares de reinsecion de menores,etc, es volver a anclar un estado mental que se perdio en un pasado para atarlo nuevamente al presente y retomar lo que en algun momento se perdio, debe ser por eso que entre trabajos despues de dormir las auto respuestas de resolucion arquitectonica frente a un proyecto son casi oniricas porque deben conectar en algun punto uno a otro ese portal que esta perdido, aclarando asi la dispocicion, relaciones interiores y exteriores que traducen simplemente en evocar a espacios de la MEMORIA. En fin podriamos hablar por la vida entera respecto a este tema, sin mas abrazos, cariño y proyeccion a las letras del autor.
      y se agradeceria cualquier aporte acerca el Vastu Shastra si es que se impartiera una vez mas una charla en la u de chile o si existiera una memoria que lo registrara.
      Saludos !

    • Gabriela dice:

      Francisca, muchas gracias por tus palabras de reflexión y amor, soy arquitecta y busco generar espacios para sanar el cuerpo y alma a las personas.
      Te agradeceria me informaras más sobre elcurso en la Facultad de Arquitectura.
      Gracias, Gabriela



Comenta.

1NULL