*

X
El neurólogo Sacks, llevado de la mano de la curiosidad, ha conducido una serie de auto-experimentos con las drogas gracias a los cuales puede empatizar con sus pacientes.

hallucinations_rect

Cada tema de los que escribe Sacks parece comenzar con una curiosidad acerca de nuestras experiencias sensoriales, y centrarse en el proceso orgánico de nuestros cerebros. Y su curiosidad ha ido tan lejos que lo ha llevado a experimentar con drogas para comprender a sus pacientes; para tener una empatía con las alucinaciones de los que sufren de migraña, por ejemplo, o con los sueños febriles de los esquizofrénicos.

Su deseo de llevar a cabo auto-experimentos estallaron cuanto tenía treinta años, cuando, junto muchos otros impulsos de curiosidad, se se dio cuenta de que nunca había visto el color índigo.

“Un sábado soleado en 1964 desarrollé un trampolín farmacológico que consistía de una base de anfetamina (para excitación general), LSD (para intensidad alucinógena) y un toque de cannabis (para añadir un poco de delirio). Alrededor de veinte minutos después de tomar esto, me pare frente a una pared blanca y exclamé: “Quiero ver índigo ahora; ¡ahora!””

El resultado de este experimento, junto con muchos otros de la índole, aparece en su libro Alucinaciones. También aquí hay un video en el que Oliver Sacks habla de lo que las drogas le han enseñado acerca del cerebro (en inglés). Sobre esto el autor apunta que las anfetaminas, al contrario de los psicotrópicos, se conectan directamente con el sistema de recompensa del cerebro. “Una buena dosis de anfetamina te da un placer casi orgásmico, pero sin contenido. La anfetamina no nos enseña nada más que a desear más placer, al igual que las ratas del laboratorio conectadas con un electrodo al centro de placer de su cerebro”.

Gracias a estos experimentos auto inducidos, Sacks es uno de los neurólogos más eruditos y fascinantes de la actualidad. Y seguramente el más empático con las alucinaciones geométricas y atemporales que sus pacientes sufren.  

[Open Culture]

Timothy Leary postuló un modelo de conciencia llamado “El cerebro de ocho circuitos” que plantea “cerebros” interactivos que operan dentro del sistema nervioso. Cada circuito (o “cerebro”) se avoca a una esfera distinta de la actividad. Robert Anton Wilson expandió este modelo y, entre otras cosas, escribió el siguiente guión.

tumblr_kp7wffYzVn1qzaw2ro1_500

Robert Anton Wilson, es su Cosmic Trigger: Final Secret of the Illuminati explica:

Para entender el espacio neurológico, Timothy Leary asume que el sistema nervioso consiste de ocho circuitos potenciales, o “engranes” o mini cerebros. Cuatro de estos cerebros se encuentran en el usualmente activo lóbulo izquierdo y están interesados en nuestra sobrevivencia terrestre; cuatro son extraterrestres y residen en el “silencioso” o inactivo lóbulo derecho y son de uso en nuestra futura evolución. Esto explica por qué nuestro lóbulo derecho esta usualmente inactivo en esta etapa de nuestro desarrollo, y por qué se vuelve activo cuando una persona ingiere psicodélicos”.

Para cada uno de estos “mini cerebros”, Anton Wilson escribe un guión que se divide en “ganador” y “perdedor”; una suerte de simulacro de los dos diálogos internos que pueden surgir cuando nos enfrentamos con cada circuito.

 

1. La bio-sobrevivencia

Ganador

“Viviré para siempre o moriré en el intento”.

Perdedor

“No sé cómo defenderme a mí mismo”.

 

2. El emocional-territorial

Ganador

“Soy libre; tú eres libre; podemos tener nuestros viajes separados

o podemos tener el mismo viaje”.

Perdedor

“Todos me intimidan”.

 

3. El semántico

Ganador

“Estoy aprendiendo más acerca de todo,

incluyendo cómo aprender más”.

Perdedor

“No puedo resolver mis problemas”.

 

4. El socio-sexual

Ganador

“Ama y haz lo que desees”.

Perdedor

“Todo lo que me gusta es ilegal, inmoral o engorda”.

 

5. El neorosomático

Ganador

“Como me sienta depende de mi conocimiento neuronal”.

Perdedor

“No puedo evitar sentirme así”.

 

6. La metaprogramación

Ganador

 “Yo hago mis propias coincidencias, sincronicidades, suerte y Destino”.

Perdedor

“¿Por qué tengo tan mala suerte?”

 

7. El neurogenético

Ganador

“La evolución futura depende de mis decisiones ahora”.

Perdedor

“La evolución es ciega e impersonal”.

 

8. El neuroatómico

Ganador

“En la provincia de la mente, lo que se cree que es verdad es verdad,

o se vuelve verdad dentro de ciertos límites aprendidos por experiencia o experimento”. (Dr. John Lilly)

Perdedor

“No soy psíquico y dudo que alguien lo sea”.

 

[Deoxy]