*

X

Estados Unidos infiltró las escuelas de Afganistán para formar extremistas musulmanes

Política

Por: pijamasurf - 02/05/2016

Una generación educada a distancia por universidades estadounidenses para radicalizarse... Los niños aprendían a contar con tanques y bombas y leían sobre el destino bélico de su nación

Cualquiera estará de acuerdo en que la educación es el fundamento de una nación. No hay nada más poderoso que las ideas que una mente ingiere; cuando se es joven y se está en formación, la in-formación es un arma de doble filo. Para entender correctamente el problema del terrorismo o de la radicalización de algunos grupos islámicos es necesario mirar hacia un episodio histórico poco conocido pero quizás esencial en la conformación de la animosidad geopolítica actual.

Como vimos anteriormente, el llamado terrorismo islámico no existía antes de las operaciones clandestinas de la CIA en Afganistán a finales de los 70. Liderada por Zbigniew Brzezinski, la operación Contra en Afganistán entrenó y fondeó a un grupo de resistencia anticomunista del cual se desprendería Al Qaeda. Esto es bien sabido, e incluso ha sido aceptado por Hillary Clinton en una entrevista relativamente reciente. Lo que pocos mencionan es que tiempo después Estados Unidos continuó realizando una operación de adoctrinamiento en las escuelas de Pakistán y Afganistán, algo que podríamos llamar, con una dosis de humor negro, "ABC para futuros terroristas".

De manera increíble y atroz, EE.UU. gastó decenas de millones de dólares (el dinero al parecer vino en parte del gran aliado de dicho país: Arabia Saudita) para proveer libros de texto editados por el Afghanistan Centre de la Universidad de Nebraska en los que se enseñaba el Corán pero con profusas referencias a armas, bombas y tanques, poblando la psique de los jóvenes de estos países de un paisaje de violencia. Esto no se trata de una teoría de conspiración o algo por el estilo, como puede comprobarse fácilmente leyendo este artículo del Washington Post de 2002, en el que se menciona que hasta ese año se lanzó finalmente una operación para "limpiar" los libros de texto y repartir otros. El periodista Syed Nadir, del Express Tribune de Pakistán, señala que los libros de texto ya no eran necesarios, puesto que el adoctrinamiento ahora podía ocurrir con mayor efectividad a través de sitios de Internet en los que la CIA extendería su mano subrepticia.  

Quizás es algo reduccionista decir que el yihadismo tiene su cuna en este programa escolar extremista pero, aunado ello al reiterado financiamiento de grupos rebeldes extremistas en diferentes países (ISIS es la última versión), es difícil decir que la política intervencionista de EE.UU. no es el principal responsable de este fenómeno.

Esta "psy-op" gastó sólo 51 millones de dólares entre 1984 y 1994. Los libros contenían pasajes antisoviéticos y avanzaban una retórica de que los afganos eran "guerreros naturales", llamados a las armas por la deidad. Los niños aprendían a contar con tanques, misiles, minas y cosas por el estilo. Los libros incluso fueron utilizados por el Talibán y siguieron circulando durante un tiempo después de 1994.

Un oficial estadounidense de la Asia Task Force dijo al Post: "Estábamos perfectamente contentos de ver que estos libros destrozaron a los soviéticos". Cuando en su momento le preguntaron al consejero de seguridad nacional, Brzezinski, sobre lo sucedido con la Operación Ciclón, contestó algo similar, que pese a que de ahí se formaron terroristas, el plan fue un éxito puesto que detuvieron la expansión del comunismo.

Ahmad Fahim Hakim, un maestro que en 2002 trabajaba en la organización sin fines de lucro Cooperation for Peace and Unity en Pakistán, dijo que "las imágenes eran horrendas, pero los textos eran mucho peores". De 100 páginas, 43 contenían pasajes o imágenes violentos. 

Nadir señala que los libros de texto han creado "una generación que celebra la muerte y no la vida" y en la que "la violencia es aceptada como algo natural y cotidiano". La propaganda, dice, "ha transformado la región en los últimos 25 años. No debe ser sorpresa entonces que, luego de la aceptación y proliferación de la violencia en las clases y en las pantallas de televisión, los niños están recreando ataques suicidas como juego".

