*

X

Descubre el nuevo olor blanco

Por: pijamasurf - 11/18/2015

Científicos encontraron la mezcla exacta necesaria (sin relación entre sus componentes) para descubrir el olor blanco

Screen Shot 2015-11-18 at 11.33.58 AM

Así como la sinestesia (definida como la experiencia de percibir algo con un sentido distinto al que debería corresponderle –hay quien dice ver sonidos o escuchar colores–) es cada vez más estudiada, también existe la posibilidad de crear nuevas experiencias para los sentidos: nuevos olores, sabores y colores.

Para la luz y el sonido existe una mezcla de componentes que se caracterizan por el hecho de que sus valores de señal no guardan relación estadística. A esto se le llama "blanco", y existe luz y sonido con estas características.

Habiendo sonido y luz blanca, el neurobiólogo Noam Sobel y sus colegas del Instituto de Ciencia de Weizmann en Israel se propusieron lograr lo mismo pero con un olor. Esto lo consiguieron mediante una mezcla de olores sin relación entre sus componentes. Para ello no se requiere de una mezcla de componentes específicos, sino una combinación cuyos elementos tienen que ser iguales en intensidad y abarcar el rango completo de olores perceptibles por el ser humano. ¿El resultado?: los participantes del experimento no pudieron describirlo; hay que olerlo para entenderlo, pues es una mezcla entre debilidad y placer.

Los científicos descubrieron también que entre más componentes haya en una mezcla de olores, mayor es la pérdida del efecto de olores identificables. En un café o en una manzana, por ejemplo, los componentes de los olores son mínimos, por lo que es fácil identificar el aroma que sabemos que es propio del café. Sin embargo, mientras más componentes estén presentes en la combinación, ésta se vuelve más inodora. Un efecto parecido ocurre con el olor blanco, y no deja de ser misterioso que las personas que participaron en el experimento coincidieron en que hay algo placentero en dicho aroma. 

¿Rompiste con tu pareja y no sabes cómo manejarlo? Ahora Facebook también nos "ayudará" con eso

Por: pijamasurf - 11/18/2015

Una nueva funcionalidad de Facebook permitirá a sus usuarios sobrellevar el duelo por un rompimiento amoroso en esa red social

Young_couple_sitting_apart_on_park_bench

En nuestra época una parte importante de la experiencia emocional pasa por las redes sociales y, en general, los medios digitales. Las relaciones personales ya no sólo se viven en eso que antaño se conocía como el “mundo real”: los lugares físicos, los restaurantes, los parques, el mundo de la corporalidad, de los abrazos, de la voz. Todo eso existe, no ha desaparecido, pero convive también con esa otra forma del contacto y la cercanía que alguna vez se calificó de “virtual” porque ha prescindido del cuerpo y se sostiene únicamente en la comunicación a distancia. Mensajes de texto, fotografías enviadas en tiempo real, a veces también grabaciones de audio, pero todo por mediación de un soporte tecnológico impersonal.

Esto, que en algún momento pudo ser espontáneo, producto de la propia forma de relacionarse con los otros, ahora se ha convertido en un campo de acción de las grandes empresas digitales, que buscan insertarse en dichos momentos para promover el uso de sus productos. Y aunque podría pensarse que los sentimientos no son territorios comercializables, las estrategias de estos consorcios prueban lo opuesto.

El pasado 19 de noviembre en su blog, Facebook anunció una “mejora en la experiencia de cuando las relaciones terminan”, lo cual es una especie de ajuste especial en su algoritmo para el momento en que una persona cambia su estatus de “En una relación con” a causa del rompimiento amoroso.

De acuerdo con el comunicado firmado por la gerente de productos, Kelly Winters, la red social comenzará a “probar herramientas que ayuden a la gente a manejar cómo interactúan con sus ex parejas en Facebook después de que una relación termina”.

En la práctica, esto se llevará a cabo con una serie de preguntas que se le harán al usuario después de que este haya cambiado su información relativa a la persona con quien sostenía la relación. A partir de sus respuestas el algoritmo le mostrará el nombre y perfil de su ex un número específico de ocasiones (o ninguna), sus publicaciones se bloquearán automáticamente y su nombre ya no se mostrará como sugerencia al etiquetar a personas en una fotografía.

¿Qué pensar de este procedimiento, que en algo recuerda la práctica estalinista de borrar a personajes incómodos de fotografías históricas? ¿No es quizá cederle todavía más margen de nuestra subjetividad a Facebook (y, en general, a alguien que no somos nosotros mismos, con propósitos que no son los nuestros) al entregarnos a la comodidad de duelo que nos ofrece?