Pijama Surf

Lo que Oliver Sacks aprendió del LSD y las anfetaminas

El neurólogo Sacks, llevado de la mano de la curiosidad, ha conducido una serie de auto-experimentos con las drogas gracias a los cuales puede empatizar con sus pacientes.

Por: pijamasurf - 15/07/2013 a las 15:07:18

hallucinations_rect

Cada tema de los que escribe Sacks parece comenzar con una curiosidad acerca de nuestras experiencias sensoriales, y centrarse en el proceso orgánico de nuestros cerebros. Y su curiosidad ha ido tan lejos que lo ha llevado a experimentar con drogas para comprender a sus pacientes; para tener una empatía con las alucinaciones de los que sufren de migraña, por ejemplo, o con los sueños febriles de los esquizofrénicos.

Su deseo de llevar a cabo auto-experimentos estallaron cuanto tenía treinta años, cuando, junto muchos otros impulsos de curiosidad, se se dio cuenta de que nunca había visto el color índigo.

“Un sábado soleado en 1964 desarrollé un trampolín farmacológico que consistía de una base de anfetamina (para excitación general), LSD (para intensidad alucinógena) y un toque de cannabis (para añadir un poco de delirio). Alrededor de veinte minutos después de tomar esto, me pare frente a una pared blanca y exclamé: “Quiero ver índigo ahora; ¡ahora!””

El resultado de este experimento, junto con muchos otros de la índole, aparece en su libro Alucinaciones. También aquí hay un video en el que Oliver Sacks habla de lo que las drogas le han enseñado acerca del cerebro (en inglés). Sobre esto el autor apunta que las anfetaminas, al contrario de los psicotrópicos, se conectan directamente con el sistema de recompensa del cerebro. “Una buena dosis de anfetamina te da un placer casi orgásmico, pero sin contenido. La anfetamina no nos enseña nada más que a desear más placer, al igual que las ratas del laboratorio conectadas con un electrodo al centro de placer de su cerebro”.

Gracias a estos experimentos auto inducidos, Sacks es uno de los neurólogos más eruditos y fascinantes de la actualidad. Y seguramente el más empático con las alucinaciones geométricas y atemporales que sus pacientes sufren.  

[Open Culture]


Comentarios

  1. Gonzalo dice:

    Que basura, sinceramente me parece una estupidez aprender algo de un alucinógeno, no es necesario alterar la consciencia para entender el mundo que nos rodea. ““Un sábado soleado en 1964 desarrollé un trampolín farmacológico que consistía de una base de anfetamina (para excitación general), LSD (para intensidad alucinógena) y un toque de cannabis (para añadir un poco de delirio). Alrededor de veinte minutos después de tomar esto, me pare frente a una pared blanca y exclamé: “Quiero ver índigo ahora; ¡ahora!””, se estaba drogando hasta la manija! Y es mas que obvio que no hay mucho aprendizaje en las metanfetaminas, no es necesario que un neurologo psiconauta me lo explique.

    • bolon kaban dice:

      jajaja no lo consideras necesario por que no lo has experimentado man, existen estudios en los que postulan la hipotesis de que las “drogas” han influenciado notablemente la evolucion del hombre, y por que?, por que te hacen entrar en un estado en el que ves las cosas de manera diferente, desde otro punto de vista diferente alque usualmente lo haces ;) tal vez solo lo digas por exeso de confianza o por que estas muy dado al tabu de que “las drogas son malas” :P , y en el caso de que no se necesitan tales cosas para comprender muchas mas, es cierto, pero te pregunto… acaso nos enseñan a hacerlo de manera natural? y la respuesta a eso es un rotundo NO ;) , en cuyo caso tendrias que ir a enclaustrarte a un monasterio buudista por años, y no creo que lo hagas, tan solo podrias ser un poco humilde y aceptar las realidades, puesto que las tan estigmatizadas “drogas” han modificado tanto nuestro pensamiento como nuestros logros como especie ;) .

    • Adrian dice:

      Pues yo he probado ayahuasca con la guía de un chaman, y las cosas que he visto exceden las posibilidades de ser apreciadas con solo los sentidos ordinarios. Además, el conocimiento que he adquirido, jamas lo hubiera podido adquirir sin haber realizado mi viaje de ayahuasca… fui a buscar conocimientos, y encontré mucho mas de lo que jamás hubiera podido imaginar o soñar… Esta experiencia es en esencia, un viaje hacia el interior de uno mismo, y simultaneamente hacia una realidad alterna donde no se está ni del todo vivo, ni del todo muerto.
      No tiene sentido contar mas, lo que si quiero señalar, es que cada persona debería experimentar ese viaje al menos una vez en la vida… sobretodo las personas con graves dolencias fisicas o espirituales, pues es alli donde muy probablemente encuentren la respuesta a ese dolor. Cerrar la puerta al ayahuasca es una decision personal que cada uno puede ejercer o no, pero yo recomiendo siempre abrir la mente y el corazón antes de decidir

    • Pancho dice:

      No te preocupes Gonzalo. No te sientas mal ni te enojes contigo mismo. No todos tienen el valor de probar las drogas. Imagina que hasta Sacks tuvo que inventar un pretexto para hacerlo.

    • Orlando dice:

      ¿Qué drogas has probado?



Comenta

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*