*

X

Captagon: la anfetamina que está alimentando la guerra civil en Siria

Por: pijamasurf - 11/17/2015

Dos investigaciones independientes de la agencia de noticias Reuters y TIME Magazine afirman que existe un auge en Siria en cuanto al comercio, fabricación y consumo de Captagon, una anfetamina consumida en Medio Oriente

Captagon-pills-seized-in--009

La violencia y las actuales olas de terrorismo que han asolado Beirut o Francia han acrecentado los ataques contra Siria, aunque hay que tener muy en cuenta que no toda la población siria es parte del terrorismo, y que atacar descarnadamente como respuesta a los atentados terroristas tampoco es la mejor de las elecciones posibles.  

Sin embargo, a medida que Siria se hunde más y más en la guerra civil han empezado a surgir evidencias de que un conflicto sangriento y brutal ha dejado a más de 100 mil personas muertas, demás de que ha desplazado a 2 millones de personas aproximadamente y, al parecer, ahora también esta guerra está siendo impulsada tanto por la exportación como por el auge del consumo de drogas ilegales.

Dos investigaciones independientes de la agencia de noticias Reuters y TIME Magazine han encontrado que el comercio y la fabricación de Captagon (una anfetamina consumida en Medio Oriente, pero casi desconocida en otras partes) generó el año pasado ingresos de millones de dólares al país, muchos de los cuales, asegura The Guardian, fueron utilizados para la compra de armas, aunque esta afirmación puede sesgar la visión, pues no se ha comprobado. Según los reportes, los combatientes de ambos lados han recurrido al estimulante para ayudarse en la lucha.

De acuerdo con la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, Siria ha sido durante mucho tiempo un punto de tránsito para las drogas procedentes de Europa, Turquía y Líbano hacia los países ricos del Golfo. Pero la pérdida de la ley y el orden, el colapso de la infraestructura de Estado y la proliferación de grupos armados han convertido al país en un gran productor, informa Reuters.

La producción del valle de Bekaa, en Líbano –una zona que es foco de la droga– cayó un 90% desde 2011 hasta el año pasado, disminución que se atribuye en gran parte a la producción en Siria.

2015-03-02t150353z165763793gm1eb321ryz01rtrmadp3syria-crisis

Ninguna investigación encontró pruebas contundentes de que las partes beligerantes están usando las ganancias directas de las drogas para financiar la compra de armas, pero los expertos y funcionarios piensan que es muy probable. El exfuncionario de la Tesorería estadounidense, Matthew Levitt, puntualizó que Hezbollah, el grupo militar financiado por Líbano con sede en Irán, respalda con firmeza el régimen sirio de Assad: “tiene una larga historia de incursión en el comercio de las drogas para ayudar en su financiamiento”.

El coronel Ghassan Chamseddine, jefe de del Departamento de Control de Drogas en Líbano, donde más de 12 millones de píldoras de Captagon fueron decomisadas el año pasado, dijo que la mayoría de las pastillas ilegales son escondidas en camiones que pasan de Siria a los puertos en Líbano, de donde son enviadas al Golfo.

El Captagon (nombre de marca para el estimulante sintético fenitilina) fue producido por primera vez en 1960 para tratar la hiperactividad, la narcolepsia y la depresión, pero fue prohibido en la mayoría de los países en 1980 por ser demasiado adictivo. Mantiene su popularidad en Oriente Medio; tan sólo Arabia Saudita incauta alrededor de 55 millones de píldoras al año, tal vez el 10% del total estimado que entra por contrabando al reino.

La droga es barata y fácil de producir, y utiliza ingredientes que son fáciles de obtener y en su mayor parte legales; sin embargo, cada pastilla puede llegar a venderse hasta en 20 dólares. Ramzi Haddad, psiquiatra libanés, dijo que el Captagon tiene “los efectos típicos de un estimulante”: produce “una suerte de euforia. Hablas mucho, no duermes, no comes, estás lleno de energía”.

Estos efectos explican por qué se piensa que los combatientes de la mayoría de las partes beligerantes en el conflicto (con excepción de los grupos ligados a Al Qaeda, quienes mantienen una interpretación estricta de la ley islámica) están haciendo un uso extensivo de Captagon, a menudo en misiones nocturnas o en las batallas particularmente extenuantes. Pero los doctores y psiquiatras creen que el uso de la droga se ha generalizado entre la población civil siria, cada vez más desesperada.

