*

X

Tomar café revierte los efectos nocivos del alcohol y previene el cáncer hepático

Por: Samuel Zarazua - 08/14/2015

Si tomas alcohol, existe un nuevo antídoto para evitarle daños a tu hígado: el café

capuccino

El café es el nuevo mejor amigo del hígado. Si bien es un hecho que la ingesta de tres o más bebidas alcohólicas por día se relaciona con un riesgo significativo de desarrollar cáncer hepático, el consumo regular de café puede contrarrestar los efectos del alcohol, protegiendo al hígado de desarrollo tumoral. Por cada taza de café al día el riesgo de desarrollar cáncer hepático baja 14%, de acuerdo al World Cancer Research Fund en 2015. 

El carcinoma hepático (CH) es el segundo tipo de cáncer con más incidencia en el mundo. Las predicciones de la American Cancer Society son alarmantes en Estados Unidos: más de 35 mil estadounidenses serán diagnosticados con la enfermedad en el año 2015 y más de 24 mil 500 morirán de CH en este año.

Los resultados fueron publicados en el Liver Cancer Report en marzo de 2015. Los investigadores llevaron a cabo un estudio metaanalítico, sintetizando e interpretando datos de 34 reportes científicos, sumando un total de 24 mil 600 casos de CH y un total de 8 millones de individuos (hombres y mujeres) analizados. Los datos confirman que el consumo de tres o más bebidas alcohólicas por día aumenta significativamente el riesgo de desarrollar CH. Sorprendentemente, la ingesta diaria de café parece revertir el daño del alcohol al hígado. 

Los mecanismos protectores del café no están claros, pero se sospecha que están relacionados con que mitiga la inflamación. El artículo concluye que "el café y su extracto son capaces de reducir la expresión de genes involucrados en los procesos inflamatorios, especialmente en el hígado".

El estudio en cuestión demostró una gran riqueza analítica y cantidad de datos, pues además del café se analizaron datos relativos a la dieta, el peso corporal y la actividad física, para comprender qué papel juega cada uno de esos factores en el desarrollo de CH. Además, este estudio comprueba que un análisis y recopilación exhaustivos de datos científicos ya existentes (lo que se conoce como metaanálisis) es suficiente para hacer nuevos y sólidos descubrimientos.

Aunque las propiedades curativas del café ya se habían destacado en el caso de la enfermedad de Parkinson, el Alzheimer y la esclerosis múltiple, ahora el café parece ser el mejor antídoto para revertir los efectos nocivos del alcohol. Al parecer, despertar con una taza de café nunca había sido tan saludable como hoy.

Estas empresas de alimentos mexicanas se niegan a revelar de qué están hechos sus productos

Por: pijamasurf - 08/14/2015

¿Por qué se niegan populares empresas como Bachoco, Gruma, Hérdez, La Costeña, Kelloggs, Pepsi, Coca-Cola, La Moderna, Jumex o Bimbo a revelar de que están hechos sus alimentos?

Screen shot 2015-08-15 at 10.29.16 PM

La publicación digital Sin Embargo ha hecho un interesante reportaje sobre la negativa de algunas de las productoras de alimentos más populares de México a revelar cómo y con qué ingredientes son fabricados sus productos de consumo masivo. Esto a partir de una petición de transparencia de la organización civil Greenpeace. Según el periodista Alejandro Páez Varela, quien firma el reportaje, "casi la totalidad de las grandes empresas que alimentan a los mexicanos se niegan a mostrar la información sobre sus procesos de producción. Y se niegan porque, se sospecha, esconden un cochinero". Podemos pensar que ese "cochinero" es una serie de ingredientes procesados llenos de conservadores y demás sustancias químicas, así como la fabricación de los productos en lugares que podrían estar contaminados o donde se producen otro tipo de alimentos que podrían causar problemas alérgicos. El mismo artículo señala:

Un cereal de Kelloggs o un jugo de Jumex o unos chiles de La Costeña podrían verse muy apetitosos pero, ¿y si la avena, el durazno o los cuaresmeños son regados con plaguicidas e insecticidas, o son adquiridos a pequeños productores que no cumplen con normas mínimas? Y todavía más allá: ese maíz o la caña de azúcar que usan Coca, Pepsi o Gruma podrían oler muy rico pero, ¿y si, a escondidas del público, están contaminando los campos y los campos escurren tóxicos a los mares, desde donde sacamos otra parte de nuestros alimentos?

La lista negra antitransparencia de Greenpeace incluye a Bachoco, Gruma, Hérdez, La Costeña, Kelloggs, Pepsi, Coca-Cola, La Moderna, Jumex y Bimbo.

Según Sin Embargo, estas empresas tienen un nivel de penetración casi universal en México. Por ejemplo:

[Bimbo] tiene una penetración en el 99.3% de los hogares en México y forma parte de las 10 empresas de industrialización de alimentos más grandes del mundo, con ventas de 11 mil millones de dólares. Hérdez, por su parte, está en más del 50% de los hogares y se encuentra entre las 10 marcas de alimentos en México. Y juntas, Bimbo, Gruma, Bachoco, Hérdez y La Costeña, están dentro del top 10 de las empresas de alimentos más relevantes del país, de acuerdo con datos actualizados de Greenpeace.

Esto muestra que en México, debido a la pobreza extrema, al nefasto influjo de la publicidad y a la poca educación, la mayoría de las personas se ve obligada a consumir alimentos procesados de mala calidad que muchas veces son pobres reemplazos de alimentos naturales mucho más nutritivos cuya producción ha sido desplazada por los monopolios. México es el país de los refrescos, las fritangas, los panecillos, los dulces, las papitas, las garnachas y demás comida chatarra. Como dice el periodista del New York Times experto en alimentos, Michael Pollan, uno debería "comer comida real, no demasiada, la mayoría plantas". Esto lamentablemente es sumamente difícil para la mayoría de la gente, cuando antes era lo más fácil; las cosas están al revés: comer plantas sin procesar tiene un mayor costo para el bolsillo de las personas (aunque no hacerlo sale más caro a la salud y al planeta). La frase de Pollan es especialmente relevante puesto que, cuando dice "comer comida real" ("real food"), se refiere a cómo la mayoría de los alimentos procesados que encontramos en el supermercado nos hacen dudar si calificarlos como alimentos o como una especie de híbrido, injerto, comida basura, modificación genética, frankenfood. En esta dudosa clasificación entran todos estos productos.