Ante un programa tan brutal es increíble la tibieza de la reacción y la autorreflexión en EE.UU.: los efectos no pueden desligarse de sus causas, y su responsabilidad en lo que está sucediendo no puede soslayarse. 

"Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar a los Illuminati"

Política

Por: pijamasurf - 02/05/2016

Escritor experto en sociedades secretas contesta las preguntas de un estudiante de secundaria sobre los Illuminati

El meme de los Illuminati ha sido uno de los más recurrentes en las últimas décadas, desatando desde irónicas conspiranoias hasta inquietantes alarmas y estados de enajenación y fanatismo. Bajo el nombre de una sociedad secreta que existió en Bavaria circa 1776 con la consigna de acabar con el poder de la Iglesia, los Illuminati han sido culpados por la moderna teoría de la conspiración de todo tipo de crímenes hegemónicos y de un control cuasi absoluto de la realidad, de haber infiltrado todos los aspectos y espectros de la realidad: desde el hip hop hasta la atmósfera (con chemtrails, con ondas electromagnéticas de control mental, etcétera). 

En un divertido ejercicio el autor Mitch Horowitz, editor de la nueva edición de Las enseñanzas secretas de todas las eras, el clásico esotérico de Manly P. Hall, respondió a las preguntas de un niño de secundaria de Utah para su tarea escolar sobre los Illuminati. Las preguntas y respuestas completas pueden leerse en inglés en Disinfo; aquí un resumen:

-Los Illuminati no han existido en más de 200 años.

-El fundador, Adam Weishaupt, "creía en las mismas ideas que llevaron a la Declaración de la Independencia el mismo año".

-Thomas Jefferson escribió: "Weishaupt cree que promover el perfeccionamiento del carácter era el objetivo de Jesucristo. Que su intención era simplemente reinstalar la religión natural, y difundir la luz de la moralidad, enseñarnos a autogobernarnos".

-¿Creen los Illuminati en Dios o Satán?: "Los Iluminati históricos abrazaron una 'religión de la razón' que para ellos significaba la aceptación de la ciencia, la democracia y aspectos de las antiguas creencias de los griegos, egipcios y persas. Tendían a una especie de cristianismo místico que era popular entre los radicales europeos, artistas y reformadores, incluyendo a Mozart y a Goethe, quienes fueron amigables con Weishaupt".

-Jay-Z (ningún artista pop es miembro de los Illuminati): "Jay-Z es un astuto artista y usa todo tipo de imágenes ocultas y controversiales en su trabajo, desde citas de Aleister Crowley hasta imágenes de Mao. Quiere provocar reacciones".

OJO: que no existan los Illuminati, y ciertamente no como una sociedad secreta y misteriosamente omnipotente (¿con ayuda de demonios extraterrestres?) con planes macabros para pastorear a la humanidad, no significa que no existan grupos de poder que conspirar para fundamentalmente mantener su poder, probablemente con mucho menos control de lo que se cree. Es decir, eres esencialmente libre, especialmente cuando tomas conciencia de tu propio ser y de las mismas estructuras de poder.  

Horowitz añade que, de existir, a él le gustaría ser miembro de los Illuminati. Siguiendo con este tenor, recordemos las palabras del periodista Richard Metzger (actualmente editor del sitio Dangerous Minds), quien enunció en la conferencia anual de Disinfo que era el momento de "dejar de quejarse de los medios y convertirse en los medios". Una visión rutilante: "Señoras y Señores, he visto a los Illuminati, y somos nosotros". Los Illuminati son lo que podríamos llegar a ser si nuestra conciencia aumenta. Dice Horowitz:

Los verdaderos valores de los Illuminati pasaron la historia de las ideas. Mi esperanza es que tú y tus compañeros de clases puedan reflexionar sobre figuras como Weishaupt y Jefferson y entender cuán radicales fueron al prever una sociedad futura en la que todos los individuos pudieran perseguir su más alto potencial. Su trabajo yace inconcluso.

 

También en Pijama Surf: Nosotros somos los Illuminati