*

X

¿Y si la necesidad de autoconfirmación fuera la responsable de las ilusiones ópticas?

AlterCultura

Por: PijamaSurf - 03/23/2017

Las primeras impresiones sobre algo –o alguien– casi siempre tienden a ser autocomplacientes

Daniel Kahneman, psicólogo y ganador del premio Nobel en economía, ha dedicado su vida para comprender la intuición, los lapsus y la irracionalidad humana. Para el octogenario especialista en la mente, el enfoque que le ayudó a comprender la complejidad del hombre es tener en cuenta que “las personas piensan como observan”. Es decir que frente al mismo evento, dependiendo de cómo se perciba, se puede pasar por alto o caer en la confirmación de patrones inconscientes. 

 

Si bien depende del contexto, la percepción visual posee un proceso que suprime la ambigüedad. En otras palabras, se elige una interpretación frente a un estímulo visual, reduciendo la  toma de conciencia en torno a la ambigüedad del pensamiento. Kahneman utiliza el ejemplo que compartimos a continuación, el cual se puede “leer” tanto horizontal como vertical pues el símbolo que se encuentra en medio puede ser una B o un 13. En otras palabras, una interpretación se cambia por otra mientras la lectura alterna se suprime, provocando que el patrón análogo se vuelva un hábito mental: “Cuando interpretamos, muchas de las características de la percepción visual se retienen, como la búsqueda de coherencia, cosas que nos hagan sentido estando juntas. Puedes percibir cosas que no están ahí en percepción. Todos hacemos eso.”

 

 

Para Kahneman, un ser humano interpreta un estímulo externo a partir de la experiencia propia, moldeando la actitud y la conducta en relación con el exterior. Es decir, ejemplifica el especialista originario de Tel Aviv, “las primeras impresiones [sobre alguien] tienden a ser autocomplacientes: si consideras que alguien es hostil contigo, tú actuarás hostil con él o ella, promoviendo su hostilidad en un ciclo sin fin –y el pensamiento de que tus primeras impresiones eran correctas todo el tiempo”.

 

Es la autoconfirmación la que no sólo busca una interpretación de lo que está sucediendo sino que también moldea mentalmente al estímulo externo para que se adapte a la interpretación inicial. Es un proceso que ocurre durante el microsegundo de la percepción, el cual ayuda a disminuir la incertidumbre de la ambigüedad. Por lo tanto, la interpretación construida es un eje que contiene el poder de alterar la conducta y la actitud en torno a un vínculo, una actividad o la vida misma. ¿Será que no deberíamos confiar a ciegas en las primeras impresiones que aparecen en nuestra mente? 

Te podría interesar:

Científicos descubren cómo "cargarle" conocimiento y habilidades al cerebro humano

AlterCultura

Por: pijamaSurf - 03/23/2017

La excitante posibilidad de inducir nuevas habilidades directamente en el cerebro humano ya se perfila en el horizonte

Cuando millones de nosotros vimos en la película The Matrix cómo Neo, el protagonista, recibía una descarga de conocimientos diversos, por ejemplo una serie de habilidades avanzadas de múltiples artes marciales, tal vez todos deseamos que existiese esa tecnología y que pudiéramos acceder a ella. Bueno, pues si bien aún no se encuentra en un estado tan sofisticado como en ese caso, un grupo de investigadores ha anunciado que desarrolló una estimulación que puede proveer al cerebro humano con información práctica, para inducir habilidades a corto plazo. 

El equipo de los HLR Laboratories, con sede en California, advierte haber encontrado una ruta para amplificar el conocimiento. Lo anterior lo habrían conseguido luego de alimentar el cerebro de un grupo de personas con las señales eléctricas emitidas por el cerebro de un experimentado piloto de aviones. Esto ocurrió mientras el novato aprendía a volar una aeronave en un simulador.  

El estudio, publicado en Frontiers in Human Neuroscience, determinó que aquellos voluntarios que recibieron la estimulación de señales eléctricas vía electrodos obtuvieron mejores resultados (en un 33%) que el resto de los aprendices. 

El doctor Matthew Phillips, uno de los responsables de la investigación, asegura que aunque parezca increíble, podríamos estar ante un sistema que permita acelerar significativamente la obtención de habilidades y nuevos conocimientos:

Nuestro sistema es uno de los primeros en su tipo. Se trata de un sistema de estimulación del cerebro. Suena un poco a ciencia ficción pero existe una gran base de estudios científicos asociados al diseño de nuestro sistema. 

El aprendizaje, a nivel cerebral, tiene que ver con una habilidad del cerebro conocida como neuroplasticidad. Ésta se refiere a aquella capacidad de literalmente absorber información y traducirla en la incorporación de procesos nuevos dentro del funcionamiento mismo del cerebro. 

¿Estás listo para aprender artes marciales?