*

X

Sinestesia podría explicar la capacidad de ver el aura

Por: pijamasurf - 05/08/2012

La supuesta capacidad de ver el aura de las personas podría explicarse por la conjunción de factores neurológicos en los que la sinestesia es el más importante.

La existencia del aura, ese cuerpo astral que supuestamente rodea a todas las personas y cuyos rasgos varían en función del estado espiritual de cada uno, ha sido debatida desde distintas creencias y disciplinas, cada postura aportando pruebas a favor o en contra de esto que algunos clasifican entre los fenómenos paranormales.

Recientemente una investigación realizada en España relaciona la presunta capacidad de ciertas personas para “ver” el aura de otras con la sinestesia, esa condición neurológica que hace a algunos mezclar percepciones de sentidos distintos: saborear un sonido, sentir un sabor o incluso asociar letras con un color en específico. Esto porque los sinestetas poseen conexiones sinápticas en un número superior al promedio.

En cuanto a la relación entre la sinestesia y el aura, psicólogos experimentales de la Universidad de Granada estudiaron el caso específico de un curado conocido por el alias de “El Santón de Baza”, Esteban Sánchez Casas, a quien muchos locales atribuyen poderes sobrenaturales, entre estos, el de ver el aura de las personas.

Para los investigadores, sin embargo, el de Sánchez Casas se trata de un caso evidente de sinestesia o, mejor dicho, un caso evidente y múltiple, pues “El Santón de Baza” presenta estas variantes de dicha condición:

Sinestesia de color-rostro:  el reconocimiento facial de una persona se asocia con un color en la región del cerebro encargada de este procesamiento.

Sinestesia tacto-espejo: el sinesteta experimenta las mismas sensaciones de una persona a la que ve sufrir un dolor o simplemente ser tocada.

Además de estas dos, los psicólogos también consideran que el curador granadino ha desarrollado un alto grado de empatía y un trastorno mental llamado esquizotipia, no exento de delirios y paranoia.

De acuerdo con Emilio Gómez Milán, uno de los investigadores involucrados, todos estos factores se conjugan para “hacer que los sinestetas tengan la habilidad de hacer sentir comprendidas a las personas, les otorgan habilidades especiales para leer las emociones y el dolor”.

[Science Daily]

Analgésico lingüístico: decir malas palabras alivia el dolor físico

Por: pijamasurf - 05/08/2012

Las palabras malsonantes, groserías, insultos y maldiciones, reducen la sensación de dolor cuando se pronuncian en una situación de sufrimiento físico, esto según un estudio de la Universidad de Keele.

Las palabras malsonantes, esas que según el diccionario "ofenden los oídos de personas piadosas o de buen gusto", podría cumplir una función más allá de la catarsis de bolsillo que en ocasiones significan para quienes las profieren, un alivio que no toca únicamente el estado de ánimo sino también la sensación de sufrimiento, sobre todo en una situación de dolor físico.

Esto según una investigación realizada por psicólogos de la Universidad de Keele, en el Reino Unido, quienes experimentaron con el efecto que un insulto tiene sobre la percepción del dolor.

Los investigadores pidieron a 64 voluntarios que sumergieran sus manos en agua helada en dos situaciones distintas: la primera, al mismo tiempo que pronunciaban una palabra insultante de su elección; la segunda, con una palabra común.

Sorpresivamente, las llamadas groserías ayudaron a que las personas soportaran mucho más tiempo el contacto con el agua: 2 minutos mientras maldecían, 1 minuto y 15 segundos cuando no. Asimismo, los voluntarios afirmaron que tener permitido insultar les hizo sentir menos dolor.

Un analgésico lingüístico que, en tanto se utilice en beneficio personal y nunca para ofender a otro, parece un remedio más que aceptable.

[Life Hacker]