*

X

El estrambótico templo abandonado en forma de gallina en la selva de Indonesia (VIDEO)

Por: pijamasurf - 08/19/2015

Este monumento a la rareza está abandonado en la selva de Indonesia desde hace 15 años

 im

El amor por lo ridículo es un pulso cultural que nos ha acompañado a lo largo de la historia. Si bien los criterios para definir qué es ridículo y qué es ordinario, incluso cotidiano, son relativos, de vez en cuando nos encontramos con manifestaciones que a todas luces tributan la rareza como una máxima existencial.

Inmersa en la selva de Indonesia, en la provincia de Magelang, se erige una de las construcciones más estrambóticas que se hayan registrado. Se trata de un monumental templo, el Gereja Ayam o "Iglesia del Pollo", que guarda la figura de una monumental ave de esta especie.   

El edificio fue construido por Daniel Alamsjah, en respuesta a una “visión divina” que tuvo y que tradujo como un llamado a edificar esta especie de templo en forma de paloma (aunque al colocarle una corona que se asemeja a la cresta de una gallina, termino conociéndose como "Iglesia del Pollo"). El lugar fungió, hasta hace 15 años que entró en desuso, como un refugio para viajeros de cualquier religión que necesitaran cobijo, mientras que otra área se utilizaba como centro de rehabilitación y terapia para la gente de los alrededores.

Actualmente el sitio se encuentra abandonado aunque recibe la visita de cientos de curiosos, y la selva indonesia parece haber reclamado el extravagante templo, como una especie de tributo. 

Descubren el histórico Huey Tzompantli de México-Tenochtitlan

Por: pijamasurf - 08/19/2015

Arqueólogos encuentran un importante altar de cráneos que aparecía en relatos de Tenochtitlan hechos por cronistas de la Nueva España
[caption id="attachment_99188" align="aligncenter" width="576"]inah1 Imagen: http://www.inah.gob.mx/boletines/545-descubren-el-gran-tzompantli-de-mexico-tenochtitlan[/caption]

El INAH informó sobre el descubrimiento del que parece ser el gran altar de cráneos de México-Tenochtitlan que había sido descrito por cronistas de la Nueva España. En la calle de Guatemala, en la ciudad de México, una excavación halló "una plataforma rectangular con una longitud estimada en más de 34m, en la que había, en su núcleo, un elemento circular elaborado de cráneos humanos unidos con argamasa de cal, arena y gravilla de tezontle". Esta descripción coincide con los registros de los códices que se tiene del llamado Huey Tzompantli.

“Es un muro de tezontle con un recubrimiento de estuco y piso de lajas, orientado de norte a sur, que presentaba asociados mandíbulas y fragmentos de cráneos dispersos sobre la plataforma y un elemento circular elaborado de cráneos humanos unidos con argamasa, de los cuales preliminarmente pueden observarse 35, pero consideramos que deben ser  muchos más”, dijo Raúl Barrera, uno de los arqueólogos que lideran la investigación. El Tzompantli pertenece aparentemente a la sexta etapa constructiva del Templo Mayor (1486-1502). También se encontraron 35 cráneos, pero se cree que podría haber muchos más asociados a este espacio sagrado. Barrera añadió:

Lo importante es que ya se tiene la ubicación precisa del Templo de Ehécatl, el Juego de Pelota y en particular del Tzompantli, citado en las fuentes históricas por los conquistadores, como Hernán Cortés, Bernal Díaz del Castillo y Andrés de Tapia, así como por frailes y cronistas entre los que se encuentran Bernardino de Sahagún, Francisco López de Gómara, José de Acosta y Hernando Alvarado Tezozómoc, entre otros, porque nos están mostrando la estrecha relación que existe entre estos edificios y el Templo Mayor.

Eduardo Matos Moctezuma, otro de los arqueólogos involucrados, apuntó que fray Bernardino de Sahagún había mencionado la existencia de varios tzompantlis y dos juegos de pelota: "Por su ubicación, creemos que se trata del Huey Tzompantli, es decir, el Tzompantli mayor de Tenochtitlan. Esta estructura tenía un simbolismo específico y muchos de estos cráneos podrían ser de enemigos de los mexicas que eran capturados, sacrificados y decapitados, como una advertencia de su poderío”. Los tzompantli eran los empalizados donde se colgaban las cabezas utilizadas por los sacrificios; la palabra significa "hilera de cráneo" o también, "árbol de cráneos".