*

X

Los hongos mágicos podrían aliviar las dolorosas migrañas en racimo (pero estudiarlos es ilegal)

Por: pijamasurf - 01/11/2016

Aunque no existen pruebas concluyentes, existen estudios prometedores para relacionar la psilocibina y el LSD a la remisión de los fuertes dolores que sufren los pacientes de migraña en racimos
psilocibina

Psilocibina ("hongos mágicos")

 

Si alguna vez has sufrido alguna migraña, imagínala multiplicada por 100, luego por mil, y luego imagina vivir con ella durante 20 años: esta es la realidad de miles de personas (al menos de una en cada mil, según la estadística) viviendo con la migraña o cefalea en racimos (también llamadas cluster en racimos). Su peculiar nombre le viene de la forma en la que ataca: un ataque demoledor, a veces descrito como un desarmador ardiente penetrando uno de los dos ojos (a veces ambos) hasta durante 90 minutos, con ciclos nuevos cada pocas horas, durante varios meses.

Debido a que los casos más graves son hasta cierto punto infrecuentes, quienes los padecen han formado una comunidad virtual bastante sólida con sus propias investigaciones al respecto. Dayna Evans acudió a uno de estos foros durante un ciclo de racimos especialmente doloroso, que la llevó a entrar y salir de la sala de emergencias durante días. Al igual que ella, los miembros del foro habían probado todas las drogas alopáticas disponibles, consultado neurólogos y chamanes, además de dar por descontado que la marihuana es de poco o nulo efecto (y que su sabor incluso puede acrecentar los síntomas de la migraña y provocar náuseas).

En uno de esos foros Evans se enteró de una investigación publicada en 2006 por la revista Neurology, cuyo título era promisorio: "Response of cluster headache to psylocibine and LSD". La psilocibina (ingrediente activo de los "hongos mágicos") y la dietilamida de ácido lisérgico son sustancias catalogadas en numerosas jurisdicciones como de tipo I, a pesar de que sus usuarios no reportan efectos secundarios derivados de su uso ni patrones de adicción remotamente semejantes al tabaco y el alcohol. En el estudio participaron 53 personas que sufren de cefalea en racimos, para descubrir que una dosis de psilocibina es capaz de aliviar un ataque por completo, mientras que 1/4 de dosis es capaz de abortar los primeros síntomas de una nueva cefalea.

Bob Wold, director de la organización no lucrativa Cluster Busters, se dedicó a investigar el efecto de los hongos en otros pacientes como él. Un usuario anónimo afirmó tomar dosis preventivas de psilocibina cada 60 días durante 4 años, durante los cuales las cefaleas entraron en remisión (pues clínicamente --es decir, oficialmente-- no existe cura alguna). Algunos científicos especulan que el efecto benéfico de la psilocibina puede derivarse de que reduce el flujo sanguíneo del hipotálamo, una zona que conduce los ritmos circadianos asociada con la migraña. 

Según el testimonio del doctor Jason Rosenberg, del Centro para Jaquecas Johns Hopkins, después de que cerrara el sitio de la dark web Silk Road (una tienda online de drogas de difícil acceso) su teléfono comenzó a sonar: decenas de pacientes habían encontrado alivio para sus migrañas en la psilocibina y, desde que el sitio ilegal dejó de distribuirla, debieron buscar tratamientos legales. Algunos de estos son promisorios: ciertas personas encuentran alivio al conectarse a un tanque de oxígeno o al usar esteroides. El doctor Rosenberg cuenta sobre un implante craneal que va de la encía a la parte posterior de la nariz y que funciona con un pequeño botón, el cual debe ser presionado para desactivar la inminente migraña. Sin embargo, todos estos métodos se encuentran en distintos niveles de prueba y, debido a lo infrecuente de la enfermedad, no se destinan muchos recursos a su investigación. 

Más que ser peligrosas en sí mismas, las cefaleas en racimos tienen un alto costo social: la gente deja de tener un ritmo de vida "normal" porque no puede tomarse horas libres en su trabajo para recostarse y tratar de pasar por el racimo sin incidentes; hay quien se lastima físicamente buscando que el dolor remita, y no pocos optan por el suicidio. Aunque no existen estudios suficientes para asegurar que los hongos o el LSD pueden tener efectos directos sobre las migrañas, es más probable que esta investigación sea realizada por quienes padecen los racimos que por la comunidad médica.

9 herramientas para limpiar tu mente y tu espacio de energías negativas

Por: pijamasurf - 01/11/2016

Cambiar tu percepción física y psíquica de ti mismo y de tu espacio puede conseguirse aplicando una o varias de estas técnicas, conocidas desde tiempos antiguos por disciplinas espirituales muy diversas entre sí
[caption id="attachment_105173" align="aligncenter" width="530"]imagen: sanacionnatural.net imagen: sanacionnatural.net[/caption]

 

Con mayor o menor grado de esoterismo, es innegable que los humanos somos sensibles a las atmósferas, las "vibraciones" y los murmullos --a menudo silenciosos-- del inconsciente colectivo desarrollándose en torno nuestro. Las palabras, las miradas, incluso la presencia de la gente a nuestro alrededor tiene un impacto psíquico en nosotros, lo que puede tener efectos en nuestro bienestar. Hacer cosas que nos gustan o emplear nuestra energía en cosas agradables es fuente de bienestar, mientras que convivir con gente que no nos agrada (o no nos "vibra") nos hace sentir inexplicablemente incómodos.

