*

X

Niño genio de 5 años puede leer la mente

Por: pijamasurf - 11/12/2015

Ramses Sanguino, de 5 años de edad, ha sido descrito como un "hijo sabio", después de haber sido capaz de hablar varios idiomas, resolver ecuaciones matemáticas complejas desde una edad temprana y leer la mente

a6030b2c-183b-44e7-90dd-1bf4675f0983

Hay muchas historias sobre niños con inteligencias superdotadas, mentes brillantes que resuelven problemas complejos que científicos especializados no logran dilucidar. Sin embargo, en pocas ocasiones se ha enfocado el estudio de estas inteligencias en las facultades metahumanas. Es decir: pocas veces hemos escuchado de niños genios con la capacidad de leer la mente. La historia de Ramses Sanguino, de 5 años de edad, es de esas perlas que casi nunca se encuentran en el camino.   

El prodigio ha asombrado a su madre por tener habilidades telepáticas, pues adivina números fuera del alcance de su vista. Además, a Ramsés le encantan los libros que la mayoría de los adultos tendría dificultades para entender.

La historia de este niño podría dar luz sobre muchos de los misterios que esconde la mente humana, en particular la inteligencia y el uso de distintas partes del cerebro. ¿Será que en algunos años se vuelva común que los niños de las nuevas generaciones nazcan con un don telepático? 

Según su madre, Nyx Sanguino, de 32 años, Ramsés es capaz de adivinar números aleatorios escritos por alguien más en secreto (como se puede apreciar en el siguiente video) y ahora es el foco de un estudio científico sobre el tema.

Su madre no deja de sorprenderse con las enormes capacidades de Ramses, pues a su corta edad ya está aprendiendo siete idiomas y encontrando soluciones a complejas ecuaciones matemáticas.

Se cree que Ramses, de Los Ángeles, California, es uno de los cinco principales "sabios" del mundo.

Nyx ha realizado videos de su hijo (quien en varias fotografías parece niña) mostrando su talento y los ha puesto en línea, generando mucha expectativa sobre él.

La investigación de la doctora Diane Powell tiene como objetivo descubrir las habilidades previamente “probadas” por la madre del supuesto prodigio.

6d2209b2-6754-42b5-9401-9e5b975cc1a5

Las hazañas de Ramses han llamado mucho la atención de esta respetada neurocientífica, que está estudiando el caso como parte de un proyecto de vanguardia que investiga la telepatía.

La doctora Powell, quien estudió en la Escuela de Medicina de Harvard, observó un video publicado en YouTube en el que aparentemente Ramses demuestra sus dotes telepáticos con su madre.

Powell teoriza respecto a la telepatía como posible método alternativo de comunicación entre los niños autistas y sus padres.

fb9ca156-a06d-4526-b0bf-f827af533b6d

La investigadora dice:

He encontrado muchos reportes sobre niños autistas que son telépatas y quería verlo por mí misma y ver si se puede comprobar, bajo condiciones rigurosas y controladas.

Sin embargo, Powell afirma haber visto signos de telepatía en al menos siete personas diferentes, y ahora dedica su tiempo a la investigación sobre el tema. Asegura que muchos científicos no suelen creer en la telepatía, aunque otros han confesado en privado que creen en ella pero que no lo dicen en público por miedo a perder credibilidad o incluso su empleo. 

Es muy arriesgado para mi propia credibilidad asumir un tema como este, pero yo lo sabía cuando me metí en ello.

Ramses, quien tiene muchas características autistas, ha sido grabado por su madre demostrando sus poderes telepáticos en los mencionados videos caseros subidos a la red. Este prodigio puede además resolver problemas de álgebra rudimentarios e incluso puede dibujar toda la tabla periódica.

eb9a2d2b-135e-403b-b7d4-b78075e5816e

Al parecer, en tres reuniones con la doctora Powell el niño ha sido capaz de demostrar cierto grado de telepatía. En una prueba, la doctora utilizó un generador de números aleatorios; después la madre de Ramses escribió y pensó dichos números para que su hijo intentara leer su mente y adivinarlos.

