Pijama Surf

3 proyectos para crear un internet libre: sin control gubernamental ni corporativo

La necesidad de construir un internet descentralizado, libre de agendas políticas y corporativas, resulta una obligación para todos aquellos que se jactan de librepensadores digitales; presentamos 3 proyectos que podrían convertirse en una épica alternativa frente al internet tradicional.

Por: Javier Barros Del Villar - 03/05/2011 a las 11:05:22

En Pijama Surf hemos reiterado la necesidad de crear un internet verdaderamente libre. Tal vez el primer paso para ello es eliminar en nuestra mente la idea de que la actual Red es una especie de risueño shangri-la en donde las praderas digitales se encuentran repletas de flores que emanan un perfume a libertad.

Es un hecho que desde su consolidación en la vida cotidiana de millones de personas alrededor del mundo, Internet nos ha convidado múltiples lecciones en torno a la colectividad, al empoderamiento comunitario, y a la interconectividad como parte fundamental de la naturaleza humana. Y lo anterior parece algo irrefutable. Sin embargo, con los años también hemos aprendido que esta monumental red de intercambio depende de una autoridad central, la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) la cual a su vez esta a merced de presiones por parte de gobiernos o corporaciones. “El simple hecho de que los legisladores y los cabilderos controlen ahora el futuro de la Red debería de ser suficiente para que nosotros nos movamos a otro lugar” afirma Douglas Rushkoff, uno de los más sagaces teóricos de los medios y quien ha inspirado, en cierta medida, la identidad editorial de Pijama Surf.

Con casos como la censura a Wikileaks tras su legendaria filtración de cables diplomáticos, así como la facilidad de algunos gobiernos para “apagar” internet en el territorio nacional (moda que comenzó con las revueltas civiles suscitadas en diversos países de África este año), de alguna manera se confirmó que es tiempo de tomar en serio, a nivel generacional, el reto de construir una especie de internet alternativo, lejos de anuncios de marcas salpicando prácticamente todo contenido, aplicaciones que archivan tus datos para luego ser vendidos a agencias de marketing, y la posibilidad de que cierren tu sitio si llegas a incomodar, suficientemente, intereses corporativos o agendas gubernamentales.

“No estoy tratando de ser un aguafiestas, o de menospreciar las posibilidades de la red. Solo quiero eliminar la noción ficticia de que internet es una entidad incontrolable, descentralizada, y libre para todos, con el objetivo de que podamos crear algo más. Así es. Propongo que abandonemos el internet y al menos que aceptemos el hecho de que este se ha rendido al control corporativo como prácticamente cualquier otra cosa dentro de la sociedad occidental. Estaba destinado a pasar, y en su arquitectura centralizada se gestó su vulnerabilidad ante una potencial conquista” citamos a Roushkoff en su momento, quién además agrega: “No es una gran ciencia. De hecho conozco unas cuantas docenas de personas que están leyendo esto y que podrían hacer este proyecto realidad” afirma de manera incitante Rushkoff. En los ochentas existió un inspirador antecedente de esta nuevo internet, una versión súper sencilla llamada Fidonet que consistía en que alguien aportaba su computadora como un servidor. Y el resto de los integrantes de esta cibercomunidad llamaban desde sus computadoras al modem conectado a un teléfono, lo cual les permitía compartir información, subir y descargar datos, y cualquiera que tuviera acceso a la computadora que estaba siendo utilizada como servidor podía hacer uso de la información acumulada por el retso de la comunidad. Así que hay que hacerlo. ¿Usaremos telefonía, radio pirata, o alguna otra región del espéctro? ¿Le pedimos dinero a George Soros o a la Fundación MacArthur? ¿Realmente necesitamos o queremos su dinero? Como podría afectar a nuestra red el financiamiento basado en una divisa centralizada, o en una fundación privada, o una universidad pública, de acuerdo a la naturaleza arquitectónica que queremos imprimirle? ¿Quién adquirirá la habilidad de gobernarla o limitar lo que sea que pueda transmitirse a través de la red (si es que existe alguien)?”

Afortunadamente, más allá de promotores teóricos sobre esta idea, como lo somos en Pijama Surf dadas nuestras limitaciones en conocimientos técnicos para acceder a la aventura de programar una nueva Red, también existen personas que están tratando de dar vida a esta maravillosa iniciativa, por lo que, lo menos que podríamos hacer es promover sus proyectos y enviarles nuestras sinceras bendiciones digitales con la esperanza de que pronto logren cristalizar su ciber-épica misión:

Openet

Openet tiene como objetivo desarrollar un internet civil, ajeno al control de cualquier gobierno o corporación. Su intención no es solo crear un sistema sincrónico de redes locales, sino construir una red de redes global interconectada a través de una tecnología conocida como packet radio que se utiliza para transmitir data digital a través de enlaces de radio o inalámbricos. Este proyecto es parte de la organización open_sailing.

Netsukuku

Netsukuku es un proyecto del grupo italiano FreakNet MediaLab. Esta diseñado para se una red de sistemas sincrónicos, distribuida y anónima, que utiliza tarjetas de redes inalámbricas. De hecho, FreakNet esta incluso construyendo un propio modelo de arquitectura de dominios. Sin embargo, desde septiembre de 2009 dejaron de actualizar el código que llevaban construyendo lo cual sugiere que han tenido serios problemas para llevar un paso más allá lo que tienen desarrollado hasta ahora.

Freifunk

Freifunk (en alemán “radio libre”) es una organización dedicada a proveer recursos informáticos y sistemas sincrónicos para poryectos de redes. En su sitio tiene un listado con este tipo de redes locales alrededor del mundo. Entre los recursos que ofrece esta un router firmware gratuito optimizado para redes independientes que funcionan de manera inalámbrica.

La gente involucrada en estos proyectos parece haber entendido que en lugar de organizar movilizaciones para pedir clemencia o exigir libertad digital, tal vez sería mejor estar canalizando esa energía en construir un internet civil, alternativo, e inaugurar una masiva fiesta digital a la cual seguramente no estarán invitados los gobiernos, las corporaciones, las agencias de mercadotecnia, y uno que otro miembro más de la oscura legión que hasta ahora se ha dedicado a explotar la Red de acuerdo a los vicios tradicionales de la sociedad contemporánea: manipulación, consumo, y vigilancia.

Twitter del autor: @paradoxeparadis – Lucio Montlune

Artículos alter-digitales recomendados:

La información quiere ser libre: necesitamos crear un nuevo internet

Programa o serás programado (manual de emancipación para la sociedad digital)

Internet es una máquina masiva de espionaje: Julian Assange

Alterinstructivo: ¿Qué hacer si tu gobierno bloquea Internet?


  1. Legion dice:

    No solo es posible, en algunos sitios es una realidad. Por ejemplo, el ISP neutro guifi.net, construido y gestionado con el dinero de ciudadanos. Incluso tuvieron soporte de ipv6 antes que los grandes ISP, ;)

  2. Pat dice:

    Seguramente logroran una nueva internet, pero siempre serà controlada por alguien, porque siempre necesitarà mantenimiento y servidores en los cuales pasan todos los datos..bueno ya veremos lo q pasara en l futuro ;)

  3. Vier dice:

    Interntet es un monstruo necesario, que poco a poco esta fagocitando toda la informacion.
    Es absolutamente necesario crear alternativas libres, autonomas, e interconectadas.
    Imposible? hace no tanto años Internet lo era…

  4. Jorge dice:

    Por desgracia, imposible.