*

X

5 rasgos de personalidad que forman y transforman la individualidad

Por: pijamasurf - 03/14/2016

La personalidad no puede reducirse a pares de opuestos como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde pero, según la psicología clínica actual, cada uno de nosotros es una mezcla de estos 5 tipos básicos de personalidad

Sin meternos en demasiadas complejidades, la psicóloga Amy Morin distingue cinco tipos de personalidad presentes en cualquier persona. La personalidad se entiende como aquellos patrones o rasgos individuales de pensamiento y emoción que predominan en un individuo (y que justamente por dicha prevalencia le confieren "personalidad" a la gente). 

El modelo de cinco factores puede parecer reduccionista, pero es un divertido ejercicio de identificación y autoconocimiento. Se extrae a través de distintos tipos de pruebas, pero aquí los presentamos únicamente como rasgos típicos:

 

1. Meticulosidad

Son personas eficientes y bien organizadas, además de autónomas. Planean con antelación y se proponen grandes metas. La gente con poca "meticulosidad" (conscientiousness) puede ver este rasgo como demasiado obsesivo pero, de manera interesante, una pareja sentimental con este rasgo de personalidad puede ayudar o complementar una personalidad más dispersa o menos consciente del orden.

 

2. Extroversión

Personas que se benefician positivamente de las actividades sociales: les gusta salir y hablar, y no se intimidan por ser el centro de atención. Pueden parecer dominantes y exagerados en su búsqueda de atención. A los hombres con este rasgo se les reconoce ya desde el fuerte apretón de manos, y suelen ser los menos neuróticos.

 

3. Simpatía

Son aquellos confiables y amables por excelencia, que no temen demostrar afecto por los demás. Se les puede encontrar haciendo trabajo comunitario o involucrados y comprometidos en habilidades sociales. Para otros tipos de personalidad pueden parecen ingenuos y pasivos, pero también son buenos si los encuentras en el ámbito financiero: prefiere un inversionista conservador (que cuida tu dinero) y no uno del tipo de personalidad receptiva (sigue leyendo) que podría tomarse libertades o riesgos excesivos con tu dinero.

 

4. Receptividad a la experiencia

Tienen muchos intereses distintos e imaginación vívida, y muestran preferencia por seguir su curiosidad y creatividad más que las rutinas demasiado planeadas. Se someten con mayor frecuencia a experiencias intensas, como prácticas espirituales o mudanzas internacionales. Pueden parecen impredecibles y dispersos para tipos de personalidades más rígidos. Estudios de personalidad los han asociado a la tendencia política liberal. 

 

5. Neuróticos

Aunque no se trate de un factor dominante, el rasgo neurótico se refiere a un alto grado de inestabilidad emocional, a la tendencia a sobrereaccionar frente a las provocaciones o las emociones dolorosas, así como proclives a la ansiedad y la irritabilidad. Otros tipos de personalidad los ven justamente así. Estudios sobre este tipo de personalidad muestran que son más proclives a publicar muchas fotos en Facebook, y no publican comentarios ni estados que provoquen controversia.

 

Estos rasgos de personalidad --nuevamente, según la psicología clínica de nuestros días-- se mantienen más o menos estables desde los 7 años de edad, pero pueden trabajarse y modificarse con esfuerzo y dedicación. ¿Te identificas más con alguno de estos tipos de personalidad? ¿Te parece un esquema demasiado vago o demasiado riguroso? Cuéntanos en los comentarios.

Arqueólogos descifran el menú de la última cena de Cristo

Por: pijamasurf - 03/14/2016

El episodio conocido como La Última Cena fue en realidad bastante distinto a como lo hemos imaginado, de acuerdo con arqueólogos italianos

La Última Cena es sin duda uno de los episodios más representativos de la historia del catolicismo. Se trata de la última reunión de Jesucristo con sus discípulos, los 12 apóstoles, 1 noche antes de su muerte en la cruz. Sin embargo, más allá de las incontables representaciones artísticas de este suceso y de algunas referencias bíblicas, poco se sabe a "ciencia cierta" de él.

Un estudio realizado por dos arqueólogos italianos, Generoso Urciuoli y Marta Berogno, centrado en las costumbres gastronómicas y la cocina palestina de aquella época, concluyó que es muy probable que el menú que Cristo y sus apóstoles degustaron haya constado de fabada, cordero, aceitunas, hierbas amargas de la región, pan sin levadura, salsa de pescado, dátiles y un poco de vino aromatizado. Además, lejos de la representación habitual que tenemos de este convivio, en aquella época la gente no se sentaba en una mesa rectangular sino que se reunían en el suelo, sobre cojines y alfombras. 

Para extraer estas conclusiones los investigadores cruzaron referencias bíblicas, textos judaicos, antiguos documentos romanos e información arqueológica para determinar los hábitos culinarios que dominaban en Jerusalén en aquellos tiempos.