*

X

Cuando regreses a Ítaca, pide que tu viaje sea largo: un cómic para el poema de Cavafis sobre la riqueza de la vida

Libros

Por: pijamasurf - 06/05/2016

Uno de los poemas más célebres de Constantino Cavafis en una adaptación gráfica sumamente precisa y justa

En la tradición clásica es bien conocida la historia de Ulises (aka Odiseo) que, luego de 10 años en la guerra de Troya, emprendió el viaje a Ítaca, su isla natal de la que además era rey. Este motivo, por sí solo, ha sido tomado como una de las grandes metáforas sobre el regreso, la fidelidad, el reencuentro con el pasado y otras situaciones afines que en mucho están relacionadas con la angustia que puede provocar la combinación de saberse sujeto del tiempo (esto es, que el tiempo transcurre a pesar nuestro) y también de las circunstancias: que hay hechos que pasan aunque nosotros no lo queramos. Y sin embargo… algo en nuestra existencia nos lleva a creer que podemos sobreponernos a ambos, al tiempo y las circunstancias, y que si bien nunca existe un regreso exacto, no es posible regresar como éramos cuando nos fuimos, quizá, a pesar de todo, podemos reanudar, volver a unir lo que en cierto momento se interrumpió.

Uno de los mejores intérpretes de este motivo fue el poeta de origen griego Constantino Cavafis, uno de cuyos textos más conocidos (o quizá el más) se llama “Ítaca”, precisa y sencillamente, pues Cavafis retoma el regreso de Ulises sin añadirle nada extraordinario pero sí viéndolo de otra manera, desde otro ángulo, uno que nos sugiere que quizá la “odisea” de Ulises no sólo fue necesaria sino incluso enriquecedora. Que quizá, en efecto, pasar 10 años lejos del hogar y después vivir una y mil peripecias y contratiempos al volver tiene algo de ironía, de broma divina, pero también de regocijo inesperado por todo lo vivido. Una expresión sin duda inconmensurable pero aun así aprehensible para quien sabe bien qué es vivir, experimentar, existir.

La vida, nuestra propia vida, es en sí misma un viaje a Ítaca, quizá no en el sentido de un regreso (¿o sí?) pero sí en el matiz que le otorga Cavafis: es un viaje arduo, difícil, extendido. Y por eso a esta luz podemos darle la razón al poeta y, con él, pedir que la travesía sea larga, llena de aventuras y experiencias.

A continuación compartimos una adaptación gráfica del poema realizada por Zen Pencils y traducida por el sitio elguindilla.com. De ellos mismos hemos publicado antes un poema de Bukowski sobre las condiciones auténticas de la creación artística, algo más a partir de un inspirador texto de Albert Camus y, recientemente, una frase de Séneca contra el miedo en un épico storyboard.

Compartimos además el poema en la traducción de Pedro Bádenas de la Peña, publicada a su vez por Alianza Editorial.

Y ahora ya lo sabes: cuando regreses a Ítaca, pide que tu viaje sea largo.

k1

k2

k3

k4

k5

k6

k7

k8

 

ÍTACA 

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

C. P. Cavafis. Antología poética.
Alianza Editorial, Madrid, 1999.

Edición y traducción, Pedro Bádenas de la Peña

 

También en Pijama Surf: Ítaca es aquí: decide ser feliz y ya

Libro de la semana: "El monte análogo" de René Daumal, alpinismo surrealista en clave hermética

Libros

Por: pijamasurf - 06/05/2016

La fascinante historia de una excursión en busca de una montaña invisible donde debería habitar una humanidad superior

El monte análogo es una de esas aves raras literarias que conjugan la penetración mística con el genio poético y el humor, ligereza surrealista con profundidad hermética. Su autor, René Daumal, murió intempestivamente a los 36 años de edad, en 1944, antes de completar la novela, la cual queda como el atisbo de una brillante inteligencia,  de un hombre letrado en el vedanta, estudiante del sánscrito, de Guenón y de Gurdjieff, psiconauta y bailarín derviche. Su pequeña novela inconclusa evoca lo mejor de Boris Vian en su imaginación y ocurrencia humorística con una profundidad metafísica de la que no renegarían grandes indólogos franceses como el mismo Guenón o Alan Daniélou. 

Daumal presenta su obra como una "novela de aventuras alpinas, no euclidianas y simbólicamente auténticas", es decir como una especie de plano de exploración de la cuarta dimensión con resonancias mitohistóricas. Un estrafalario personaje, el padre Sogol (un palíndromo del Logos "que une al cielo con la tierra") es el que encabeza el proyecto de encontrar el Monte Análogo. Sogol es un estuche de monerías, hombre del clero, profesor de alpinismo, lo mismo afincado en la ciencia del siglo que en el esoterismo de los milenios, versado en mecánica celeste, biología, anatomía, astrología, teosofía, jeroglíficos... "un Pico della Mirandola del siglo XX". Bajo su magnánima intención se congrega un dispar grupo de entusiastas, incluyendo al narrador, a los cuales convence de embarcarse al océano para descubrir esta montaña fantástica. Escribe Daumal:  

La montaña representa la unión entre la Tierra y el Cielo. La cima roza las regiones eternas y la base se ramifica en múltiples estribaciones en el mundo de los mortales. Es el camino mediante el cual el hombre puede elevarse hacia la divinidad y la divinidad revelarse al hombre. Los patriarcas y profetas del Antiguo Testamento ven al Señor cara a cara en lugares elevados. Son el Sinaí y el Nebo de Moisés y, en el Nuevo Testamento, el Monte de los Olivos y el Gólgota. Llegué hasta encontrar ese viejo símbolo de la montaña en las sabias construcciones piramidales de Egipto y de Caldea. 

