*

X
La política de inteligencia militar de Estados Unidos no parece aprender de sus errores pasados; lo mismo que sucedió con Al Qaeda está ocurriendo con ISIS

usausa

Hace 25 años George H. W. lanzó la primera de sus ofensivas en Medio Oriente --la famosa "tormenta del desierto", la primera guerra transmitida "en vivo" por CNN. La guerra en contra del régimen antidemocrático de Sadam Hussein fue replicada luego por su hijo, George W., quien también atacó Afganistán en un despliegue más amplio en contra del enemigo fundamental de la civilización: el terrorismo (mayormente identificado con la fe islámica). A 25 años de esta política intervencionista, queda claro que los resultados no han sido muy efectivos; los errores se repiten y no parece que se aprendan las lecciones. Como dice Max Boot, en la revista TIME, Estados Unidos ha permanecido en estos lugares desesestabilizando la vida de sus habitantes, por una cuestión de "credibilidad". Recobrar credibilidad --intentando ahora sí resolver el problema que han alimentado-- quedándose en un lugar al cual nunca debieron haber ido en un principio. Un círculo vicioso: rectificar el error inicial (¿recuerdan las armas de destrucción masiva?) con nuevas intervenciones militares y aumentar con cada una el riesgo de seguir alimentando de armas, resentimiento y animadversión a los grupos extremistas. Un sacudir el avispero ad infinitum.

La lógica en este caso, de una manera un poco simplista, puede expresarse así: si golpeas a alguien es más probable que puedas ser golpeado de regreso, a menos que erradiques completa y ferozmente a tu enemigo (algo que actualmente, en un mundo descentralizado, resulta prácticamente imposible). Sería de una lógica perversa pensar que lo que se desea es justamente eso: que siga habiendo golpes, que haya más combate y se justifique la razón de ser de toda la industria militar. Esto roza ya la teoría de la conspiración y en este caso prefiero evitar esta zona también de conflicto. Lo que se presenta aquí son sólo datos que indican que Estados Unidos ha ayudado a crear o crecer a las organizaciones terroristas que ahora combate. Asumiremos que esto ha ocurrido por negligencia y por las complejas necesidades de los momentos específicos, es decir, como efectos colaterales de sus políticas internacionales. 

ISIS, el ahora llamado Estado Islámico, es el más reciente avatar y al parecer el más radical de una serie de organizaciones terroristas que tienen en común haber sido entrenadas, fondeadas o de alguna manera fomentadas por la CIA o alguna otra dependencia estadounidense. Antes que ISIS existieron los muyahidines de Afganistán, el arquetipo de alguna forma de los yihadistas actuales. A finales de los 70, Estados Unidos "aprovechó" la oportunidad para canalizar un grupo de resistencia anticomunista fondeando rebeldes que se oponían al gobierno pro soviético en Afganistán. La CIA suministró armas, dinero y demás recursos para fortalecer a los muyahidines. El más famosos de estos rebeldes mercenarios --que fueron glorificados en algunas películas de Hollywood como Rambo-- fue Osama Bin Laden. Esta decisión estratégica fue implementada por el Consejero de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski, con el conocimiento del presidente Carter. En una entrevista años después Brzezinski dijo no arrepentirse de la operación secreta ya que detuvo la expansión del comunismo y eso "es más importante que el Talibán". En la siguiente entrevista Hillary Clinton explica cómo sucedió esto:

Al Qaeda, la organización que luego encabezaría el ataque de las Torres Gemelas, nació justamente como una organización de coordinación de los muyahidines. La versión oficial sugiere que una vez que la operación en Afganistán y Pakistán culminó con éxito, grupos rebeldes entrenados y fondeados sin la supervisión estrecha de Estados Unidos empezaron a ver por sus propias cuentas, sin mostrar mucha lealtad con sus proveedores. Los estadounidenses no habían reclutado precisamente tipos íntegros y confiables, sino radicales, fundamentalistas y mercenarios. La historia del fondeo se repite: en 2010, también la CIA inadvertidamente dotó de varios millones de dólares a Al Qaeda, según reveló el New York Times.

El caso de ISIS en Siria no es del todo distinto a lo ocurrido en Afganistán. Un documento de inteligencia escrito en agosto de 2012 recientemente desclasificado muestra que Estados Unidos tomó la decisión de apoyar a la insurgencia en Siria de la cual se desprendería ISIS. El documento detecta la posibilidad de la emergencia de una "prinicipalía salafista" en el este de Siria, e identifica a Al Qaeda y a fuerzas salafistas aliadas como los "principales instigadores de la insurgencia en Siria". Afirma que "la posibilidad de establecer una principalía declarada o no declarada" es algo "deseable para los poderes que apoyan a la oposición, para aislar al régimen sirio, el cual es considerado el centro estratégico de la expansión chía".

