*

X

Humanos del futuro con implantes de algas podrían respirar debajo del agua

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/07/2011

Descubrimiento de salmandras con algas en las células, en una simbioisis que les permite obtener oxígeno, podría abrir paso a un futuro donde hombres con implantes de algas podrían respirar debajo del agua

Después de volar, uno de los sueños biológicos del ser humano es respirar debajo del agua –como Aquaman- y poder explorar los misterios del océano sin tener que interrumpir el viaje teniendo que regresar a la superficie o cargar un molesto tanque de oxígeno. Esto podría haber dado un primer paso, ante el descubrimiento de una simbiosis total entre algas que viven dentro de las células de las salamandras y que son transmitidas de generación a generación en su ADN.

Lo interesante del caso es que esta relación simbiótica se da de forma que las algas se alimentan de nitrógeno de los desechos embrionarios de las salamandras y las salamandras se benefician del oxígeno de los desechos de las algas. Lo que en teoría, al menos, permitiría un tipo de bioingeniería en la que un organismo vertebrado podría obtener oxígeno a través de algas incorporadas orgánicamente a sus células, una forma de transhumanismo o hibridización entre algún amimal (¿el hombre 3.0 ?) y estas plantas acuáticas.

En la película “Azul Profundo” vemos a un hombre que es parte delfín que logra sumergirse a profundidades inusitadas para el organismo humano y acaba dejando la tierra firme para unirse con los delfines en el océano. Quizás en el futuro podríamos tener una versión de un hombre-alga que abandone la tierra firma para convertirse en un ser océanico, el cual podría construir una Nueva Atlántida en el fondo del mar y descubrir los misterios de las zonas abisales, una vez que la tierra ya ha sido conquistada en su totalidad. Llevar la luz a la parte más remota y oscura del planeta.

[io9]

La paradoja de Fermi ¿por qué no hemos encontrado evidencia de vida extratererstre?

Ciencia

Por: Cristian Miquel - 04/07/2011

En un universo tan grande como el nuestro la probabilidad de que exista vida extraterrestre es extremadamente alta, y sin embargo la ciencia humana no ha logrado encontrar vida inteligente.

Esta paradoja se funda en la premisa de que los extraterrestres simplemente no están por ninguna parte, no podemos detectarlos y esto no debería ser así, por lo siguiente:

Considerando la edad del universo y las dimensiones del universo,  la ecuación de Drake predice la existencia de millones de civilizaciones inteligentes esparcidas por el cosmos. La pregunta es ¿porque no está lleno de naves extraterrestres o vestigios de su presencia?

Hay varias respuestas teóricas para esto, una de ellas es bastante preocupante; vivimos en una simulación (tipo Matrix) programada por una civilización superior y anterior que busca probar o experimentar el desarrollo de una civilización en un universo estéril de vida, pues su universo esta rebosante de ella.

Otra teoría es que las civilizaciones no alcanzan a tener un tiempo de vida muy extendido como para realizar viajes por el espacio (ni el tiempo de desarrollar la tecnología necesaria ni la unidad y pacificación planetaria requerida para una empresa de esa magnitud) pues se destruyen en lo que los futurólogos  califican cómo “adolescencia tecnológica” que es donde nuestra especie estaría en éste momento.

La vieja idea de que las distancias y el tiempo necesario eran el gran océano que hacia imposible el encuentro de dos especies inteligentes, queda desacreditada (y la paradoja de Fermi, adquiere más fuerza) con la idea del desarrollo de sondas replicadoras que viajarían por la galaxia (y el universo) replicándose en cada planeta que lleguen y reenviando la información de sus descubrimientos de vuelta al planeta de origen.

Los cálculos indican que una de esas sondas podría replicarse y sus “hijas” también, a un ritmo que le permitiría explorar nuestra Vía Láctea en solo medio millón de años, nada en lo que tiempos astronómicos se refiere.

Lo único cierto es que con nuestro radiotelescopios y telescopios ópticos, no podemos percibir ninguna señal de esas sondas, naves o lo que sea. Algunos teóricos  incluso infieren que deberíamos poder observar enormes proyectos de súper ingeniería espacial de estas super-civilizaciones, proyectos cómo las llamadas esferas Dyson.

No hemos encontrado nada. Por supuesto alguien dirá que esta lleno de evidencia oculta por intereses sombríos, sin embargo la tesis de Fermi afirma que su presencia debería ser obvia para todos, entonces ¿qué pasa? ¿Somos quizás lo últimos seres inteligentes del universo? ¿Estamos presenciando los últimos intentos del universo de generar una civilización?  O tal vez nos estamos acercando al momento del desarrollo tecnológico en que nos autodestruiremos como todas las demás civilizaciones anteriores, que por lo mismo nunca pudieron explorar el universo como nosotros quisiéramos en un futuro no muy lejano.