Se trata por supuesto de la montaña arquetípica, el monte Merú de los hinduistas y budistas, el Olimpo, el Tollan de los toltecas, el monte Qaf de los místicos iraníes desde donde se erige la ciudad celestial... El prototipo de las pirámides y construcciones sagradas, el vínculo con los dioses y el centro de la iluminación. 

Los cálculos de Sogol sugieren que "el Monte Análogo debe ser mucho más elevado que las montañas conocidas hasta hoy, inaccesible por los medios conocidos... pero en sus pendientes inferiores deben vivir humanos semejantes a  nosotros, puesto que es la vía que une efectivamente nuestro ámbito humano con regiones superiores". El buen padre considera que la mención de esta montaña en el centro del "pensamiento de la humanidad invisible" no podía ser sólo un alegoría, por lo que debe existir en la geografía planetaria. Lo cual enfrenta una dificultad evidente ya que el orbe había sido ya mapeado y recorrido y nadie había dejado testimonio de tal pico. El predicamento consiste en que es necesario que este lugar sea accesible y visible y a la vez sumamente difícil de acceder y de ver. Sogol entonces idea una hipótesis basada en el magnetismo y en la geometría del espacio:

La única hipótesis admisible es que el “cascarón de curvatura” que rodea la isla no sea completamente --o no sea siempre, por todas partes y para todos-- infranqueable. En un determinado momento y en un determinado lugar, algunas personas (las que saben y quieren) pueden entrar. Ese momento privilegiado que estamos buscando estará determinado por un patrón de medida del tiempo que sea común al Monte Análogo y al resto del mundo; o sea por un reloj natural y muy probablemente, por el curso del Sol.

Así parte la expedición a cazar una isla que sólo se hace visible en cierto momento del amanecer; artistas y aristócratas franceses con una inclinación mística en busca de una montaña que no se encuentra en ningún mapa, siguiendo sólo un cálculo esotérico de un deber ser trascendental. La excursión finalmente logra penetrar la isla y llega a un poblado en el que, con todo su exotismo, no es más que un doble de su propio estado y origen, como un espejo, un mundo análogo en el que se encontrarán a sí mismos. Acaso un eco del cielo que describe Sócrates como un doble de la Tierra, sólo que más brillante o de los paraísos de los místicos iraníes de los cuales nuestro mundo es una sombra. El lugar es una reminiscencia de lo que podría encontrarse en las faldas del mítico reino de Shangri-La, de Shambhala o en una Atlántida benigna y congelada en el tiempo, según narran exploradores de la geografía invisible. Los pobladores tienen costumbres extrañas pero a través de ellas parecen revelar una profunda moralidad y una misteriosa relación con la montaña.

Screen shot 2016-06-12 at 5.58.55 PM

Nuestra expedición hace su campamento en este poblado que es a la vez un puerto y una escala hacia lo desconocido pero se deduce que para poder emprender el ascenso al Monte Análogo es necesario un proceso de ascesis en el cual los alpinistas deben saldar sus deudas, las cuales contraen una vez que están en la isla cumpliendo con las preparaciones de la baja montaña. En ese lugar, sin embargo, su moneda no sirve, por lo cual todos los servicios y provisiones que reúnen deben saldarse en la moneda local que es la única a la que le dan valor los guías de la montaña que son también las máximas autoridades del lugar, especie de pontífices que regulan el acceso hacia los mundos superiores. Aquí claramente atisbamos una alusión al karma.

La moneda local es llamada "peradam", un "cristal curvo y transparente", equivalente a "nuestro oro". Algunos de los miembros de la expedición consideran que esta palabra puede significar "padre del diamante", pero también "piedra de Adán". Dice Daumal que esta piedra es tan límpida y transparente que algunos ni siquiera la ven, quizás una alusión a una tierra de Adán (el Hombre Primordial) o a un polvo adánico que constituye la esencia humana luminosa, que debe purificarse para percibirse, pero que es la realidad de nuestra naturaleza. "Es la única sustancia, el único cuerpo material al que conceden valor los guías del Monte Análogo", se dice misteriosamente. El peradam suele ser muy difícil de encontrar, pero algunos de los miembros empiezan a verla, unos destellos de esta sustancia, acaso como la anunciación de un estado de purificación, del espejo pulido de su propia alma. 

Pese a truncarse antes del ascenso --o quizás de un estar varado en una especie de limbo o Bardo-- la novela de Daumal se revela como una exploración a la última consecuencia del pensamiento analógico hermético y de la metáfora del microcosmos, común a las diversas tradiciones místicas. ¿Acaso no podemos entrever que esa montaña, ese paraíso, podría existir aquí en la Tierra, no en un lugar remoto, sino como la cumbre de nuestra percepción depurada o de nuestro corazón alumbrado, una vez que hayamos hecho la peregrinación del alma? Subir a la cumbre es igual a salvar la barrera analógica, es decir eliminar la falsa dicotomía entre arriba y abajo y adentro y afuera. El alpinista, sugiere secretamente Daumal, conquistará el cielo en la tierra y se "saboreara a sí mismo", haciendo que el exterior sea el interior y viceversa. De alguna manera, si creemos a los antiguos sabios de los Vedas o de Egipto, debemos reconocer que como es el cielo es la tierra y el cielo entonces debe de estar aquí en la tierra.

 

Libro de la semana anterior: Pitágoras, de José Vasconcelos

Twitter del autor: @alepholo