TOPSHOTS-SYRIA-CONFLICT-KOBANE-JIHADISTS

Se pone a la venta el castillo del conde Drácula

Por: pijamasurf - 11/17/2015

El castillo de Bran es una estructura medieval y uno de los mayores atractivos turísticos de Rumanía pues es el hogar del emblemático Drácula, de Bram Stoker, en su famosa novela epistolar
[caption id="attachment_103149" align="aligncenter" width="640"]640px-Bran_Castle_TB1 Imagen: Wikipedia Images.[/caption]

 

Repentinamente tuve conciencia de que el conductor estaba deteniendo a los caballos en el patio interior de un inmenso castillo ruinoso en parte, de cuyas altas ventanas negras no salía un solo rayo de luz, y cuyas quebradas murallas mostraban una línea dentada que destacaba contra el cielo iluminado por la luz de la luna.

Bram Stoker, Drácula (fragmento)

 

El castillo de Bran es una estructura medieval y uno de los mayores atractivos turísticos de Rumanía, pues es el lugar al que hace referencia Bram Stoker en su novela epistolar: Drácula.

Esta famosa fortaleza del siglo XII está situada en lo alto de una colina en el centro de Rumanía, cerca de Braşov, en Transilvania; es un monumento nacional y ahora está en venta.

El castillo está lleno de relatos históricos, no sólo de ficción. De hecho, como Rachel Nuwer ha escrito en The Smithsonian: “Bram Stoker, quien estableció su novela Drácula allí, ni siquiera se molestó en visitar el lugar”. Stoker moldeó partes del carácter del conde Drácula basándose en aspectos del personaje real Vlad Draculea, y utilizó el castillo de Bran como escenario del vampiro.

En la primera página del libro, o mejor dicho del diario de Jonathan Harker, se puede leer una breve descripción sobre la localización del castillo, hasta ese momento desconocida:

Como dispuse de algún tiempo libre cuando estuve en Londres, visité el British Museum y estudié los libros y mapas de la biblioteca que se referían a Transilvania; se me había ocurrido que un previo conocimiento del país siempre sería de utilidad e importancia para tratar con un noble de la región. Descubrí que el distrito que él me había mencionado se encontraba en el extremo oriental del país, justamente en la frontera de tres estados: Transilvania, Moldavia y Bucovina, en el centro de los montes Cárpatos; una de las partes más salvajes y menos conocidas de Europa. No pude descubrir ningún mapa ni obra que arrojara luz sobre la exacta localización del castillo de Drácula, pues no hay mapas en este país que se puedan comparar en exactitud con los nuestros; pero descubrí que Bistritz, el pueblo de posta mencionado por el conde Drácula, era un lugar bastante conocido. Voy a incluir aquí algunas de mis notas, pues pueden refrescarme la memoria cuando le relate mis viajes a Mina.

Gracias a la ficción creada por Stoker este es un sitio altamente turístico, pues mucha gente quiere visitar el castillo de Drácula. Sin embargo, como informa The Telegraph, los propietarios actuales son cada vez más viejos y tienen la esperanza de entregar las riendas del lugar a un amante visionario que pueda darle una nueva vida.

De acuerdo con The Telegraph el castillo fue el hogar de sajones, húngaros y caballeros teutónicos a lo largo de la historia y tal vez del infame Vlad el Empalador (personaje que constituyó la inspiración para el conde Drácula), quien supuestamente pudo haber permanecido preso durante un breve lapso en el siglo XV. Con el tiempo, el castillo de Bran cayó en manos de la familia real de Rumanía, y fue requisado por el gobierno en 1958. Cuando cayó el régimen de Ceausescu, el lugar se volvió nuevamente posesión de los herederos reales restantes, quienes se han hecho cargo de esta enorme estructura desde entonces.

Entrados ya en los 70 años, los propietarios están buscando un comprador que continúe su visión de mantener y hacer crecer "el atractivo más grande e importante de Rumanía", según dijeron a The Telegraph.

Herzfeld & Rubin, una firma de abogados con sede en la ciudad de Nueva York, es quien se encarga de la venta. Y aunque no se ha revelado públicamente el precio del castillo un rumor asegura que el gobierno rumano tiene derecho de preferencia, a un monto de 80 millones de dólares.