*

X

Recomendamos esta lista de lecturas del artista clínico Oliver Sacks

Por: pijamasurf - 09/01/2015

El neurólogo deja atrás una inagotable fuente de inspiración y conocimiento. Compartimos una selección de sus mejore publicaciones en línea

19sacks-1-obit-videoSixteenByNine1050

 

El 30 de agosto de 2015 fue un día triste para todos los que formamos un lazo personal con Oliver Sacks, cosa muy común entre sus pacientes y lectores. Prácticamente todas las revistas de ciencia, literatura o botánica le dedicaron al menos una mención, y lo sorprendente es que la mayoría dejaron ver cuán querido fue, cuán admirado. Pero su muerte ha oxigenado anécdotas de su vida antes desconocidas, y también revelado que el brillante neurólogo dejó escrito muchísimo más  de lo que sabíamos, y ello es un amparo. Su paso por el mundo, aunque ya terminado, sigue y seguirá dando frutos. The Altlantic, por ejemplo, reunió una lista de lecturas que muestran cómo este artista clínico dedicó su vida a posar las preguntas más difíciles y cómo lo llevó a cabo gracias enteramente a su empatía. A continuación compartimos algunas.

.

Sabbath”, The New York Times, 2015

Sacks reflexiona sobre lo que significa vivir una vida buena y provechosa, y lo que le tomó encontrar un sentimiento de paz dentro de sí.

.

Seeing God in the Third Millennium”, The Atlantic, 2012

Un fascinante texto que explora cómo el cerebro crea experiencias astrales y epifanías religiosas.

.

Altered States”, New Yorker, 2012

Sacks, es bien sabido, condujo una serie de autoexperimentos con drogas para empatizar con sus pacientes. En este texto describe las alucinaciones resultantes y cómo escribir un libro reemplazó su hábito con las anfetaminas.

.

This Year, Change Your Mind”, The New York Times, 2010

Sacks explora la medida en que el cerebro de una persona puede, y debe, ser reconfigurado, especialmente en la tercera edad.

.

TED talk”, 2009

En este inspirador video, Sacks describe su investigación de la ceguera y alucinaciones geométricas, y se pregunta si el arte pictórico de las cuevas pudo haber estado derivado de ello.

.

My Own Life”, The New York Times, 2015

Aquí comienza el principio del final de su vida y nos relata lo que aprendió de su cáncer terminal.

.

My Periodic Table”, The New York Times, 2015

Este texto es quizá uno de los más entrañables del querido Sacks. Aquí conocemos su amistad con los elementos de la tabla periódica y el asombro contagioso que lo acompañó hasta el final.  

.

La comunidad de leprosos que aún funciona en Hawái

Por: pijamasurf - 09/01/2015

El gobierno de Estados Unidos debe decidir qué hacer con el territorio de Kalaupapa una vez que el último de estos pacientes muera

lead_960

Alguna vez la pintoresca isla de Hawái estuvo asolada por enfermedades traídas en barcos extranjeros. A principios del siglo XIX, las enfermedades venéreas mataron a 10 mil personas en el curso de 2 décadas; la tifoidea mató a 5 mil; la varicela a unos 15 mil y, en la década de 1860, la lepra arrasó con los habitantes. El estado decidió segregar a los enfermos de lepra en un territorio muy pequeño llamado Kalaupapa, en la isla Molokai. 8 mil personas fueron exiliadas aquí en el curso de un siglo.

16 de esos pacientes, de 73 a 92 años, siguen vivos. Entre ellos, seis han decidido permanecer en Kalaupapa voluntariamente, incluso aunque la “cuarentena” forzosa fue retirada en 1969, 1 década después de que Hawái se convirtiera en estado, y 2 décadas después de que se desarrollaran medicinas para tratar la lepra.

Screen shot 2015-09-02 at 7.08.03 PM

La experiencia de ser exiliados y alejados de sus familias fue tan traumática tanto para los pacientes como para las familias, que al parecer este sentimiento de abandono y quizás el amparo de la reclusión han trascendido generaciones. Kalaupapa está apartado de Molokai por enormes arrecifes y acceder allí, hoy en día, resulta difícil.

El National Park Service estadounidense, que designó a Kalaupapa Parque Nacional en 1980, ahora debe decidir qué hacer con la península cuando el último de sus habitantes muera. La Agencia Federal quiere abrir el territorio a turistas, pero hay otros planes de dejar que el área siga siendo remota y proteger su biodiversidad.

Hoy en día, en Kalaupapa sólo viven algunas docenas de personas, incluyendo a 40 trabajadores federales que se concentran en la preservación del ecosistema, algunos trabajadores de salud cuyo trabajo es encargarse de los problemas sanitarios y, desde luego, los seis pacientes con lepra. Dejar la península, para estos últimos, sería una nueva forma de exilio. Otra más.