"1 año entrada la rebelión en Siria, Estados Unidos y sus aliados no sólo estaban apoyando y armando a una oposición que sabían que estaba dominada por grupos extremistas sectarios; estaban preparados para contrarrestar la creación de algún tipo de 'Estado Islámico' --pese al 'grave daño' que representaba para la unidad de Irak-- como un eje suní de contención para debilitar a Siria", explica el analista Seumas Milne en The Guardian. Es decir, Estados Unidos creía que podía manejar sin problemas a los grupos extremistas que estaba armando, sin haber aprendido la lección de Afganistán.

En una entrevista con Al Jazeera, el exdirector de la Defense Intelligence Agency (DIA), Michael Flynn, dijo tener conocimiento en su momento de estos reportes y afirmó que fue una decisión estratégica alimentar a estos grupos para mermar el régimen de Assad en Siria. Ahora sabemos que muchas de las armas que fueron brindadas a estos grupos rebeldes acabaron en manos de ISIS. Además de estos recursos, no podemos dejar de mencionar entre las causas de la formación y la radicalización de ISIS los 25 años de presencia destructiva de las fuerzas militares estadounidenses y sus aliados en la zona. 

En junio autoridades británicas pasaron un episodio vergonzoso cuando se determinó que su caso en contra de un supuesto terrorista no podía proseguir debido a que las agencias de inteligencia británicas estaban apoyando (con armas) a los mismos grupos a los que se acusaba a este hombre de nacionalidad sueca de apoyar. 

Esta misma táctica de desestabilizar gobiernos inconvenientes apoyando la insurgencia, conocida entre los especialistas como una táctica "estilo El Salvador" (donde se implementó famosamente), también fue utilizada en Libia con el régimen de Gaddafi, lugar donde ISIS ha también recientemente tomado control de algunas zonas.

Cuándo estos poderes se dan cuenta de que no está funcionando, la solución es siempre la misma: lanzar ataques frontales y apoyar a otros grupos insurgentes. Actualmente, según Seamus Milne, los apoyos están dirigidos al frente Al-Nusra, mismo que ayer protagonizó un ataque suicida, el cual habría dejado muerto a uno de los líderes de ISIS.

La estrategia en Medio Oriente está basada en un principio de "divide y regirás", de infiltración y corrupción de las instituciones regionales. Fomentar la corrupción, la desestabilidad y hacer de la guerra un asunto cotidiano puede parecer bastante práctico a corto plazo pero tiene el efecto colateral evidente de crear una tierra fértil para nuevas revueltas y nuevas organizaciones difíciles de ser controladas, especialmente porque al ser colocadas en una situación tan radicalmente desesperanzadora, sus actos reflejan estas condiciones extremas y no pueden ser manejados por medios ordinarios, creando así un terrible círculo vicioso. "Interminables intervenciones militares occidentales en el Medio Oriente han traído destrucción y división. Solamente las personas de la región son capaces de curar esta enfermedad", concluye Milne.   

Michael Kinsley escribe: "Nunca he entendido como honrar a los muertos y a los heridos perpetuar guerras erróneas, en las que los números sólo pueden aumentar". Evidentemente no se trata de no hacer nada y dejar que las cosas se resuelvan pacífica y misteriosamente --algo que parece utópico después de los ataques de París. Y, aunque Estados Unidos y sus aliados hayan sido hasta cierto punto responsables de abrir la "caja de Pandora", no se puede ignorar del todo la asunción de ISIS de ser "agentes del Apocalipsis". La pregunta esencial es si optar por los mismos medios, por la misma estrategia intervencionista, por la misma violencia, o imaginar alguna alternativa, ligada tal vez, como señala Said Arikat, del diario Al-Quds, "a facilitar las condiciones a través de las cuales se puede llegar a una resolución política".

La decisión no es nada fácil. Incluso si es que se logra acabar con ISIS, cómo saber que ese mismo golpe no está engendrando un enemigo más feroz, de la misma forma que bacterias superresistente se forman cuando son bombardeadas reiteradamente con los mismos antibióticos. 

 

Twitter del autor: @alepholo

Negamos en la escuela de la misma manera que negamos con la prensa unas horas después. Reducimos lo real y su trama infinita a una realidad manipulada e idiota. Y a fuerza de repetición y de alineación, la imponemos o nos la dejamos imponer
[caption id="attachment_103020" align="aligncenter" width="590"]Imagen de Jean Jullien: www.slate.com Imagen de Jean Jullien: www.slate.com[/caption]

De pronto una explosión detona otras. Unas bombas caseras en París nos ponen de cara a la complejidad social del tiempo que nos toca. La misma complejidad que las antecedía, pero que no emergía; al contrario, hasta que no apareció el crack de las bombas no parecía haber complejidad, sino apenas maniqueísmo del más simplón. Estábamos todos tranquilos y explotó París.