Nyx dice que su hijo ha sido capaz de recitar 38 números escritos en un tablero fuera de su vista.

En otra prueba con la investigadora, Ramses fue capaz de adivinar correctamente 16 de los 17 números escondidos, incluyendo un número de dos dígitos.

La madre del niño confiesa: "No sé cómo explicarlo, y espero que la doctora Powell con el tiempo sea capaz de darme algunas respuestas".

edd7f590-c674-4de1-aa5a-fd1e3d08f6d8

Sin embargo, su principal preocupación es ayudar a encontrar una escuela especializada para Ramsas, a quien Powell ha descrito como "uno de los niños de 5 años de edad más inteligentes del planeta”.

Nyx asegura que su nene puede entender y recitar partes de libros en varios idiomas, entre ellos griego, hebreo, árabe y japonés. Conmovida, dijo:

Yo sabía, incluso antes de que naciera, que él iba a ser alguien especial que cambiaría el mundo. Incluso cuando era un bebé no le gustaban los juguetes, sólo le gustaba leer.

Comenzó a leer cuando tenía 12 meses y hasta podía decir palabras en inglés, español, griego y algunas japoneses.

A los 18 meses ya conocía todas las tablas de multiplicar en inglés y en español, y había aprendido la tabla periódica y todos los números atómicos.

f94ad5ee-6784-42ec-80d2-550b0c1a43ff

Ramses y su madre comparten un vínculo muy cercano:

Yo le enseño algunos de los idiomas pero no tengo ni idea de cómo aprendió partes del hindi, árabe o hebreo cuando tenía 3 años. Puede haber sido a través de la computadora de la casa.

Lo llevé a una escuela normal, pero fue una pesadilla. Era el único niño que podía leer en clase. A la maestra le gustaba al principio, y lo llamó "el pequeño profesor". Pero pronto Ramses comenzó corregirla algunas veces en su ortografía y en matemáticas, así que ella empezó a aislar a Ramses de los otros estudiantes.

Él es diferente y la gente no puede entender la forma en que piensa. Está obsesionado con los números y contará todo, casas, libros, cartas, y no va a parar hasta que los haya contado.

Hace preguntas de matemáticas a los niños pequeños con los que juega, a veces es difícil para él hacer amigos. Me preocupa que pueda terminar solo.

La doctora Powell, que está estudiando a otros niños de todo el mundo como parte de su investigación, espera conseguir patrocinio para que Ramses sea llevado a una escuela especial para niños autistas superdotados:

Ramses es uno de los cinco principales genios en el mundo, tiene que estar en una escuela para alumnos especiales para que puedan utilizar su inteligencia y ayudarlo a desarrollar su potencial.

7ace4434-5607-4b4f-a0e7-6bd16a3ed8b3

Nyx también está dispuesta a ampliar los horizontes de su hijo y cree que el niño podría cambiar el mundo algún día.

Realmente espero que un día Ramses logre encontrar una cura para el cáncer o algo grande por el estilo. Él es tan inteligente que a veces me da miedo. Yo realmente quiero que tenga la mejor educación en el mundo y que sea feliz.

1fd31c07-ee2c-41d3-b853-bacb634f7b60 

Fuentes: The Independent, Barcroft

"The Culture High" y la urgencia histórica de terminar con la guerra contra las drogas

Por: pijamasurf - 11/12/2015

La cannabis y su legalización son un tema impulsado fuertemente en la agenda actual --más que de una coyuntura, se trata de la visión optimista de que podemos resolver varios problemas a través de uno solo-- pero, ¿una "planta" de verdad puede tener tanto "poder"?

growop01

The Culture High es la esperada continuación de The Union: The Business Behind Getting High, escrita y dirigida por Brett Harvey (en colaboración con Michael Bobroff.) Como en la película anterior, The Culture High busca proponer un argumento sólido acerca de los intereses corporativos y económicos detrás de la prohibición de la cannabis con fines recreativos y medicinales, así como realizar un recuento de los argumentos a favor de dicha regulación y los supuestos peligros de los que la prohibición nos "protege". 

