*

X

"Elige la vida": la versión actualizada del irónico monólogo de 'Trainspotting'

Arte

Por: pijamasurf - 02/04/2017

El monólogo que hizo a Renton un personaje emblemático de toda una forma de sentirse de una generación intenta volver a captar el Zeitgeist

En 1996 Trainspotting, en la voz de su protagonista Renton, la pegó con este monólogo:

Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver teleconcursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida... ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: yo elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?

Para muchos jóvenes este discurso capturó la sensación del Zeitgeist del momento, un irónico despertar del sueño falaz del capitalismo y el consumismo; preferir no participar en esta farsa de opción múltiple.

La versión actualizada para la película Trainspotting, que un crítico de The Guardian considera un tanto patética, dice:

Elige la vida. Elige Facebook, Twitter, Instagram y reza por que a alguien, en alguna parte, le importe... Elige desenterrar viejas relaciones, deseando que las cosas hubieran sido diferentes. Elige ver cómo la historia se repite. Elige tu futuro. Elige el reality TV, tildar de putas, porno de revancha. Elige un contrato de cero horas, un viaje al trabajo de 2 horas... y elige lo mismo para tus hijos, sólo que peor, y ahoga el dolor con una dosis desconocida de una droga desconocida hecha en la cocina de un desconocido. Y luego... intenta respirar profundamente... Eres un adicto, así que sé adicto. Sólo sé adicto a algo más. Elige a los que quieres. Elige tu futuro. Elige la vida.

Y sí, tiene razón el crítico de The Guardian: los creadores de Trainspotting 2 debieron haber "elegido" no repetir este monólogo, aunque éste al menos refleja bien el fastidio y la sequedad creativa de una crisis de madurez. Quizá les pasó (como señala uno de los personajes de la película original sobre Iggy Pop) que "lo tuvo pero lo perdió". La vida a los 46 no es como a los 25. Suele ser una versión de más baja calidad, un tanto pixeleada, especialmente cuando quemaste tus mejores cartuchos (y tus neuronas) en la juventud, persiguiendo los thrills del momento como si no hubiera mañana. Quizá este discurso simplemente es un reflejo de la progresiva estupefacción de nuestra sociedad, ya sea que consumamos drogas como el crack o la heroína o Facebook e Instagram. 

Beardsley: la línea negra del art nouveau (FOTOS)

Arte

Por: PijamaSurf - 02/04/2017

Conoce una muestra de las grandiosas ilustraciones del genio perdido y algunos episodios de su trágica vida

 

Aubrey Beardsley nació en Brigthon, Sussex, Inglaterra, el 21 de agosto de 1872. Desde muy joven comenzó a interesarse por el dibujo, en especial por la ilustración. A los 6 años le diagnosticaron tuberculosis, enfermedad que nunca se separaría de él.

 

 

Fue uno de los grandes iniciadores del art nouveau, corriente plástica aplicada a la arquitectura (Antonio Gaudí), la pintura (Gustav Klimt), la ilustración (Alfons Mucha) y las artes decorativas. Una de sus principales características es el uso de motivos herbolarios y floridos representados con líneas curvas, además de motivos provenientes del arte oriental.

 

 

Beardsley ilustró grandes obras literarias antiguas y de su época como Salomé de Oscar Wilde, con quien se decía que sostuvo un romance. Pertenecieron a un círculo de jóvenes dandis, vestidos estrafalariamente, con hábitos malvistos y una visión crítica de la reprimida sociedad victoriana.

 

Influido por el trabajo de los prerrafaelitas, una asociación de artistas ingleses de mediados del siglo XIX que abogaban por un arte más sincero y directo, Beardsley comenzó a buscar una voz propia y terminó por abrir su propio capítulo en la historia del dibujo.

 

 

Sus aportaciones a través del uso indistinto de la línea gruesa tanto para fondos como para personajes fueron decisivas en el desarrollo de varias corrientes artísticas posteriores.

 

 

Fundó y trabajó como coeditor de la publicación trimestral The Yellow book. En 1895, luego del escándalo provocado por el juicio contra Oscar Wilde por el cargo de asquerosa indecencia (es decir, homosexualidad), su reputación se vino abajo y fue expulsado de su propia revista.

 

Su fascinación por lo grotesco, la muerte y la decadencia alimentó muchos juicios negativos contra su arte; esta búsqueda responde a un sardónico cuestionamiento contra los valores que defendían las buenas conciencias de la aristocracia y la burguesía: la sexualidad, los ideales de belleza, los roles de género y el consumismo.

 

 

Una técnica elaborada con pocos materiales, en blanco y negro, simple pero rica en matices y detalles que permitió al artista, mediante el vaciado sencillo a una placa de zinc, elaborar rápida y fácilmente reproducciones ilimitadas de sus ilustraciones sin perder la claridad del original.

 

 

El autodeclarado asexual, de quien se rumoraba una posible relación incestuosa con su hermana mayor, Mabel, murió en 1898, apenas a los 25 años, de tuberculosis. Dejó detrás un legado artístico incalculable que lo sitúa en la línea de vanguardia de los grandes representantes del art nouveau.