*

X

Aire, luz, tiempo y espacio no tienen nada que ver con la creación artística: adaptación gráfica de un demoledor poema de Bukowski

Arte

Por: pijamasurf - 10/09/2013

¿Tener un lugar con aire, luz y espacio perfectos, además de el tiempo necesario, son condiciones en las que la creatividad surgirá casí por si sola? O más bien, como dice Bukowski, eso no tiene nada que ver con el arte auténtico y sus manifestaciones.

buko1

La creación artística ha transitado, históricamente, por diversas etapas, aunque en casi todas ha ocupado un lugar más bien marginal, en las orillas de un centro ocupado por otras actividades más provechosas. Posiblemente el Renacimiento europeo fue una de las últimas épocas en que el artista fue reconocido económicamente por su labor, gracias a mecenas que, como los emblemáticos Medici, valoraron monetariamente ese talento al que tan difícil resulta tasar y ponerle precio.

Sin embargo, después de esto, la situación ha sido más bien precaria para los artistas. En El arco y la lira Octavio Paz utiliza la vida de Baudelaire —siempre miserable, siempre ebrio— para ejemplificar esta especie de desprecio que la vida moderna tiene por la poesía y, en general, por el arte. Si bien es posible detectar cierta afectación romántica, lo cierto es que no son pocos los casos de artistas que hoy se elogian, obras que se venden por millones, cuando en su tiempo nada recibieron por su trabajo más que pobreza y desdén. ¿Qué diría ahora Van Gogh, por ejemplo, mutilado y bajos los influjos de la absenta, si asistiera a una de las subastas donde se ofertan sus pinturas?

En los últimos días ha circulado en Internet la adaptación en tira cómica de un poema de Bukoswki que toca este asunto. En “air and light and time and space”, el “viejo indecente” ironiza sobre las supuestas condiciones óptimas para la creación artística, contra las condiciones reales. Si por un lado se cree, como también señaló Cervantes en el Prólogo al Quijote de 1605, que “el sosiego, el lugar apacible, la amenidad de los campos, la serenidad de los cielos, el murmurar de las fuentes, la quietud del espíritu son grande parte para que las musas más estériles se muestren fecundas”, lo más probable es que ocurra justamente lo contrario, y que el artista —o quien se considere tal— tenga que cumplir su vocación en medio de dificultades y obstáculos. Con el posible consuelo de que esa adversidad templará la obra artística.

Dicha adaptación gráfica ya ha sido traducida al español, pero de cualquier forma su original en inglés se encuentra en el sitio Zen Pencils.

También en Pijama Surf: 

TOP: 10 citas de Charles Bukowski sobre la bebida, el alcohol y la virtud de los tragos

Charles Bukowski te dice cómo utilizar tu depresión de manera creativa

Cómo Hermann Rorschach logró interpretar las excentricidades de la psique humana

Arte

Por: pijamasurf - 10/09/2013

A pesar de las grandes divergencias de opinión en cuanto a las interpretaciones que hacen los psicólogos de aquello visto por sus pacientes en las manchas de tinta, la prueba Rorscharch se sigue utilizando como herramienta psicológica.

Rorschach_blot_04

El joven suizo Hermann Rorschach no imaginaba que su afición por la clecsografía lo llevaría a desarrollar una prueba que pudiera dar luz a los psicólogos sobre las diferencias en las personalidades humanas. Hijo de un profesor de arte, Rorschach entró en contacto desde muy pronto con la pintura y con la importante capacidad de aprender a expresarse uno mismo. No obstante, al momento de elegir carrera, se decantó por la Medicina, influído por el consejo del biólogo alemán Ernst Haeckel, y se especializó en Psicología. 

Mientras estudiaba medicina, recordó que Justinus Kerner, aquel autor de unos poemas acompañados cada uno por un inkblot o mancha de tinta, había sido, nada más y nada menos, doctor también. Cuando finalmente se especializó en Psicología y conoció la técnica de asociación de palabras que utilizaba Carl Jung en su psicodiagnóstico, el sensible médico unió sus dos marcados intereses y creó lo que hoy se conoce como "test de Rorschach", una serie de manchas de tinta que, según sus observaciones, eran interpretadas más o menos igual por las personas "normales", mientras que los esquizofrénicos otorgaban respuestas bastante atípicas.

 

[caption id="attachment_66157" align="alignleft" width="300"]Rorschach_blot_02 Uno de los inkblots de la prueba, en el que generalmente se ven dos humanos de perfil uniendo sus manos.[/caption]

Así, esta prueba nació como un intento para diagnosticar la esquizofrenia, pero, incluso desde su nacimiento, Rorschach no ponía las manos al fuego para asegurar que todos aquellos que dieran una respuesta rara a las manchas de tinta eran necesariamente esquizofrénicos. Es decir, que la prueba nunca se aceptó realmente como "objetiva" y fue criticada desde muy temprano por tres cosas, a saber:

1) Algunos psicólogos han argüido que su propio inconsciente se manifiesta al momento de interpretar las interpretaciones de sus pacientes, por ejemplo, si un paciente ve en una de las manchas un sostén, un psicólogo masculino podría pensar que ello es una respuesta sexual, mientras que una psicóloga podría clasificarlo simplemente como "ropa".

2) No queda claro qué es exactamente lo que está midiendo la prueba. En efecto, Rorschach la ideó para diagnosticar un pensamiento desordenado, pero queda en duda si realmente mide la personalidad de un individuo o no, de manera que su validez científica no puede ser comprobada.

3) Los que han aplicado la prueba se han dado cuenta de la falta de certeza que ésta ofrece, pues dos aplicadores distintos han obtenido interpretaciones divergentes sobre una misma persona.

Pese a estas objeciones, el test todavía es utilizado por algunos psicólogos que consideran que, aunque no obtendrán la verdad absoluta sobre el paciente, la aplicación de la prueba sí les servirá para crear un ambiente de confianza y como una manera de incitaren el paciente la mirada hacia sí mismo. 

Las sugestivas imágenes elaboradas por el suizo no se podían quedar sólo en el mundo de la ciencia. Su naturaleza artística las ha hecho eliminar estas barreras conceptuales y podemos encontrarlas como fuente de inspiración para algunos artistas. Tal es el caso de Andy Warhol, que en 1984 produjo una serie de dibujos llamados "Rorschach's paintings", pues Warhol encontraba en los inkblots la cualidad artística de provocar algo en el espectador, de hacerlo proyectarse a través de la obra. Acerca de esta serie, Warhol dijo:

Estaba intentando hacerlos para realmente leerlos y escribir sobre ellos, pero nunca tuve el tiempo para eso. Entonces iba a contratar a alguien para que los interpretara, pretendiendo que era yo, de manera que fueran un poco más... interesantes. Porque todo lo que veía era la cara de un perro o algo como un árbol, un pájaro o una flor. Otra persona podría ver mucho más.

Hermann Rorschach murió a los 37 años, nunca afirmó la validez científica de su prueba, aunque quizá sí haya imaginado que los artistas no lo olvidarían.

[caption id="attachment_66167" align="aligncenter" width="660"]rorsachmain Andy Warhol, "Rorschach paintings", 1984.[/caption]