*

X

¿Hasta por cuánto tiempo se pueden detectar estas drogas en sangre, orina y cabello?

Por: pijamasurf - 02/23/2016

Un interesante análisis que nos hace tomar conciencia de cuánto tiempo puede tardar nuestro cuerpo en depurar una sustancia

Todo en nuestro cuerpo deja un rastro cuantificable. Nuestras emociones tienen su propia huella química que puede ser analizada en un laboratorio. Nuestros pensamientos pueden estudiarse como impulsos eléctricos en los aparatos diseñados para tales fines. Nuestros movimientos son fuerza mecánica. Y aun nuestros sueños, acaso la creación más etérea de la que nuestro cuerpo es capaz, ha sido material de investigación y observación. “Habitar significa dejar huellas”, escribió alguna vez Walter Benjamin, y qué es nuestro cuerpo sino el primer y último espacio que habitamos, ese “espacio infinito” al que aludió el príncipe Hamlet en el fingimiento de su locura pero también el inicio de nuestras propias limitaciones.

Al hacer dicha afirmación, Benjamin pensaba en las narraciones del género policíaco que en el mismo momento histórico en que surgió, a mediados del siglo XIX, gozó de un auge inusitado. La frase del filósofo es, por decirlo de alguna manera, el racional del método usualmente sorprendente del detective prototípico de esas historias: si un Sherlock Holmes o un Auguste Dupin eran capaces de resolver un delito enigmático con nada más que un vistazo a la escena del crimen era porque su método conseguía seguir como en retrospectiva dichas huellas dejadas, precisamente, en el acto subjetivo inalienable de habitar, las marcas que surgen inevitablemente de nuestros hábitos, desde la ceniza de un cigarro arrojada con displicencia en el suelo de un cuarto hasta otros más inadvertidos que podrían observarse, digamos, en el libro que más tomamos y leemos de entre los que se encuentran en un estante.

Esta introducción nos sirve ahora para presentar una serie de tres gráficos que muestran por cuánto tiempo permanecen ciertas sustancias en nuestro cuerpo y, en función de esto, hasta por cuánto tiempo después de consumirlas podrían detectarse en un análisis de sangre, orina y cabello, elaborados con data obtenida por el sitio Drugs.ie.

gf1

 

gf2

 

gf3

Entre otras lecturas, estos visuales nos ayudan a tomar conciencia de los períodos que le toma a nuestro cuerpo procesar una sustancia, y cómo ésta puede mantenerse vagabundeando en nuestros sistemas hasta que finalmente se le depura.

Interesante, ¿no?

10 brillantes e intraducibles palabras del inglés antiguo

Por: pijamasurf - 02/23/2016

Palabras, expresiones e imágenes que significaban cosas muy precisas, cuyo sentido o utilización se han perdido

El inglés antiguo ha permeado el español sobre todo en asociación con Borges y las kenningar, construcciones casi involuntariamente poéticas en tanto que forman imágenes para describir objetos, acciones o sensaciones. Sin embargo, el inglés antiguo no tiene mucho que ver con el actual, al igual que el griego escrito por Homero no tiene nada que ver con lo que se habla hoy en Atenas.

El tiempo moldea las palabras, los hablantes conservan caprichosamente algunas y otras dejan de tener interés. Grafías como þ (“thorn”), ƿ (“wynn”) y ð ("eth" o "thæt") han desaparecido, pero sus significados todavía pueden ser aprehensibles a través de la atención del oído y un poco de imaginación. Aquí un recuento de 10 palabras inglesas antiguas perdidas en el tiempo.

 

1. ATTERCOPPE

Literalmente "cabeza veneno", era una forma figurada de referirse a las arañas en el siglo XI. Dejó de utilizarse en el siglo XVII, pero sobrevive en algunos dialectos ingeleses.

2. BREÓST-HORD

Se traduce como "tesoro del pecho", y se refería en la literatura antigua al corazón, pero en un sentido emocional o espiritual, más parecido a la mente o el alma, así como los sentimientos.

3. CUMFEORM

Cuma es similar al hostes latino en cuanto a su sentido: un visitante, un extranjero, un huésped. Feorm se refiere a comida y provisiones, por lo que Cumfeorm indica algo así como "provisiones del extranjero", y se utilizaba para expresar hospitalidad o el acto de recibir huéspedes.

4. EAXL-GESTEALLA

Eaxle significa "axila" (también referida como oxter), y a veces también el hueso húmero de la parte superior del brazo. Eaxl-gestealla se traduce como "amigo-hombro", lo que figurativamente significa "mejor amigo".

5. EORÞÆPPLA

Uno de los más transparentes de la lista: eorþæppla significa "manzanas de tierra", que es una forma elegante de llamar a los pepinos.

6. GLÉO-DREÁM

Dreám significaba "placer" o "alegría", y no debe confundirse con el moderno dream, sueño, que los anglosajones antiguos llamaban swefen (de ahí el moderno sleep). Gléo, por su parte, se transforma en glee, júbilo o gozo. Gléo-dreám parece tautológico si lo leemos literalmente (gozo-alegría), pero se usaba para expresar la alegría que provoca escuchar música.

7. INSTICCE

Traducido como "puntada-interna" o "interior", expresa eso que sientes cuando ves una aguja, una sensación fantasma de agujas o espinas. 

8. MEOLCLIÐE

Meolcliðe es "suave como la leche", y se utilizaba para calificar un carácter dulce y amable en las personas.

9. SELFÆTA

No, no se trata de un anglosajonismo arcaico para selfie, sino un "self-eater", o alguien que se come a sí mismo. Figurativamente expresa al caníbal, o a cualquier animal que se alimente de miembros de su misma especie.

10. UNWEDER

Aunque se empleaba para decir "tormenta", su etimología se refiere a un anticlima o a una descompostura del clima ("un-weather").

 

(Vía MentalFloss)