*

X

Un nuevo lubricante de marihuana para relajarse y tener orgasmos psicoactivos (VIDEO)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/10/2014

La marihuana medicinal llega al placer femenino con un aceite de cannabis comestible que promete abrir las puertas del éxtasis erótico

sexoil

La fiebre de la marihuana llegó a California desde hace unos años con la aprobación de la cannabis medicinal y, con ella, el desarrollo de numerosos productos de la más diversa parafernalia. El más reciente miembro de este panteón psicoactivo de objetos de placer y revuelo es el lubricante Foria hecho a base de una selecta cepa de marihuana californiana, el cual promete rauda euforia "natural", una cascada de "placer interior".

Este producto no sólo es un lubricante vaginal; también puede ser un lubricante mental, ya que es comestible y contiene THC: doble bisagra que une la fantasía, la mente y el cuerpo en su templo de erotismo verde radiante. El lubricante viene en la presentación de un gel que se aplica en la vagina y contiene aceite medicinal de cannabis y aceite de coco que permite evitar infecciones provocadas por los hongos. Según su creador, "es delicioso para comer".

El producto tiene además, según su creador Matthew Gerson, otras fantásticas propiedades: es vegano, libre de aditivos y tiene un pH diseñado para mantener el pH de la vagina en su estado ideal. Cada frasco proporciona suficiente para 30 sesiones y asegura ser un poderoso facilitador del orgasmo femenino.

Por el momento este producto psicogourmet sólo es accesible a personas con una licencia de marihuana médica en California, pero pronto podría llegar a otros estados como Washington o Colorado. Y seguramente estará en el mercado en unos meses, cuando Nueva York estrene la nueva legislación que ha aprobado la marihuana medicinal. Más allá de astuto marketing, el producto parece ser una buena idea para aquellas mujeres que gustan de la marihuana y buscan soltarse en el plano sexual: un juguete cannábico en la senda del éxtasis.

 

 

La "pornografización" del fitness (sobre cómo sexualizar el cuerpo pone en riesgo su esencia)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/10/2014

Si el fin del ejercicio físico es la sexualización del cuerpo, se corre el riesgo de perder el sentido del propio cuerpo. Una veterana de la industria te explica por qué

Tosca Reno ha sido entusiasta del fitness durante medio siglo, y aún más allá de cumplidos los 40 años siguió modelando en posters y campañas de gimnasios y marcas de productos relacionados con el mejoramiento físico; esta perspectiva le permitió hablar sobre cómo la imagen de la mujer y el ideal sexual alimentan visiones erróneas y peligrosas acerca del fitness, el cual se ve como una glamourización de la salud y la objetivación del cuerpo.

"El peligro es que lo que las mujeres vean en las revistas de ejercicio les enseñe que es posiblemente para ellas", escribe Reno. En su ámbito profesional, "las mujeres están desesperadas por aparecer en publicaciones de fitness, ser glorificadas a través de una foto. Las mujeres harán cualquier cosa por estar ahí".

Las cosas que Reno ataca son una sentencia brutal: "Se matarán de hambre para estar lo suficientemente delgadas como para que la definición muscular se note, experimentarán con drogas recreativas y farmacéuticas, se prostituirán a los jueces y más...".

¿Entonces el fitness es algo que debe evitarse a toda costa? No necesariamente: para Reno, la salud y tener un cuerpo fuerte deben ser objetivos personales, de libre elección, y que impliquen erradicar la búsqueda de ese ideal de belleza de las revistas.

fitnessmagazine

En cierto sentido, Reno vuelve al viejo dictum de "Mente sana en cuerpo sano" cuando se pregunta: "¿Cuándo será aceptable levantar peso [y] construir confianza e inteligencia a la vez que fortalecer tu cuerpo, sin que te preocupe cómo se verá tu trasero en booty shorts?".

Sin importar si haces yoga, andas en bicicleta o te sometes a la tortura de los pilates, "la llave del fitness", según Reno, "es ser capaz de mover tu cuerpo en la manera en que está hecho para moverse".

Esta llave implica dejar de asumirse como arcilla de objetivación sexual para el deleite del otro y ponerse en forma "de manera funcional más que sexual"; esto significa: "ser capaz de ser poderos@ sin importar tu altura, tamaño de busto, talla de zapato o color de cabello. Te empoderas desde las profundidades de tu ADN porque hiciste el trabajo, ganaste tu lugar y caminas con confianza por ello".

Asistir al gimnasio es un ejercicio de confianza: "Lo que construimos en el gimnasio es un sentido de sí mismos y de lo que somos capaces de hacer".