Por momentos pareciera que la cannabis es el epicentro de todo tipo de debates actuales: las consecuencias de la guerra contra las drogas, el estado de la política internacional, el sistema penitenciario estadounidense y las farmacéuticas. A pesar de que por momentos la carga informativa del documental puede ser avasalladora (y un poco repetitiva, si se está al tanto de ciertos temas), tiene la virtud de hacer un recuento de la historia de la prohibición hasta sus primeros intentos de abolición/legalización en Colorado y Washington.

Lo que da mucha relevancia a los argumentos de los participantes no es su novedad sino el hecho de que varios de ellos hayan trabajado para la CIA y otras agencias de inteligencia, en el sistema de salud pública y en la policía: su testimonio no dice nada que alguien medianamente informado en asuntos de corrupción no sepa, pero sin duda el efecto "bola de nieve" de The Culture High proviene de ver el cambio de opinión en personas que trabajaron por la prohibición o que sufrieron a causa de ella: científicos, raperos, líderes de los negocios, expolicías, comediantes y antiguos narcotraficantes.

Otro punto interesante es que México aparece a lo largo de la argumentación como ejemplo paradigmático de lo que no se debe hacer en el caso de la cannabis y otras drogas. Mientras la burbuja informativa mexicana presenta las "reformas estructurales" del partido en el poder con una narrativa triunfalista, empoderada y abierta al "debate" sobre la legalización de la cannabis, The Culture High escarba en el incomodísimo sexenio calderonista para recordar que ninguna democracia moderna permitiría una cantidad similar de muertos y desaparecidos (aun tomando en cuenta que las cifras del documental son bastante conservadoras) sin cambios radicales en la administración. México como el trístemente célebre ejemplo de cómo la prohibición de una planta puede financiar las estructuras económicas de las organizaciones criminales, y de cómo estas organizaciones infiltran todos los niveles de gobierno y normalizan la corrupción con una hipócrita retórica progresista.

El caso de otros países latinoamericanos (especialmente Uruguay) también es analizado a la luz de las consecuencias criminales de la prohibición de la cannabis, sugiriendo la idea de que en realidad consumir cannabis o no es irrelevante (en todo caso es una decisión médica o personal) pero mantener la prohibición implica un costo humano imposible de tasar, además de que los presupuestos de defensa y procuración de justicia --i.e., las burocracias-- existen en buena medida para tratar microdelitos relacionados con posesión y portación de drogas.

Si The Culture High parece demasiado abarcadora (como una conversación zigzagueante entre dos amigos fumándose un porro, divertida pero a ratos aleatoria) es porque presenta a la cannabis como el nodo donde converge la oportunidad histórica de crear un cambio cultural benéfico en muchísimos frentes, a la vez que pone de relieve que lo verdaderamente peligroso no es la disponibilidad de la "droga", sino el alto costo social de perpetuar la prohibición; sin embargo, como documental, probablemente se vuelva irrelevante en el momento mismo en que se alcance una regulación universal de la cannabis. 

Incluso algunos medios ultraconservadores son capaces de ver que el cambio de estatuto legal de la marihuana es a corto plazo necesario desde la perspectiva económica, y ni siquiera porque la prohibición incurra en una inconstitucionalidad, según observaron los jueces de la Suprema Corte en el histórico fallo del 4 de noviembre. Desde entonces, otro juez ha autorizado a una menor que sufre ataques epilépticos el uso médico de un derivado cannábico.

Estas noticias han sido recibidas en México con optimismo --un optimismo que refleja el de algunos de los entrevistados (protagonistas, en realidad) de The Culture High cuando creen que una regulación de la cannabis es inminente antes de una generación; si parece que la marihuana está en el centro de todas estas discusiones tal vez sea porque, considerando el estado del mundo actual, la prohibición de una planta --como coartada moral y artificio retórico para perpetuar un acceso desigual a los servicios de salud y agenciarse obscenos presupuestos militares-- resulta más estúpida que nunca.

 

 El documental se puede ver online en YouTube, ajustando la velocidad de reproducción a 1.25