*

X

LovePalz, el teledildo Wi Fi para tener sexo con tu pareja a distancia

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/02/2012

Sexo virtual con un metajuguete que permite sentir los movimientos copulatorios de tu pareja a distancia en tiempo real.

LovePalz promete ser el meta-juguete sexual, dando un paso más allá en lo que conocemos como sexo virtual. El amor a distancia es difícil --para algunos rídiculamente así--, hay veces que el deseo crece y las cámaras de Skype (o el poder de la imaginación) no son suficientes. Algunas personas quieren sentir el sello infalsificable de sus amantes y quizás LovePalz puede ser un vehículo tangible para esto.

Básicamente LovePalz es un doble jueguete sexual, un aparato minimal que simula un falo y otro una vagina. Los amantes conectan este dispositivo vía Wi-Fi a su teléfono móvil y reciben las sensaciones del coito de su pareja. La mujer que juega con el rol de "Hera" recibe el falo de "Zeus", el cual en tiempo real (según el ancho de la conexión) va trazando el bamboleo que emite el hombre sobre la vagina sintética. La velocidad, la cadencia y la presión son emulados por LovePalz con una promesa de fidelidad.

La idea que mueve a este producto es simple pero difícil de superar por el momento en el mercado de sexo virtual --se podrían crear aparatos más parecidos a los órganos sexuales reales y sacrificar un poco el diseño, pero esto quizás no sea más que un detalle. El siguiente paso, de una manera más romántica y telepática, quizás sea conectar también a la pareja a una banda electroencefalográfica para que hagan el amor con la mente --que los aparatos se muevan según sus ondas cerebrales. O que reciban vía estimulación craneal magnética sensaciones de lo que su pareja está sintiendo: una electrosíntesis del amor: una neurola.

[LovePalz]

La mutación de los logos más famosos a través del tiempo

Buena Vida

Por: corrector - 10/02/2012

Se requiere de un toque especial para lograr la alquimia creativa que conjugue la identidad de una marca con un diseño que logre insertarse en la psique de los consumidores para permanecer viva hasta la posteridad. Estos logos han logrado eso y más ya que, con solo mirarlos, de inmediato reconocemos el producto, en una especie de reminiscencia (o manipulación) que activa el recuerdo solo con mostrar una pequeña parte de sí, ya sea una figura, los colores o la tipografía, y como todo en este deambular mundano, también han pasado, desde su invención hasta la actualidad, por procesos de modificación. Dicen que los logos de las marcas son modernos sigilos, emblemas de brujería.