Y la complejidad es un valor. “Bum” en Paris y en pocas horas uno que nos dice “créanme, si la gente pudiera llevar armas en Francia, la situación habría sido diferente", y otro que “la violencia es injustificable. Mis condolencias por los fallecidos, tanto en Francia como en Siria, Líbano y Palestina", y un tercero que si nos imaginamos “cuánto duraría un terrorista europeo con un arma en una mezquita siria a la hora de la oración. Ni de recargar le daría tiempo”.

Una bomba previsible y nuestra monotonía manipulada de la realidad (que parece un cuento de escuela) estalla en pedazos y emergen los mil matices, las fisuras profundas, la complejidad en su sentido puro, las connotaciones… lo inexpugnable como punto constitutivo, las interpretaciones como necesidad, la toma de posición como deber y la vida como una construcción simbólica irreductible a ninguna didáctica barata. Y estábamos tan tranquilos.

La relación entre Occidente y Oriente es la complejidad misma; y no hay manera de entrar en ella sin honrar esa complejidad. Ni Pérez-Reverte ni Trump ni Maradona tienen entera razón; no hay “enteras razones” en esto ni en casi nada. Ellos, puestos en relación y en tensión como los pone el tejido social, son la verdad de la complejidad de lo que nos pasa. Y como los tres son hombres de masas, los tres se extreman para poder decir algo más que los estupores, las condolencias y las cantidades de muertos que dice y repite la prensa hasta saturar.

Cuando pasan estas cosas pienso en cómo ellas luego aterrizarán en los materiales didácticos y en los discursos de los maestros. Llegan –cuando llegan, cuando ya a nadie le duele, cuando ya a nadie le hace sentido-- como dato histórico, que es lo mismo que el estereotipo de la prensa de hoy pero sin el amarillismo que la sangre aún húmeda le confiere. Llegan como un fenómeno natural, o exclusivamente como un acto bárbaro irracional, inexplicable e injustificable en medio de aquella calma occidental. Llegan como una certeza ocultando que provienen de un desajuste esencial, de un ecuación que no cierra.

Cuando estalla una bomba emergen las verdades. No es –felizmente-- la única manera de que emerjan, pero es una de las más eficientes. Siempre que explota una bomba emerge la verdad como trama abierta y tensión compleja. Explota la historia oficial y entonces estamos todos obligados (por un rato, mientras dura el impacto, mientras gobierna el desconcierto) a postularnos con los elementos que tenemos, sin voz dominante que nos diga cómo hay que leer lo que sucede. Eso es la verdad. Se nos obliga a interpretar. Entonces surgen el Trump más liberal y violento, el Reverte más ácido y sutil y el Maradona más outsider y consciente. Y surgen otros miles más que aprovechan la ventana de la ausencia de la voz oficial para definir quiénes son. Tras la bomba vivimos unas horas de hiperlucidez mundial; un insight pedagógico de escala planetaria.

Eso hasta que el poder se reacomoda, la prensa se anoticia, los políticos se alinean, lo real se calma un poco y vuelta todos a escuchar las cancinas proclamas de la maestra que nos contará que había bárbaros y había santos y que en aquella ingenua y festiva noche parisina de noviembre algo se quebró en los sistemas de seguridad y ocurrió lo que no debe ocurrir nunca más y murieron los que no tenían que morir en manos de los que deberían haber muerto… y así. Condolencias, estupores, testimonios conmovedores de los sobrevivientes, saltos por las ventanas, fotos de niños poniendo flores frente al restaurante.

Siempre es así frente a lo inesperado. No aprendemos. No aprendemos que lo más verdadero de lo     que nos sucede es eso inesperado y no su calma artificial y maniquea que lo predecía y que lo volverá a suceder.

No propongo que la escuela sea un culto a las heridas abiertas, pero tampoco que siga siendo la negación de la condición humana como complejidad y ambigüedad. Incluso, ni es necesario que esa complejidad entre en la vida de los niños apenas por los nudos dramáticos de la historia; también puede entrar por otras instancias menos sangrientas. Pero tiene que entrar.

Negamos en la escuela de la misma manera que negamos con la prensa unas horas después. Reducimos lo real y su trama infinita a una realidad manipulada e idiota. Y a fuerza de repetición y de alineación, la imponemos o nos la dejamos imponer. Es un proceso repetido y atroz. En el fondo, tan atroz como la bomba homicida de ayer en París que me movió a escribir esta nota.

 

Twitter del autor: @dobertipablo