*

X

Modelo de Instagram reenvía fotos no solicitadas de genitales a las novias de acosadores

Por: pijamasurf - 02/01/2016

Enviar imágenes de genitales no pedidas no es una forma de ligar, sino una forma de acoso online que poco a poco es castigado socialmente a través de la exposición pública

 sears3

Emily Sears es una bella modelo australiana actualmente viviendo en Los Ángeles que se ha enfrentado al acoso virtual de una manera práctica, franca y sin miramientos. Debido a los 2.4 millones de seguidores que Sears ha recabado a través de Instagram (y a su innegable belleza), la joven ha atraído también mucha atención negativa de hombres tratando de ligársela. Cuando Sears recibe una foto de genitales, la reenvía a la novia o familiares del pervertido con mensajes como "las chicas debemos mantenernos unidas" o "lamento ser la portadora de malas noticias".

La estrategia funciona lo mismo para fotos de genitales masculinos como para videos de masturbaciones no solicitados y todo tipo de acoso online: Emily busca a la pareja del susodicho y le escribe una apenada (no pun intended) nota para explicarle la situación, incluyendo capturas de pantalla de las conversaciones, imágenes o videos.

Emily Sears (Instagram) Emily Sears (Instagram)

Junto con su amiga, la modelo Laura Lux, Emily ha llevado a cabo esta estrategia para recordarle a los acosadores online "que deben respetar a las mujeres". Además, piensa que esto "hace responsable a la gente de algo que parece perderse en línea: estar detrás de una pantalla le da a las personas una falsa sensación de anonimato".

Luego de recibir dos o tres fotos de penes al día, Emily comenzó a ponerse en contacto con las familias de los acosadores, además de postear en línea los mensajes para escarmiento de donjuanes indeseados. "He notado que desde que he publicado mis respuestas como advertencia, el número [de fotos no solicitadas] se ha reducido significativamente. Creo que mis seguidores están captando el mensaje lentamente".

sears2

Aunque Emily y Laura no siempre reciben respuesta de las novias o familias de los acosadores, cuando éstos se enteran de la situación generalmente sus impulsos bajan, y les envían "disculpas de pánico". 

No importa si se trata de una celebridad web o de una persona común y corriente: el acoso virtual debe evidenciarse y discutirse abiertamente, y casos como el de Emily Sears y Laura Lux muestran hasta qué grado hemos perdido el respeto por la gente, especialmente por las mujeres, al suponer que sólo por mostrarse en poca ropa o en poses provocativas esperan ser bombardeadas por fotos de genitales. Ojalá que la idea se reproduzca y sean las novias las que lidien con la libido de sus novios acosadores.

sears

Correos electrónicos convertidos en hermosas cartas escritas a mano

Por: pijamasurf - 02/01/2016

Hackeando la estética autómata de la inmediatez: proyecto en línea transcribe la comunicación electrónica en cartas escritas a la vieja usanza

Screen Shot 2016-01-30 at 9.49.59 AM

Hace poco reflexionábamos sobre la posibilidad de que la escritura a mano desaparezca, con las implicaciones culturales y estéticas que ello significaría. En su proyecto Snail Mail My Email, el artista estadounidense Ivan Cash convirtió correos electrónicos mandados entre extraños en tradicionales cartas escritas a mano. Tras apenas 4 días de haberlo sacado al aire, Cash ofreció transcribir al papel y mandar a cualquier lugar del mundo todos los e mails que recibiera en el transcurso de 1 mes. El resultado fue de proporciones virales, con alrededor de 11 mil e mails, lo que lo forzó a reclutar alrededor de 200 escribanos voluntarios para lograrlo.

Como la mayoría de los proyectos en Internet, el proyecto de Cash duró muy poco; pero ahora vive en una antología que contiene las más bellas e interesantes cartas que se mandaron durante ese tiempo.

Cartas dobladas en forma de aviones o de pájaros, post-its con poemas, pedazos de hojas de colores con caligrafía antigua o besos pintados con lápiz labial son algunos ejemplos de esta colección. La única regla fue que las cartas no contuvieran más de 100 caracteres cada una, para poder crear con ellas cualquier cosa que a los voluntarios les viniera a la imaginación.

En una entrevista, Cash apuntó que esperaba que el proyecto “sirviera en general como una campaña para escribir cartas, e inspirar a los participantes a acuñar este casi extinto arte en una era en la que hablar es barato y mandar mensajes de texto es aún más barato”. Cash concibe el proyecto como una admirable manera de forjar “dinámica y colaboración forzada entre extraños”.

El encanto del proyecto, más allá de que regrese (aunque sea por un corto período de tiempo) el formato manual de la carta al mundo, es que la intimidad inherente a las cartas está en las manos de completos extraños. Es decir, una declaración de amor o incluso una propuesta de matrimonio pueden ser transcritas a la pluma por algún bienintencionado extraño. Quizá los intermediarios resten intimidad al mensaje, pero la forma sin duda tiene un valor encantador. 

Screen Shot 2016-01-30 at 9.54.37 AM