El pensamiento mágico puede ser una herramienta para mejorar concretamente nuestro estado de ánimo, utilizando algunos trucos provenientes de distintos caminos terapéuticos y de sanación. He aquí algunos de ellos:

 

1. Cristales

Desde cierta perspectiva nuestros gadgets, computadoras y teléfonos móviles no son sino complejas estructuras de cristales: mantienen nuestros relojes a tiempo y nuestras pantallas brillando. Los cristales de colores oscuros como el ónix, la obsidiana, la amatista y el "ojo de tigre" tienen la capacidad de protegernos de energías negativas aliviando el estrés y la ansiedad y mejorando la creatividad. Lo que hay que tener en mente al usar cristales para protección --y lo mismo aplica para el resto de las sugerencias de este post-- es una intención firme y clara, así como un sentido de apertura a las posibilidades sanadoras de estos métodos.

 

2. Sahumerios

La práctica ritual de quemar copal, salvia, palosanto y otros derivados vegetales con el fin de purificar personas o lugares se encuentra presente en muchas culturas. Recorrer un espacio llevando humo hasta los últimos rincones te dejará la sensación de habitarlo con mayor presencia y conciencia, además de que la práctica misma y los aromas del sahumerio tendrán impacto positivo en tu estado de ánimo.

 

3. Aceites esenciales

El sándalo, la mirra o el pachulí tienen poderosas propiedades "limpiadoras", afectando directamente el olfato, que está ligado al centro neuronal donde se procesan las emociones negativas a largo plazo. Colocar un poco de aceite --sin perfumes artificiales-- en tu cuerpo o en tu espacio de trabajo fomentará un vínculo intangible a través del olfato entre una intención protectora y el aroma mismo. 

 

4. Sonidos

Campanas, cuencos y gongs suelen utilizarse para armonizar intenciones y energías en prácticas de yoga y meditación. Las campanas de viento pueden ser un agregado importante en la decoración espiritualizante de un espacio, y su tranquilizador sonido te relajará. Los sonidos de agua en movimiento (como en las fuentes) también tienen un efecto positivo en tu bienestar.

cuenco tibetano

5. Visualizaciones positivas

La meditación no es otra cosa que una toma de conciencia gradual y poderosa de nuestro cuerpo, nuestra respiración y nuestra presencia en un momento determinado. La visualización es una herramienta igualmente útil en la meditación, lo que permite que el "ojo de la mente" proyecte contenidos de la conciencia en forma de imágenes; por ejemplo, puedes colocarte en una posición cómoda, cerrar los ojos e imaginar una suave luz blanca protegiéndote a ti, a aquellos a tu alrededor e incluso objetos importantes para ti. Se trata de depositar una intención en dicha visualización.

 

6. Baños mágicos

Tomar un baño tiene la consecuencia directa de remover la suciedad acumulada en el cuerpo, pero en un sentido mágico, los baños también sirven para deshacernos de contenidos inútiles de la conciencia (energía negativa). Cuando te bañes en la regadera o te sumerjas en una tina, imagina que toda la "suciedad" mental es transportada lejos con el agua y la espuma. Utiliza flores, sales de baño, cristales y velas para crear una atmósfera purificadora. Luego de limpiarte, puedes aprovechar ponerte un poco de aceite esencial, lo que te hará sentir como nuevo(a).

 

7. Mantras

Un mantra es un amuleto verbal: una orden inconsciente que diriges a ti mismo y al universo. Las palabras son capaces de cifrar intenciones, y tener un amuleto verbal puede serte de gran ayuda en momentos de estrés o tensión. Puedes buscar algunos mantras que "resuenen" contigo o crear el tuyo propio a partir de una intención concreta. Debe ser una frase simple o un par de palabras que te lleven, a través de la práctica y la repetición, a ese lugar tranquilo y despejado donde nada puede lastimarte.

[caption id="attachment_105174" align="aligncenter" width="400"]imagen: martinelbrujodecatemaco.com imagen: martinelbrujodecatemaco.com[/caption]

 

8. Incienso

Bajo la misma lógica del sahumerio y los aceites esenciales, el incienso ha sido usado milenariamente para limpiar la energía de un lugar, incluso para crear una atmósfera. Lo más recomendable es utilizar inciensos fabricados artesanalmente con aceites esenciales, sin perfumes añadidos industrialmente, ya sea en forma de varillas o en incensarios.

 

9. Amuletos

Todas las tradiciones religiosas cuentan con algún tipo de amuleto para materializar en el mundo físico una intención espiritual. Desde los signos religiosos hasta los talismanes y amuletos mágicos, los objetos toman el lugar de la intención del creyente, reforzándola y reactivando nuestra intención cuando lo observamos. Los objetos (para bien y para mal) son solamente reflejo de lo que creemos que son, así que podemos cargarlos de intenciones positivas para utilizarlos como repositorios de energía cuando la necesitemos.

 

(Vía Waking Times)