*

X

Mujeres barbudas: la nueva moda es la barbaspiración (FOTOS)

Por: Samuel Zarazua - 08/03/2015

A la par del regreso de la barba al mundo de la moda, más que una atracción de feria, las mujeres con barba ahora desfilan en la pasarela de concursos de belleza o se colocan rápidamente en el gusto de la gente

 

Aunque siempre vistas con asombro, las mujeres barbudas dejaron de ser sólo una atracción de circo para convertirse en piedra angular del modelaje. "Bajo la premisa de que cada uno es dueño de su propio cuerpo, a las mujeres sólo se les ha dado la opción de quitarse la barba, sin dar oportunidad de conservarla, pues cada uno es dueño en ese sentido de su felicidad", afirma Little Bear.

En el podcast de esta semana de Weird News se puede escuchar la entrevista con la mujer con barba conocida como Little Bear, quien peina su barba pensado en leyendas del sideshow como Vivian Wheeler (conocida como La Mujer Barbuda, quien llegó a contar con una barba de más de 27cm). Tener vello facial no es un inconveniente sino un atributo más de la belleza femenina, lo cual demuestran personas como Little Bear y Conchita Wurst. En el marco de una competición de barba en Portland, Oregon, Little Bear comenta, en una entrevista con Mark Hartzman, cómo es para una mujer con barba vivir en el mundo actual y cuál es su experiencia como una 'atracción de feria' en pleno siglo XXI.

Las mujeres ya pueden vivir la opción de conservar su vello facial, y anotar entre sus rutinas de belleza la posibilidad de acicalar su barba.

Te podría interesar:

El infame experimento de la prisión de Stanford llega a la pantalla grande (VIDEO)

Por: pijamasurf - 08/03/2015

El viejo adagio reza que el poder absoluto corrompe absolutamente; este experimento, ahora convertido en película, parece demostrar justo eso

El experimento de la prisión de Stanford conducido por el psicólogo Phil Zimbardo es uno de los referentes esenciales de la psicología social, así como uno de los intentos más radicales por analizar desde un punto de vista científico las relaciones de poder y el papel que juega el rol social en el comportamiento de los individuos. Y este año, el experimento llegará a la pantalla grande.

La historia podría resumirse como cualquiera de los estudios de los que solemos hablar para demostrar tal o cual cosa sobre el comportamiento humano: en 1971, 24 estudiantes de la universidad de Stanford (todos hombres) aceptaron participar en un experimento de comportamiento social, donde cada uno sería o bien un guardia de prisión o bien un prisionero. La prisión estaría en el sótano de la universidad. Hasta aquí todo bien.

El problema es que, poco a poco, los papeles comenzaron a apoderarse de los participantes. Los "guardias" empezaron a comportarse como guardias, y los prisioneros también. Los abusos verbales y el trato ofensivo pronto amenazaron con tornarse en violencia física, y la respuesta emocional de los participantes estuvo cerca de salirse de control, incluyendo a Zimbardo mismo, quien tenía el papel de superintendente de la prisión del condado de Stanford. El experimento se llevó a cabo entre el 14 y el 20 de agosto de 1971, y fue detenido antes de que los guardias abusaran físicamente de los "prisioneros".

Resta preguntare si el tratamiento de Hollywood logrará quitarle su perturbadora aura de maldad a la documentación clásica del experimento de la prisión de Stanford, que, sobra decir, ha sido uno de los más polémicos en la historia de la psicología. También es posible que The Stanford Prison Experiment logre captar el lento desfase psicológico de una mente seducida poco a poco por el poder. Aquí algunas imágenes del experimento original: